Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Jsierra escriba una noticia?

"Ya no hay más caramelos, niños"

22/01/2011 21:05 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

La hora del fin del petróleo está más cercana que nunca. Los gobiernos deben dar un paso inmediato hacia la adaptación energética para evitar serias consecuencias a nivel mundial

El chollo se acaba. Al menos es lo que piensan varios científicos suecos de la Universidad de Uppsala que afirman, en un informe titulado El pico de la edad del petróleo, que la producción petrolífera mundial alcanzó ya su máxima cota en 2008, el denominado peak oil, y que desde entonces no hará otra cosa que no sea descender, con todo lo que ello conlleva, hasta su agotamiento de un modo paulatino.

Una diferencia abismal de predicciones

Sin embargo, todavía son pocos los que se aventuran a realizar tales afirmaciones, contrarias a las últimas predicciones que la Agencia Internacional de la Energía ha publicado. Los estudios de la AIE dicen que la producción de petróleo continuará aumentando a un promedio del 1% anual y que la cantidad de barriles de crudo que se producen diariamente pasará de los 85 millones actuales hasta los 103 millones en el año 2030.

Ya desde los años sesenta y setenta se alzaron voces de alarma ante esta frenética escalada energética que alertaban de que el petróleo era una energía no renovable, es decir que algún día llegará a agotarse, para al parecer, aún hoy, sorpresa de muchos. Muchas de estas voces expertas afirman que, por otro lado, la producción diaria en 2030 será tan sólo de 76 millones de barriles de petróleo.

Varios de los autores de este informe han realizado declaraciones en este sentido, como el científico sueco Aleklett que afirma que “hace falta reinventar la economía” o Snowden, de la Universidad de Liverpool que dice que “la AIE está intentando ocultar el problema” porque resulta evidente que ya lo saben e incluso muchos de sus directivos coinciden en los datos extraídos de su informe, pero públicamente la opinión es otra o ha de serlo.

Los gobiernos siguen creyendo en la abundancia del petróleo y las economías a escala mundial no están preparadas para afrontar su escasez

El petróleo ha sido el flujo que ha movido y organizado la economía occidental durante más de un siglo. La dependencia hacia él no ha parado de crecer desde el fin de la I Guerra Mundial donde los motores de explosión cambiaron el aparato bélico, y el aprovisionamiento de combustible pasó a ser un factor clave.

La férrea dependencia del petróleo

El 2009 fue el primer año desde 1981 en el que el consumo energético mundial cayó debido a la crisis económica, pero nuestra dependencia hacia los combustibles fósiles, en especial hacia el gas y el petróleo nos coloca en una situación muy vulnerable en caso de escasez petrolífera. El precio del barril de crudo podría llegar a alcanzar los 200 dólares y esto “paralizaría el sector aéreo” y provocaría hambrunas por escasez de alimentos en buena parte del planeta, ya que “la increíble productividad de la agricultura moderna se ha conseguido gracias a una dependencia del petróleo”, asegura el escritor George Monbiot, en su obra Calor.

Autores como Lahérre y Campbell ya afirmaban en 1997 la proximidad del peak oil, situándolo entonces en el pasado año 2010. En la obra The coming oil de Colin Campbell se puede encontrar una entrevista a Ziegler, prestigioso geofísico que trabajó durante muchos años para la petrolera Shell, en la que afirma que “el globo terráqueo tiene un potencial finito para la explotación petrolífera, el mundo no tiene otra opción que ajustarse a las limitaciones de los recursos”. “Ya no hay más caramelos, niños”. “El juego del petróleo, casi ha terminado”.

Sin embargo, los Gobiernos aún creen en la abundancia del petróleo, las economías a nivel mundial no se encuentran preparadas para afrontar la escasez de dicho combustible a 20 años vista, las energías sustitutorias no acaban de ser respaldadas totalmente, países superpoblados y emergentes como China e India demandan cada vez más cantidad de crudo. Si la situación no cambia y no se empiezan a tomar las medidas correctas en dirección a una adaptación de la economía mundial sobre esta situación, la edad sin petróleo podría ser tan avariciosa, derrochadora y caótica como ha sido la edad de su abundancia.

El precio del barril podría alcanzar los 200 dólares lo que “paralizaría el sector aéreo” y provocaría hambrunas en gran parte del planeta


Sobre esta noticia

Autor:
Jsierra (1 noticias)
Visitas:
8681
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.