Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Diasporaweb escriba una noticia?

El volcán Hekla, el más furioso de Islandia nos amenaza. Ha tomado el relevo del Grimsvötn

25/05/2011 12:22 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Cuando el volcán Grimsvötn parecía calmado nos llega la noticia de que el Hekla, de mala fama histórica, ha entrado en erupción. Los más afectados serán de nuevo los turistas y aquí trazamos su perfil, trantando de no asustar a nadie

Los volcanes son los únicos lugares donde podemos entrar en contacto con los materiales del interior de la corteza o del manto, por lo que suscitan un gran interés para las ciencias y se encuentran distribuidos por regiones concretas del planeta mientras que, en otras, no hay.

Un volcán es una fisura de la corteza terrestre sobre la cual se acumula un cono de materia fundida y sólida que es lanzada a través de la chimenea desde el interior de la Tierra. En la cima de este cono hay una formación cóncava llamada cráter. Cuando se produce actividad en un volcán se dice que está en erupción.

Los volcanes son por lo general estructuras compuestas de material fragmentado y corrientes de lava. A través de la chimenea sale la lava que escurre por las laderas del cono, que se va formando por sucesivas capas solidificadas, todas inclinadas hacia el exterior de la chimenea.

El material rocoso expulsado se encuentras entre 4 a 200 kilómetros de profundidad, donde pueden alcanzar temperaturas superiores a los 1000°C. Habitualmente la lava recién emitida bordea temperaturas entre 700 °C y 1200 °C, dependiendo de su composición química.

Las rocas que se forman a partir del enfriamiento del magma se llaman rocas ígneas. También existen rocas ígneas enfriadas a gran profundidad que se llamas plutónicas.

El magma, masa espesa y viscosa, es la roca fundida que se encuentra en la parte interna del volcán sometida a grandes presiones, y está constituido por gases que se encuentran disueltos, pero en el momento de llegar a la superficie, la presión disminuye, lo que provoca su liberación explosiva y espontánea. El material fundido que se arroja fuera del volcán contiene menos gases y, para diferenciarlo del magma, se le llama lava.

La lava en una erupción está cargada de vapor y de gases como el dióxido de carbono, el hidrógeno, el monóxido de carbono y el dióxido de azufre. Estos gases al salir violentamente ascienden a la atmósfera formando una nube turbia que descarga, a veces, copiosas lluvias.

Muchos volcanes nacen en el fondo marino, como lo hicieron los famosos Etna y Vesubio, las islas de Hawai y otras muchas islas volcánicas del Océano Pacífico.

Enormes cuencas, muy parecidas a los cráteres, reciben el nombre de calderas y están ubicadas en la cumbre de volcanes extintos o inactivos y son ocupadas por profundos lagos. Algunas calderas se formaron después de explosiones cataclísmicas que destruyeron completamente el volcán, o cuando, después de sucesivas erupciones, el cono vacío no soporta el peso de las paredes y se hunde.

Hemos dado estas nociones elementales porque algunos medios creen que el usuario es una enciclopedia pero yendo a la actualidad vemos que Europa ha sido atacada por un tsunami de cenizas que nacen no en las entrañas del mar sino en las de la tierra y con consecuencias desagradables pero no tan trágicas. Así pues, esos 500 vuelos cancelados en especial en Escocia, Irlanda y Dinamarca afectarán sobre todo a las líneas aéreas y al gran turismo.

De todas maneras en opinión de Björn Oddsson, geólogo del Instituto de Ciencias de la Tierra de Islandia, la erupción del volcán Grimsvötn estaba ya prevista aunque debía estar en su agenda porque hace quince días no teníamos ni noticias pero dice que no afecta a los vuelos lo cual no deja de ser inexacto. Éste geólogo islandés debe estar acostumbrado pero los turistas europeos no lo están tanto.

El mundo parece atravesar un periodo cíclico. Primero las inundaciones, después los terremotos y tsunamis y ahora los tornados y los volcanes. ¿Qué viene después?

Así el viejo continente volvió a despertarse ayer con imágenes de aeropuertos cerrados e interminables colas de pasajeros frustrados. Las cenizas del volcán Grimsvötn, que saltaron a la atmósfera en Islandia el pasado sábado, habían llegado a Escocia y empezaban a provocar las primeras cancelaciones masivas. Muchas aerolíneas, sin embargo, no se resignaron a que la situación se convierta en un calco de la del año pasado. Ryanair, Easyjet y la patronal mundial del sector cargaron contra las mediciones realizadas para determinizar las zonas de vuelo prohibidas por alta concentración de cenizas.

