Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Seoane escriba una noticia?

Vuelos sin motor

11/03/2010 23:43 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Cada elemento del cuerpo de las aves parece estar concebido para el vuelo.Es comprensible, pues, que la habilidad acrobática de las aves sea la envidia de los ingenieros aeronáuticos

Tras el comentario de nuestro apreciado amigo y colaborador, Víctor Virgos, me dispuse a indagar más en nuestra sabia naturaleza. Me he fijado en la disposición del cuerpo de las aves, de su estructura, de la perfección de sus vuelos, y puedo aseguraros que el encanto es tal, que las horas pasan, sin darse uno cuenta, cuando se admira la perfección y la belleza de nuestra naturaleza. Bien, sentado frente al mar observando una puesta de sol; quizás tumbado en la mullida hierba de un campo, mientras sobre nuestra cabeza vuelan las aves y se ven las nubes pasar; o porque no cerrando nuestros ojos y escuchando el sonido del agua de un río.

Quizás el vivir en una ciudad no nos lo permita, el ajetreo diario tampoco, pero que gratificante es cuando podemos escaparnos por unas horas lejos del bullicio cotidiano; ahí, es cuando, nos damos cuenta de lo que muchas veces nos perdemos.

Hoy, mi artículo, quiere haceros llegar una pequeña aportación.

VUELOS SIN MOTOR

El hombre ha soñado durante siglos con volar; sin embargo, no cuenta con la musculatura suficiente para elevar su peso en el aire. En 1781, James Watt inventó una máquina de vapor que movía un cigüeñal.

En 1876, Nikolaus Otto fue un paso más allá y construyó un motor de combustión interna. Ahora existía un motor apto para propulsar una máquina voladora. Pero ¿quién la inventaría?

Los hermanos Wilbur y Orville Wright habían deseado volar desde que en su infancia aprendieron a volar cometas. Con el tiempo empezaron a fabricar bicicletas, lo que les proporcionó conocimientos técnicos que les servirían más adelante. Los hermanos Wright comprendieron que el mayor reto de la aviación sería fabricar un aparato maniobrable, pues un aeroplano que no puede controlarse en el aire es tan inútil como una bicicleta que no puede dirigirse. Wilbur observó el vuelo de las palomas y notó que se ladeaban al girar, de la misma manera que los ciclistas. Llegó a la conclusión de que las aves giran y mantienen el equilibrio doblando los extremos de las alas, lo que le dio la idea de construir un ala abatible.

Hermanos Wright

En 1900, Wilbur y Orville construyeron un planeador con alas abatibles.Primero lo hicieron volar como si fuera una cometa y luego lo pilotaron. Descubrieron que se precisaban tres mandos fundamentales para controlar el cabeceo, el balanceo y la inclinación. Descontentos con la sustentación que proporcionaban las alas, idearon un túnel de viento que les permitió probar con centenares de alas hasta dar con la forma, el tamaño y el ángulo idóneos. En 1902 lograron maniobrar con maestría un nuevo artefacto en el aire. ¿Serían ahora capaces de acoplarle un motor?

Tuvieron que fabricarlo en su propio taller. Con la experiencia adquirida en el túnel de viento, resolvieron los complejos problemas del diseño de la hélice. Finalmente, el 17 de diciembre de 1903, se puso en marcha el motor, giraron las hélices y el aeroplano se elevó en un viento gélido. "Hemos logrado el sueño que nos agitaba desde la infancia -dijo Orville-. ¡Hemos aprendido a volar!" Los hermanos Wright cobraron fama mundial. Pero ¿cómo lograron elevarse en el aire? En efecto, se inspiraron en la naturaleza.

El hombre ha soñado durante siglos con volar; sin embargo, no cuenta con la musculatura suficiente para elevar su peso en el aire

Cada elemento del cuerpo de las aves parece estar concebido para el vuelo. Por ejemplo, el eje, o raquis, de las plumas del ala debe soportar todo el peso del ave cuando esta vuela. ¿Cómo pueden las alas ser tan livianas y al mismo tiempo tan resistentes? Si cortamos el eje de una pluma, obtendremos la respuesta. Observaremos que su estructura es similar a la que los ingenieros llaman estructura sándwich con alma de espuma: esponjosa por dentro y dura por fuera. Los ingenieros han estudiado el eje de las plumas y utilizan este mismo tipo de estructura en la construcción de aeronaves.

Los huesos de las aves también están extraordinariamente diseñados. Casi todos son huecos, y algunos van reforzados en su interior por piezas oblicuas formando una armadura triangulada llamada celosía Warren. Curiosamente, las alas del transbordador espacial se construyeron siguiendo un diseño similar.

Los pilotos gobiernan la inclinación de los aviones modernos accionando unos cuantos alerones en las alas y en la cola. Un ave, por su parte, es capaz de utilizar alrededor de cuarenta y ocho músculos del ala y el hombro para modificar la configuración y movimiento de sus alas y algunas plumas individuales, haciéndolo varias veces por segundo. Es comprensible, pues, que la habilidad acrobática de las aves sea la envidia de los ingenieros aeronáuticos.

El vuelo, en especial la fase de despegue, consume muchísima energía, por lo que las aves necesitan un "motor" de combustión rápida y elevado rendimiento. El corazón de un ave late más deprisa que el de un mamífero del mismo tamaño y es, por lo general, más grande y más potente. También sus pulmones son diferentes y más eficaces, ya que están diseñados para que el aire circule en una sola dirección.

Aguja colipinta

¿Cuánto rinde el "motor" de un ave? En el caso de un aeroplano, un indicador de su eficacia es que pueda despegar cargando suficiente combustible para el trayecto. Un Boeing 747 que se disponga a realizar un vuelo de diez horas llevará en combustible aproximadamente un tercio de su peso. De manera parecida, en un vuelo de diez horas, el zorzal migratorio pierde casi la mitad de su peso. Sin embargo, cuando la aguja colipinta sale de Alaska con rumbo a Nueva Zelanda, su grasa corporal representa más de la mitad de su peso y por increíble que parezca, vuela una ciento noventa horas (ocho días) sin parar. Ningún avión comercial puede igualar tal hazaña.


Sobre esta noticia

Autor:
Seoane (19 noticias)
Visitas:
13444
Tipo:
Opinión
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.