Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Andreitas escriba una noticia?

Yo no quiero, ni acepto ser tu amiga

06/10/2009 23:01 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Qué difícil e increíble nos parece a veces, tener que entender que las cosas pasan en la vida por una poderosa razón de Dios, y no sólo por un capricho de nuestra naturaleza interior y humana de mujer

Qué difícil e increíble nos parece a veces, tener que entender que las cosas pasan en la vida por una poderosa razón de Dios, y no sólo por un capricho de nuestra naturaleza interior y humana de mujer. Que todo en la vida tiene una razón de ser, que no existe la casualidad sino la causalidad, y que ni una sola hoja de un árbol se mueve en este mundo sin la voluntad de Dios, y que para Él no existe la palabra IMPOSIBILIDAD mientras que para nosotros los seres humanos hay miles de imposibilidades porque a todo le ponemos límites.

La mente humana no está capacitada para viajar al valle de lo ilimitado, lo desconocido, o a lo que va más allá de lo establecido por una sociedad tradicionalista que nos juzga y nos condena, sin darnos ni el tiempo ni el derecho ni siquiera de defendernos, especialmente a las mujeres que nos enamoramos a veces de la persona menos indicada.

Entonces, en ese estado tan lamentable, no es difícil adivinar la suerte que le espera a toda mujer que vive colgada de esas limitaciones y que cuando rebasamos esos límites, nos hacemos candidatas gratuitas al desequilibrio, a la confusión, a la desesperación, a la frustración y por lógica terminamos batiéndonos en el charco de la autocompasión y la depresión.

Me refiero enfáticamente a todas aquellas mujeres que un día cualquiera empezaron una amistad sana con hombre que ni remotamente imaginaron cuánto llegaría a significar en sus vidas: Algunas lo conocieron en su trabajo, otras en el bus, otras en una fiesta, otras en una tienda, otras en casa de una amiga, etc. En un principio todo iba muy bien, todo parecía tan normal, el intercambio de palabras, el roce social, la interrelación fluida en la que para nada se asomaba la intención de una relación amorosa seria, sino de una franca, abierta y sincera amistad, pero...

El trato constante con el paso de los días, los detalles, el acercamiento, el hacerse parte integrante de algunos intereses en común, ha hecho que aquella amistad se convierta en algo más que eso: Las miradas profundas, las sonrisas de complicidad, el roce de manos, las maripositas en el estómago y la sangre corriendo al mil por hora en sus venas, ya ha empezado a manifestarse de manera peligrosa y aunque el hombre sea casado, a la mujer no le importa o viceversa ¿por qué? pues porque ella lo conoció libre, espléndido, divertido, amable, tierno, protector y hasta un poquito seductor ¿porqué no conocerlo un poco más y hasta aceptar de pronto salir con él?

¡HEY MUJER... MUCHO CUIDADO;

ALTO AHÍ!

¿Estás casada y tienes un hogar, hijos y una familia que te espera en casa? ¡Con más razón... detente ahí donde estás! ¿a quién quieres engañar enganchándote en una relación que no tiene futuro para ti, ni para ese hombre ni para nadie más? Y que quieras correr el riesgo o la aventura de vivir y sentir como fluye la adrenalina por tus venas, no te da a ti ningún derecho de colocarte en un lugar que tú sabes sólo es para denigrarte y devaluarte como mujer! ¿O crees que tus hijos se sentirían muy orgullosos de ver que tienen a una madre aventurera que le gusta acostarse con cualquiera? (Perdón por decirlo así; pero no hay remedio, tenemos que decirlo así)

Pero las cosas no terminan ahí; lo peor de todo es que las cosas dentro del hogar se ponen tensas, la mujer ya no quiere saber nada del pobre marido cuernudo (cachudo) que reclama constantemente su presencia, ahora todo su mundo lo constituye su amor clandestino y esas salidas secretas continuas, que según ella la llenan de energía, de alegría, de esperanza, de optimismo y regocijo. Pero llega el momento en que hasta se siente con derechos de exigirle al amante un lugar, una posición formal en su vida, ya no quiere ser ‘ la otra’ , ya se cansó de ser ‘ la querida’ , ‘ La cuchara de segunda mano’ , y el hombre con justa razón se defiende y se retracta de las promesas: ‘ Yo no puedo casarme contigo, cuando te conocí tú sabias que yo era casado’ , ‘ Mi mujer nunca me dará el divorcio’ , ‘ No puedo dejar a mis hijos’ , ‘ sigamos así, nada más como amigos, si tú sabes que nomás a ti te quiero’ .

Aja, sí... ¡Seguro! ¿nomás a ella la quiere y por eso la trata a escondidas y como a una mujer cualquiera? ¿o será que no sabía el señor ese tan cínico, que ella también es casada y que desde un principio también le merecía respeto? ¿De qué sirven los reclamos y los pleitos a esas alturas, cuando ya están ambos súper enredados en una relación oscura que más que hacerlos felices ya les está causando demasiados problemas, dolores, sufrimientos y lágrimas?

¡Yo ya no quiero ni acepto ser tu amiga! -le grita ella muy lastimada- y él le responde más fuerte: ¡Si no te gusta, aquí le acabamos y asunto arreglado! ¿Se fijan mujeres amigas qué fácil arreglan los problemas algunos hombres? Es evidente que allí en esa relación jamás hubo ni hay ni habrá seriedad, respeto, compromiso y mucho menos amor. Pues si ambos, hombre y mujer no fueron capaces de detenerse a tiempo, de pensar que todos los errores tienen sus consecuencias, ¿ahora de qué se quejan?

Si ese es tu caso amiga querida, comparte con nosotras tu historia y con mucho gusto aquí la podemos platicar ampliamente y compartir contigo nuestras opiniones con todo el cariño y el respeto que tú como mujer nos mereces.

ENCUENTRA MUJERES U HOMBRES SOLTEROS


Sobre esta noticia

Autor:
Andreitas (44 noticias)
Visitas:
6198
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Empresas

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.