Eurocontrol, la agencia europea de navegación aérea que engloba a 39 países, anticipó el lunes que la nube volcánica afectaría de lleno a Escocia. Las previsiones no fallaron y a primera hora de la mañana ya estaban cerrados los principales aeropuertos de la región, entre ellos los de Glasgow y Edimburgo. Las restricciones se extendieron durante toda la jornada a Ulster y el norte de Inglaterra, lo que provocó la cancelación de 500 vuelos de compañías como British Airways, KLM, Ryanair o Easyjet. Parece que las noticias han mejorado en cuanto al tráfico aéreo y que eso no se va a notar en España pero…

Otro volcán islandés de pronunciación más fácil pero más perverso nos amenaza aunque no se si está en la agenda del Sr. Oddsson. Se trata del Hekla cuya historia vamos a perfilar en pocas líneas.

El volcán Hekla es el que ahora amenaza el techo de Europa

El más "famoso y el más infame" volcán de Islandia, Hekla, ha entrado en erupción. El volcán en sí es de unos 3 kilómetros de largo y tiene 5000 metros de altura aproximadamente. Se estima que se formó hace 6000-7000 años y la esperanza de vida de estos volcanes central es alrededor de 100.000 años, según los geólogos. Así que es en realidad un recién nacido. El número de grandes erupciones del Hekla ha sido de casi 20 durante los tiempos históricos y unas 25 las erupciones de menor importancia. La primera erupción documentada en 1104, devastó el valle habitado Thjorsardalur y otras zonas más al interior. Una de las más extensas en el año 1300, dividió la montaña en que se asienta.

Cuando estuvo en auge, su voz (si así se puede llamar) se escuchó hasta en la parte norte del país y el penacho y las cenizas crearon tal oscuridad, que nadie se atrevía a salir de su casa y los pescadores no se hicieron a la mar. Las granjas se derrumbaron durante el temblor que provocó y el hambre y el frío subsiguientes se llevaron muchas vidas humanas. Y 1.700 años después aún se le recuerda y se le teme.

Esta erupción duró todo un año. En 1510, Hekla lanzó sus cenizas a enormes distancias, tan grandes, que una piedra de su lava pesada causó una víctima fatal a 45 km de distancia. Durante otra gran erupción en 1693, estaban activos al mismo tiempo 14 cráteres. Esta erupción devastó más de 50 explotaciones agrícolas durante un tiempo. Todavía otra gran expulsión de lava en 1766, que duró dos años, con intervalos, tuvo 18 cráteres activos al mismo tiempo. La erupción de 1845 duró siete meses. La de 1947, la duró 13 meses ininterrumpidos. En ese momento la columna llegó a una altura de 32 km. Produjo alrededor de un km³ de magma que abarcaría unos 40 km ² de tierra. Se produjo una víctima fatal entre los científicos sobre el terreno. En 1970, una erupción menor devastó grandes pastos en la sierra central y se produjo un envenenamiento por fluoruro.

Otras erupciones menores tuvieron lugar en 1980, 1981, 1991 y la más reciente comenzó el 26 de febrero de 2000. La fisura volcánica de 7 km de largo se activó desde el principio y los flujos de lava corrieron por las laderas orientales. En sólo una hora de erupción había llegado a las tierras bajas circundantes y la producción de lava se consideró todo un récord. Esta erupción parecía comportarse de manera similar a la de 1991, en principio. Al día siguiente la parte sureste de la fisura se mantuvo activa y continuo su flujo de lava, una rama de la misma al suroeste. La Lava amenazó la ciudad de Skjolkviar. El penacho alcanzó una altitud de 13 kilómetros. Oficialmente, la erupción no finalizó hasta el 8 de marzo. El Hekla es uno de los volcanes más conocidos del mundo.

Muchos europeos creen que el Hekla fue una de las dos entradas conocidas en Islandia como las puertas del Infierno (la otra es Stromboli). Circulan muchas leyendas increíbles sobre el volcán y lo peor es que parecen ciertas aunque nadie lo conoció de cerca hasta 1750, cuando dos naturalistas se aventuraron a su cráter. Hasta ahora, no se ha podido encontrar nada que justifique la leyenda pero su fama atrajo a los turistas y se puso de moda. En un buen día de verano dicen que la vista desde allí es simplemente increíble, pero nadie dice como es la vista cuando el Hekla se enfurece.


Sobre esta noticia

Autor:
Diasporaweb (1227 noticias)
Visitas:
9889
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.