Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Excalibur escriba una noticia?

Washington, DC: Barack Obama dice que la crisis económica en Estados Unidos, tocó fondo

28/01/2010 19:56 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

En su primer Informe sobre el Estado de la Unión al Congreso federal estadunidense, el presidente Barack Obama aseguró que a un año de haber asumido el poder y en medio de una recesión

Lo peor de la crisis económica ya pasó, aunque pidió a su país seguir actuando con mucha cautela.

Barack Obama, presidente de EU, rindió su primer Informe sobre el Estado de la Unión ante el congreso de su país. Foto: AP

"Hace un año asumí el poder en medio de dos guerras, una economía golpeada por una recesión severa, un sistema financiero a punto del colapso y un Gobierno profundamente endeudado", declaró Obama ante la sesión conjunta de la Cámara de Senadores y de Representantes, del Congreso federal de su país.

"Expertos de todo el espectro político advirtieron que si no actuábamos podríamos enfrentar una segunda depresión, por eso actuamos inmediatamente y de manera agresiva, y ahora, un año después, lo peor de la tormenta ha pasado", remató Obama en medio de los aplausos de los demócratas, del desconcierto y la desaprobación de los republicanos.

A sólo siete días de haber cumplido un año en la Casa Blanca, Obama se presentó ante un Congreso impopular, descalificado por la mayoría de los estadunidenses, quienes incluso responsabilizan al mandatario del hecho de que la recuperación económica avance de una manera tan lenta.

"La devastación sigue", anotó Obama. "Uno de cada 10 estadunidenses no pueden encontrar trabajo, muchos negocios han cerrado, se ha depreciado el valor de las casas, las pequeñas ciudades y comunidades rurales han sido especialmente las más golpeadas y para todos aquellos que saben lo que es la pobreza la vida se les ha complicado aún más", reiteró Obama.

El mandatario le recordó a los legisladores federales que los estadunidenses están enojados porque los cambios económicos positivos no han sido suficientes para solventar las dificultades que enfrentan.

"Ellos no entienden porque parece que se recompensa el mal comportamiento de Wall Street y no al trabajo de ello, o porque Washington no puede resolver sus problemas. Están cansados del partidismo", puntualizó Obama ante la reprobación republicana.

Con el respaldo de sólo 49 por ciento de los estadunidenses a su labor como Presidente, de acuerdo a los sondeos, Obama asumió la responsabilidad de la situación y se comprometió a seguir trabajando para resolverla, pero urgió a los legisladores a trabajar con él de manera bipartidaria en busca de un sólo propósito.

"Las aspiraciones de los estadunidenses también las compartimos nosotros, todos quieren un empleo con el puedan cubrir todos sus gastos, una oportunidad para mejorar y la posibilidad de ofrecerle a sus hijos una vida mejor", puntualizó Obama.

Haciendo un minucioso recorrido por las dificultades macroeconómicas que enfrenta Estados Unidos y que han disparado la tasa nacional de desempleo a 10 por ciento, sin perspectivas inmediatas a que disminuya la cifra, Obama subrayó que su objetivo más importante como mandatario es la creación de plazas de trabajo.

"Enfrentamos grandes y difíciles retos, y lo que espera la población estadunidense es que todos nosotros, demócratas y republicanos, dejemos de lado nuestras diferencias para eliminar el peso paralizante de la política", declaró Obama ante la sesión conjunta del Congreso federal, en el cual los republicanos no sólo no le aplaudían, sino que con movimientos de cabeza descalificaban lo que decía el mandatario.

Más sobre

Consciente de la realidad macroeconómica y de la desconfianza sobre su mandato que ha ido creciendo entre los estadunidenses, el presidente Obama reconoció que las medidas que se han tomado para solventar la crisis no han sido las más populares, pero insistió en que eran las necesarias. En este sentido, mencionó la necesidad de apoyar a la banca privada a la cual su Gobierno le dio más de 700 mil millones de dólares el año pasado.

Afirmó el presidente que tampoco a él le gustó la esencia de su paquete de recate económico, pero aseguró que se hizo de una manera tan transparente que dio como resultado la estabilidad financiera.

"Para recuperar el dinero, he propuesto que los bancos más grandes paguen un impuesto, sé que no le gusta la idea a Wall Street, pero si estas firmas financieras pueden seguir repartiéndose bonos sustanciosos, ellos pueden pagar una cuota modesta para devolverle a los estadunidenses lo que le dieron para rescatarlos en sus momentos de necesidad", añadió Obama.

Ante el ambiente de adversidad que se percibía en el Capitolio por parte de los republicanos, Obama incluso se dio el lujo de hacer bromas por el hecho de la parcialidad de los aplausos que recibió.

Entre las propuestas que presentó Obama para consolidar el crecimiento económico y salir de la crisis, destacó el plan de utilizar 30 mil millones de dólares provenientes del dinero que ha devuelto Wall Street a las arcas del Gobierno, para ayudar a los bancos comunitarios y pequeños negocios para que se recuperen por medio de créditos gubernamentales.

"También estoy proponiendo imponer un nuevo y pequeño impuesto de crédito, eliminar todas las ganancias tributarias de capital a las pequeñas empresas y dar incentivos tributarios a todos los negocios, grandes y pequeños para que inviertan en la compra de equipo y amplíen sus plantas de labor", declaró Obama.

La receta de Obama para la recuperación económica, ahora que de acuerdo a él, lo peor de la tormenta ya pasó, establece la necesidad de invertir en energía renovable, en la creación de empleos y de empresas con énfasis en la protección ambiental, en la urgente necesidad de aumentar las exportaciones estadunidenses para competir con los mercados internacionales, así como no desviar el dinero federal para la inversión en la educación.

Obama también le informó a la sesión conjunta del Congreso que su Gobierno congelará algunos programas sociales que ayudarán a ahorrar dinero que se puede usar para consolidar la recuperación, y aclaró que estos programas no afectarán a los proyectos de ayuda social a los más necesitados, ni recortará los planes para continuar mejorando los programas de la defensa nacional, dentro y fuera de Estados Unidos.

"Entiendan, si no tomamos pasos efectivos para salir de nuestra deuda, incrementaremos el costo de los gastos y pondremos en riesgo a la recuperación", acotó Obama dirigiéndose a los demócratas que critican su decisión de congelar programas sociales, y a los republicanos quienes quieren sacar provecho político de esta determinación.

El Presidente aprovechó su primer Informe sobre el Estado de la Unión, para lanzar una crítica a los legisladores republicanos y demócratas, por no haber concretado la aprobación del proyecto de ley de reforma al sistema de salud, algo que Obama había pensado tener ya promulgado como ley para esta fecha.

"Para cuando termine de hablar esta noche, más estadunidenses habrán perdido sus seguros de salud, millones más lo perderán este año, aumentar el déficit, las pólizas aumentarán su costo, a más pacientes se les negarán los servicios médicos y los dueños de pequeños negocios retiran la cobertura médica a sus trabajadores", puntualizó Obama como un tono solemne ante los legisladores.

Debido a la alarmante situación económica que enfrenta Estados Unidos, y posiblemente consciente de la pérdida de su popularidad, en su Primer Informe sobre el Estado de la Unión, Obama dejó fuera de su discurso al tema de la reforma migratoria y la asistencia a México a combatir al narcotráfico.


Sobre esta noticia

Autor:
Excalibur (747 noticias)
Visitas:
10618
Tipo:
Nota de prensa
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.