Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Zeptem escriba una noticia?

Zeptemleaks

29/10/2010 10:00 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Con motivo del 80º cumpleaños de su amo y señor, la FOM ha decidido que era un buen momento para hacer circular entre sus empleados la flamante Carta de Identidad de la compañía. La Carta de Identidad es un elemento clave de la imagen corporativa, pues permite a todos en la organización tener claro qué se persigue, a qué atenerse, qué proyectar al mundo exterior... Sin embargo, se ha producido una filtración a la prensa, gracias a la cual podemos publicar lo que la alta dirección de la empresa ha querido propagar entre sus filas.

CARTA DE IDENTIDAD DE FORMULA ONE MANAGEMENT: POR 80 AÑOS MÁS DE DERECHOS COMERCIALES.

- Visión estratégica.

Soñamos con ver dentro de unas décadas cómo las carreras de Fórmula 1 y su campeonato del mundo son el deporte rey en Eurasia y unos de los 25 más seguidos en Estados Unidos. Todo ello con una audiencia global eminentemente televisiva que disfrute de un espectáculo con las últimas tecnologías -siempre y cuando éstas sean, repetimos, televisivas- en cuanto a proporcionar información de lo que en él está pasando. Perseguimos incansablemente un deporte del motor deslocalizado de sus territorios de nacimiento y sin tribunas, en el que todo el público se limite a las audiencias en la distancia y únicamente las personas elegidas por su contribución económica al deporte, o las a su vez elegidas por estas por medio del regalo de pases, tengan que soportar el tedio de perderse el espectáculo televisado y sufrir el ruido de los monoplazas en pleno circuito.

En este deporte los equipos se dedicarán a sus áreas de negocio sin entrometerse en las tareas de Formula One Management. La FOM confía en llegar a ser un día el propio organismo regulador.

- Misión de la compañía.

Queremos entretener ante todo, porque formamos parte de la industria del entretenimiento. Por eso nuestro cometido será aportar emoción al producto que ofrecemos. Esto sólo se puede conseguir por medio del ensayo-error de todas las normas imaginables, a ser posible sorteando las trabas que ponen los actuales públicos de la FOM como organización -escuderías, aficionados, periodistas, etc-. Nosotros no tendremos nunca reparos en proponer hasta el mayor desvarío que se le pase por la cabeza a nuestro líder. Sólo una compañía de nuestra envergadura es capaz de lanzar ideas tan frescas y originales como el campeonato por medallas o la posibildad de saltarse chicanes cierto número de veces por carrera. Nos enorgullecemos de tamaña imaginación y seguiremos pensando. Siempre con una máxima en la cabeza: Cuanto más azar, más entretenimiento. Cuanta más pureza del deporte, más sopor para el aficionado ocasional al que buscamos fidelizar.

Pero nosotros no podemos hacer las normas. Es por eso que el control sobre la Federación Internacional de Automovilismo es capital si queremos hacer realidad nuestra vision estratégica. A la FIA le corresponderá realizar los sondeos entre los aficionados que a priori parecería cosa nuestra realizar. De ellos extraeremos qué medios les gustaría tener a su disposición para seguir la F1, pero nunca, bajo ningún concepto, qué esperan de nuestra compañía como propietaria del deporte que aman.

La presión sobre los circuitos más cercanos a los aficionados es fundamental si queremos que la F1 sea única y exclusivamente un show de televisión para la tarde de los domingos. Mediante la incorporación de más grandes premios asiáticos, modelaremos el mercado tal y como creemos que debe ser, forzando a los circuitos europeos a retirarse de la puja por conservar su carrera, por falta de fondos para hacer frente a las cantidades ofrecidas por las nuevas pistas. Seguiremos investigando cómo celebrar más y mejores carerras nocturnas que maximicen nuestras audiencias y, por tanto, el precio que las cadenas están dispuestas a pagar.

- Valores.

- Defendemos la validez del despotismo. Cuando una empresa cuenta con una mente tan brillante en el puesto de máxima responsabilidad, ella y todos sus públicos no pueden sino confiar en su dueño y en que sus propuestas serán las mejores para todos.

- Creemos firmemente en los valores antidemocráticos. Sólo un líder indiscutido puede tomar las decisiones adecuadas con la suficiente rapidez.

- Aborrecemos las disensiones porque cuestan tiempo y esfuerzo.

- Somos escépticos ante el auge de las nuevas tecnologías. No creemos que aporten nada a la experiencia del espectador, más allá de la posibilidad de seguir tiempos de colores mientras ven la carrera televisada. Internet es un medio hostil para la F1: Genera la disensión señalada arriba, mediante la aparición de innumerables webs independientes y blogs que emiten opiniones contaminantes por basarse en la desinformación. La red es nociva para la F1, y en la medida de lo posible nuestro compromiso es combatir su mal.

- Consideramos el copyright como el derecho fundamental a respetar si el ser humano quiere convivir en paz y armonía.

- Tenemos la responsabilidad de salvar de sí mismos a todos los públicos de nuestra organización. Nos parece más importante lo que los equipos, espectadores, etc, deben querer, que lo que en principio quieren, y cargamos con el deber de imponérselo.

- No nos importa el qué dirán. Esto es algo indispensable si se quiere tener éxito. Lo que sí nos importa es que al menos digan algo. La polémica es el ingrediente secreto del protagonismo.

- Apoyamos el elitismo. Sólo con él podemos premiar a los que con su dinero alimentan la maquinaria de este deporte.

- Santa Rita, Rita, Rita, lo que se da no se quita. Una vez los equipos nos dejaron un suculento trozo de pastel. Lo justo es que nos lo quedemos, sobre todo cuando la tarta ha crecido gracias a nuestro trabajo, cómo no.

Si a Bernie Ecclestone le hablas de subir las carreras a formula1.com, se encoge de hombros y pasa la pelota a las televisiones. Tengo la impresión de que si le hablas de Relaciones Públicas, haría exactamente lo mismo. Pero ahí está el gran cáncer que impide a la F1 ser feliz y vivir en plenitud: Su administrador no atiende a las necesidades de sus distintos públicos. No quiere comunicarse con ellos, no quiere entablar un diálogo, llegar a compromisos. No se preocupa por nosotros, ni por los equipos, ni por la FIA, ni por los medios, ni por los circuitos, ni por los sponsors -bueno, no por la mayoría de los sponsors-. Él tiene un negocio y le parece más que legítimo mirar por los intereses de ese negocio a costa de quien haga falta. Los demás somos unos tocapelotas con los que no le queda más remedio que convivir. Al menos es un empresario franco. ¿RSC? ¡Pamplinas!

Imágenes: blogo.it/automocionblog, f1insight.blogspot.com

image

image


Sobre esta noticia

Autor:
Zeptem (399 noticias)
Fuente:
zeptem.com
Visitas:
2729
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Creative Commons License
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.