Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Diasporaweb escriba una noticia?

La Zooterapia: cuando el animal ayuda al niño o al discapacitado a encontrar su equilibrio

07/07/2010 12:16 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

La zooterapia nos ha venido a la pluma porque está ausente en los medios que tratan de las terapias naturales así que llenamos una ausencia injustificada en la actual sociedad

El perro, el gato y algún otro animal no son solamente mascotas ni compañeros de juego para el niño. Participan en la felicidad afectiva del llamémosle paciente. Nos referimos al niño pero puede ser una persona mayor. Hoy, las experiencias de este tipo de terapia no están lo suficientemente extendidas como sería de desear aunque en Estados Unidos ya hay hospitales especializados en este sistema.

El uso de animales como ayudantes de terapias convencionales se remonta a 1792 en Inglaterra, donde se inició el método con enfermos mentales. Posteriormente, en 1867, los animales de compañía intervienen en el tratamiento de epilépticos en Bethel (Biefeld, Alemania). En 1944, la Cruz Roja Americana organiza, en el Centro para Convalecientes de la Fuerza Aérea de Nueva York, el primer programa terapéutico de rehabilitación de los aviadores.

* Empatía: la relación con el animal favorece el hecho de ponerse en situación de los demás.

* Enfoque exterior: los animales ayudan a las personas que tienen una enfermedad mental, que tienen baja autoestima, depresión, etc., a cambiar el enfoque de su ambiente, logrando que piensen y hablen de los animales, en vez de sus problemas.

* Relaciones: pueden abrir un cauce de comunicación emocionalmente seguro entre su terapeuta y el paciente.

* Aceptación: tienen una manera particular de aceptar a las personas sin calificarlas. No miran cómo luce o qué cosas dice.

Isabel tiene 3 años, no habla, no sonríe, abandonada a una niñera ha pasado a una cuidadora, en los primeros meses de su vida, con la madre trabajando fuera, Isabel está sentada en su cama, a veces medio atontada con tranquilizantes suaves pero...

En la guardería ignora a los otros niños, a los animales, a las maestras, rehúsa cualquier contacto, huye de las miradas. Está sola.

Sólo parecen interesarle los objetos, las cosas sin vida. Una mañana ocurre el milagro. En la clase, una paloma se posa sobre su mesa y parece arrullarle con los ruidos extraños de su garganta. La niña levanta su mano hacia la paloma y ésta le mira. Es la primera sonrisa que sale de la cara de la niña.

Una bella historia inventada pero real. Una experiencia entre mil otras que se dan todos los días en el mundo. A los tres años, el niño como Isabel necesita ese primer contacto que proyectado sobre ella misma le hace exteriorizar sus conflictos internos. A los trece años, Isabel, reclama una animal, enseguida pasa al lenguaje hablado y adquiere una seguridad aunque le cuesta un gran esfuerzo de adaptación.

Los animales devuelven la sonrisa al niño o a la persona deprimida, ayudan a socializar a los tímidos, enseñan autocontrol en gente con problemas en el control de los impulsos violentos, bajan la tensión arterial y relajan a las personas nerviosas.

Y sobre todo ayudan a las personas a aceptarse a sí mismas tal y como son, esto es debido a que los animales aceptan al niño como es, si no han tenido el perro o gato ya puede ser una persona gorda, delgada, alta, baja, rica, pobre, inteligente o tonta. Una señora con éxito o sin él. Los animales incluso emiten señales de ánimo cuando la persona se encuentra en un momento consciente.

Los perros, nobles y fieles, son quizás los animales más apropiados para dar afecto a las personas que lo necesitan, personas encarceladas, ancianos en residencias, niños y a las personas en general. Un perro sano y noble siempre será bueno tenerlo.

Las interacciones con los animales nos ponen en contacto con el instinto más íntimo y puro y el desenlace suele producir una mayor conexión con nuestra "parte animal" instintiva y un mayor grado de aceptación de la misma.

Esta terapia lo decimos claro, nunca puede sustituir a un padre o una madre ausentes. La zooterapia en este caso es un sustitutivo de segundo orden pero necesario

Durante el contacto con los animales, el paciente entra en ligero estado alterado de conciencia en la que la humildad y la nobleza de espíritu forman parte de esta interacción. Además desestructura las pautas de conducta de enfrentamiento con el mundo y empieza a tener conciencia de formar parte del mundo. Los animales ayudan a través de mensajes que entran directamente en el inconsciente y enseñan a valorar, a relajarse y a descubrir su propio valor interno que casi no sabía que lo tenía.

