Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Mahabbat escriba una noticia?

¿Y si me pongo guapa?

06/06/2010 21:30 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Cada cierto tiempo me miro al espejo y me digo: "Mahabbat, por Dios, sácate algo de partido". Y eso se convierte en una odisea..

Normalmente me miro al espejo sin prestarme atención. Conozco de sobra esa imagen, lleva conmigo muchos años. Pero a veces me detengo a observarla. ¡Uy, qué susto! Siempre hay algo que no estaba, algo que no suele ser bonito (arruguitas, estrías, cosas de esas).

Así que me miro y me echo un rapapolvo. Normalmente se produce el siguiente diálogo:

Imagen en el espejo: ¡Mira cómo me tienes! ¿No te da vergüenza? Con lo mona que me ponías siempre cuando teníamos 20 años.

Yo (distraída): Eeeeeeeehhhhhhhhh... perdona, ¿qué decías?

Imagen (conteniendo la ira): Y encima, ni me escuchas... te decía que cuándo me vas a cuidar un poquito. Al fin y al cabo es en tu propio beneficio, tonta del bote.

Yo (Observando la imagen, abochornada): Ostrás, tienes razón... ¡cómo me he estropeado!

Imagen: Pues una de dos, nena... o vas poniendo solución YA, o será mejor que cubras con crespones negros todos los espejos de la casa. Porque a mí me da vergüenza andar así. Y yo no puedo hacer nada, está todo en tus manos.

Yo: Sí, sí, tienes razón, espera, a ver qué tenemos por aquí...

Y así empieza la "Operación haz-algo-y-ponte-mona". Consiste en hacerme a mí misma las siguientes promesas:

  • Levantarme temprano todos los días para desayunar de forma sana (fruta, cereales, leche, en lugar del café cargadísimo que me tomo a toda prisa y que me quema el esófago).
  • Hacer algo de ejercicio (contracciones musculares, vamos) mientras hago la cama, y así tonificar este cuerpo serrano que me dio Mamá Naturaleza.
  • Pasarme el guante de crin a fondo en lugar de arañarme la piel por unas zonas y no rozarla en otras.
  • Maquillarme con discreción (al fin y al cabo es un maquillaje de diario), y llevar un pequeño y coqueto neceser en el bolso por si tengo que retocarme a lo largo del día (o por si surge algo inesperado y quiero parecer más sofisticada).
  • Desmaquillarme A FON-DO todas las noches, asegurándome de que mi piel está limpia cual patena por estrenar.
  • ¡Hacer algo con el pelo! No puedo llevar siempre esta melena hippy.

Primer día. Bien. Me he levantado a mi hora en lugar de remolonear como una perezosa. Hasta me da tiempo a ponerme una mascarilla y quitármela al final de la ducha, y todo. Una base de maquillaje discretita, una sombra de ojos neutra, un sutil toque de máscara de pestañas... soy maravillosa. Uf, no. Sería maravillosa si supiese qué hacer con el pelo. Bah, un pasador y va que chuta. Y por la noche, limpieza a fondo.

Querer ponerse mona es una lata. De todos modos, tengo que reconocer que cuando me arreglo estoy muy bonita y me gusta. Cuando se siente bien tratada, Imagen puede ser encantadora

Segundo día. Bien. Bueno, casi bien. Anoche iba a depilarme y me olvidé, así que no podré ponerme la falda ni la camiseta sin mangas. Bueno, no importa, lo haré esta noche. La melena sigue recogida con el pasador.

Tercer día. Regular. Me he quedado dormida y anoche volví a olvidarme de depilarme. Así que no me he podido poner la ropa elegida y he tenido que maquillarme un poco en el ascensor, pero me temo que la luz no es la ideal, así que procuraré no "admirarme" en los escaparates. El pelo, como los dos primeros días.

Cuarto día. Harta de todo el asunto. Discuto con Imagen. Le he recordado que aquí mando yo, pero en el fondo sé que tiene razón, así que a mediodía agarro la depiladora... Diosssssssss, cómo duele...

Quinto día. ¿De dónde han salido estos granitos que tengo en las piernas? Ah, sí, son de depilarme anoche, no me acordé de ponerme aloe vera después de la tortura. Pues sí que estamos bien. Vuelvo a discutir con Imagen.

Querer ponerse mona es una lata. De todos modos tengo que reconocer que cuando me arreglo estoy muy bonita y me gusta. Cuando se siente bien tratada, Imagen puede ser encantadora. El caso es que con todo este asunto de las discusiones entre Imagen y yo, creo que voy a acabar con un grave problema de doble personalidad...


Sobre esta noticia

Autor:
Mahabbat (3 noticias)
Visitas:
3315
Tipo:
Opinión
Licencia:
Creative Commons License
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.