Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Mamaenalemania escriba una noticia?

¿Y qué piensa Kevin?

08/11/2010 17:20 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Resulta que traspasa fronteras el hecho de que determinados nombres en Alemania, más que nombres son diagnósticos. O sea, que llamar a tu hijo Kevin en Mantequillalandia sería el equivalente a quemarle los deberes todas las noches en España.

Del artículo en cuestión se han hecho eco algunos blogs y se comenta con indignación pero poca sorpresa en foros de expatriados.

Personalmente creo que prejuicios tenemos todos, unos contra los Kevin y otros contra los Alexander/Cayetanos. Algunos mantienen sus prejuicios a raya (o lo intentan), otros ni se dan cuenta de que los tienen y algunos otros según el día y sus humores. Sospecho que el mismo estudio daría resultados parecidos en muchos otros países.

El problema de Alemania, sin embargo, no es sólo que tu nombre influya en tus notas, sino que tus notas influyen demasiado en tu vida. Y demasiado pronto.

Ya he hablado de Yusuf anteriormente. Y de Sammy (un Kevin como la copa de un pino), aunque no en relación directa con este tema.

La diferencia entre Yusuf y Sammy es que Yusuf tiene Migrationshintergrund (o sea, no es descendiente de alemanes) y Sammy tiene Harz-IV-Hintergrund (y que Yusuf, al lado de Sammy, habla alemán como Goethe). Lo que comparten, eso sí, son las mismas expectativas sociales y económicas.

El Harz-IV (o ALG II) es algo así como los Benefits. En teoría, Ayudas sociales para llevar una vida digna en caso de no poder conseguirla por tus propios medios: Si se te acaba la prestación del paro y sigues sin encontrar nada, si te has quedado embarazada y no tienes trabajo, si directamente no encuentras trabajo...etc. Estado del Bienestar y esas cosas.

En la práctica, vivir del Harz-IV se ha convertido en arte y oficio para un porcentaje nada desdeñable de alemanes e inmigrantes de 2ª y 3ª generación (que también son alemanes, por cierto). Teniendo en cuenta que el concepto de vida digna aquí es bastante... ¿digno? ¿amplio? ¿generoso? es una tentación muy grande. Para que os hagáis una idea, calculando lo que nos darían a nosotros en caso de no trabajar ninguno de los dos y con 3 hijos, llegaríamos a los 2257 euros mensuales (que podrían ser más si pagásemos más de alquiler). Si tenemos más hijos, más. Si tenemos perro, más. Seguridad social incluida, por supuesto. Electrodomésticos aparte, claro está. De por vida.

En teoría también hay controles. En la práctica, todos sabemos lo fácil que es ser rechazado en una entrevista de trabajo (lo difícil es lo contrario) o justificar que, embarazada o con menores de 3 años a tu cargo, no puedes trabajar.

Los beneficiaros de Harz-IV constituyen el estrato social más bajo de Alemania. Los padres de los Kevins y los Sammys.

Por eso, cuando un español lee en un artículo en el que se cuenta que Kevin es un nombre asociado a estratos sociales bajos en Alemania, igual no se da cuenta de que el concepto "estrato social bajo" alemán es inconmensurable con el español.

Cuando se habla de estrato social bajo aquí, no se está hablando del albañil ni del portero ni del camarero. Tampoco se habla de gente con problemas para llegar a fin de mes o pagar una hipoteca, que compra marcas blancas, con una tele del año de la tosferina y un coche-cafetera. Los Harz-IV viven bien. Muy bien. Demasiado bien para lo que (no) hacen: tienen tele (varias), lavadora, secadora, fregaplatos, comen en el MacDonald's a menudo, tienen Wii, un Pitt-Bull, un Passat y jardín. Y bastantes Kevins.

Estos Kevins, el único esfuerzo que aprenden a valorar en su vida es el de rellenar correctamente la solicitud de Harz-IV y aguardar con paciencia la cola en el Amt de turno. No es que la universidad sea algo lejano e inalcanzable para ellos, no, es que eso es para los gilipollas de los Alexander, que tendrán que trabajar y pagar impuestos. O sea, no es sólo que su nombre influya en su nota, es que su nota les suele dar bastante igual.

Cuando escucho alabar a Alemania y su sistema educativo de clases por premiar el esfuerzo y la constancia de sus alumnos, no sé si ponerme a reír o a llorar. No me entendáis mal: Personalmente estoy convencida de que diferentes clases y estratos sociales son inevitables y necesarios. Siempre se necesitarán 20 albañiles por 1 arquitecto, o un director general por n empleados y, obviamente, no pueden cobrar lo mismo. Lo que no me convence, sin embargo, es una sociedad de castas. La gracia, el avance de la sociedad liberal es, en mi opinión, el mantenimiento realista de una determinada estructura social y económica y, al mismo tiempo, la permeabilidad de sus escalones. Igualdad sí, pero de oportunidades.

El esfuerzo se premia cuando no sólo es factible, sino realista y relativamente común, que el hijo de un albañil reciba formación universitaria y llegue a ser médico, aparejador o profesor de literatura. Si esto se convierte en una excepción cuando tus padres te ponen Kevin y además importa un bledo porque total, ya trabajan otros y tú tienes derecho a una vida digna, que para eso eres alemán, pues no se está premiando nada. Ni se incita a Kevin a hincar los codos, ni en el fondo se premia a Alexander por haberlo hecho. El reparto igualitario de la riqueza es lo que tiene cuando uno se olvida de aumentarla para todos.

Así que así está la gran Alemania, que tan elitista y altanera se las ha arreglado para confinar en su escalón a los Yusufs y Kevins (consiguiendo que les acabe dando igual) y ahora resulta que a la que tienen cabreada es a su clase media, hartita ya de eslomarse para cobrar el doble que los Harz-IV y muy consciente de mantener a dos familias cuando les han restado la mitad en impuestos.


Sobre esta noticia

Autor:
Mamaenalemania (130 noticias)
Fuente:
mamaenalemania.blogspot.com
Visitas:
1936
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Etiquetas
Lugares

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.