Compañeros preciosos y agradables para los niños con o sin problemas, el animal puede así ayudar a los menores a educarse en la comunicación diaria. Y no digamos nada, de los niños con problemas, eso es lo que trató de demostrar el pionero de esta técnica el Dr. Condoret.

Hoy día en Europa, el profesor Hubert Montagner, director del laboratorio de Psicofisología de una universidad de París opina que la mayoría de los comportamientos del niño frente al animal en especial frente al perro al principio son de tipo conflictivo. El perro, si no está maleado en general no suele ser agresivo a no ser que sea de una raza ya ‘ fichada’ por los veterinarios. El niño en esta situación de falta de peligrosidad por parte de su amigo se relaja.

Después cambia de registro de comportamiento y pasa a las caricias, a los besos y a los regalos. Y pronto se encuentra tranquilo frente al animal. La primera etapa se ha superado. En meses pasados en Boston el profesor Montagner expuso los resultados de sus trabajos en una conferencia internacional que reunía a los psicólogos, psiquiatras, biólogos y veterinarios de los Estados Unidos.

Perros en los hospitales norteamericanos

Los norteamericanos ya habían comprendido las ventajas de la zooterapia y a 60 Kilómetros al norte de Nueva York, el Dr. Samuel Ross dirige una granja llamada ‘ Los caminos verdes’ que acoge a 750 niños a los que se dice ‘ problemáticos’ cuyos padres trabajan o tienen sólo madres, y los niños se pasan el día allí, al aire libre con sus perros y otros animales que suelen ser a veces caballos. No es un centro clasista o racista porque muchos proceden de barrios pobres como el Bronx, los cuales, además se acostumbran no sólo a los perros sino a los niños de otras razas y colores.

En la granja hay también corderos, cabras, cerdos, pero en general como hemos dicho, los perros son los ideales aunque también sirven los gatos pero esos suelen ser en familias particulares y además presentan problemas complejos y propios por lo cual no sirven en general para este tipo de terapias.

En Denver, Colorado 23 perros han sido entrenados a pasar lo máximo una hora y cada 15 días con niños que sufren enfermedades graves y están hospitalizados en especialidades psiquiátricas. En este caso, se requiere la presencia o el control de un monitor o enfermera que conozca a los pacientes y a los animales porque a veces el tratamiento es contradictorio. En Europa, lo malo es que la gente se contenta con experimentar o con iniciativas personales a veces mal llevadas.

En España existen asociaciones y fundaciones dedicadas a la terapia asistida con animales. Algunas de ellas son la Fundación Bocalan y CTAC en Cataluña, el Club Harrycan en colaboración de Ayuda Animal en La Rioja, ANDAS en Madrid...

También existen la delfino terapia y la equinoterapia, pero no son corrientes y a veces son más peligrosas.

Pero la zooterapia no ha entrado en las especialidades de las guarderías y es raro que se vea en clase un animal. En muchos sitios la zooterapia está mal vista por el cuerpo médico por miedo a enfermedades contagiosas de los perros, tumores, garrapatas, etc... El profesor Montagner ha hecho gran propaganda en Francia a favor de la zooterapia que forma parte de su pensamiento médico en general y solamente, ha conseguido algo en Estados Unidos y en Suiza. Otros son partidarios no de ese tratamiento libre sino controlado más de cerca, pero, la falta de personal especializado lo hace imposible. A veces además la agresividad mostrada por algunos perros ha sido una contra propaganda de la zooterapia.

Tanto niños como adolescentes, adultos como ancianos pueden beneficiarse de este tipo de terapias sin efectos secundarios indeseables El uso terapéutico de los animales también funciona en el retraso mental, retraso madurativo, trastornos generalizados del desarrollo como el autismo, tratamiento de diversos trastornos psiquiátricos como la depresión, la esquizofrenia y enfermedades neurodegenerativas como el Alzheimer, la ansiedad o en algunas formas de neurosis.

Por supuesto, la zooterapia no sustituye la presencia del padre o de la madre o de algún familiar como los abuelos pero desgraciadamente en muchos hogares los padres están ausentes o uno de ellos por divorcio, abandono del hogar y por mil problemas que existen modernamente así es que un perro puede llenar la vida de un niño y hacerle crecer como a un ser normal.


Sobre esta noticia

Autor:
Diasporaweb (1369 noticias)
Visitas:
16361
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.