Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Internacionales escriba una noticia?

Vivió El Vaticano en 2009 una de sus peores crisis diplomáticas

21/12/2009 10:10 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

El Vaticano enfrentó el año que concluye una de las peores crisis católico-judía de los últimos tiempos debido al levantamiento de la excomunión a un obispo lefebvrista que negó públicamente el Holocausto. El 24 de enero pasado la Sede Apostólica publicó un decreto con el cual Benedicto XVI ordenó que quedaran sin efecto las excomuniones que pesaban sobre cuatro prelados miembros de la Fraternidad San Pio X. Se trata de Alfonso de Galarreta, Bernard Fellay, Richard Williamson y Bernard Tissier de Mallerais. Todos ellos recibieron en 1988 la ordenación episcopal de manos del clérigo francés Marcel Lefebvre sin permiso del Papa. Según la ley de la Iglesia católica esta falta grave provoca la excomunión automática del ordenante y los ordenados. Así ocurrió en este caso provocando la salida del catolicismo de los seguidores de Lefebvre, congregados en la Fraternidad San Pio X. Tras dos décadas del cisma protagonizado por los "lefebvristas", Benedicto XVI decidió levantar las excomuniones sobre sus líderes con la esperanza de lograr su regreso definitivo a la tutela de Roma. La decisión, que tenía como objetivo la unidad de los católicos, se convirtió en la manzana de la discordia entre El Vaticano y el mundo judío a causa de la figura del perdonado obispo Richard Williamson. En una entrevista transmitida por la televisión sueca el 21 de enero, días antes del levantamiento de la excomunión, el prelado inglés minimizó el Holocausto judío y puso en duda el uso de las cámaras de gas en los campos de concentración nazi. El asunto derivó en una de las crisis más profundas de los últimos tiempos; grupos judíos de todo el mundo exigieron a Benedicto XVI tomar distancia de cualquier tesis "negacionista". Así lo hizo el miércoles 28 de enero durante la audiencia general en El Vaticano cuando recordó a las víctimas de la persecución orquestada por Hitler y se solidarizó con todo el pueblo de Israel. Las palabras no bastaron y la polémica continuó. Por ello intervino, el viernes 30, el director de la Sala de Prensa de la Sede Apostólica, Federico Lombardi, quien afirmo que "quien niega el Holocausto no sabe nada del misterio de Dios ni de la cruz de Cristo". La crisis obligó también al superior de la Fraternidad de San Pío X, Bernard Fellay, a desligarse de las palabras de su compañero a quien le prohibió hablar en público sobre temas históricos o políticos. El 8 de febrero siguiente la Fraternidad relevó al obispo "negacionista" de su cargo como director del seminario de La Reja, en Argentina. Días después el gobierno declaró como persona "no grata" al prelado, quien tuvo que dejar el país. Mientras tanto El Vaticano puso en marcha una intensa labor diplomática para conjurar la crisis, iniciativa que se concretó en un encuentro entre el Papa y líderes judíos el 12 de febrero en el Palacio Apostólico de Roma. Ese día el líder católico calificó al Holocausto como un "crimen contra la humanidad" además de condenar toda negación de ese episodio histórico. "El odio y el desprecio contra hombres, mujeres y niños que fueron manifestados durante el Holocausto fueron un crimen contra Dios y contra la humanidad", afirmó el Papa ante un grupo de representantes del Congreso Judío Mundial (WJC, por sus siglas en inglés). Aunque la indignación se había aplacado aún quedaban pendientes las palabras de Williamson quien, el 26 de febrero, pidió perdón públicamente por sus declaraciones, aunque sin retractarse, razón por la cual El Vaticano consideró insuficiente el gesto. A causa de la polémica, de manera sorpresiva el 10 de marzo Benedicto XVI escribió una carta a los obispos católicos del mundo en la cual explicó las razones de su perdón a las excomuniones que pesaban sobre los "lefebvristas". En el texto lamentó las críticas recibidas, aceptó errores de la Curia Romana al manejar el caso, y reconoció que el perdón suscitó, por múltiples razones, un debate "de una vehemencia no vista desde hace mucho tiempo". El escrito, considerado por fuentes vaticanas como "extraordinario", provocó un cierre de filas en torno al líder máximo de la Iglesia católica de parte de numerosos episcopados del mundo. Finalmente el viaje apostólico que cumplió Joseph Ratzinger a Israel en mayo terminó de poner paños fríos a la tensión, llevando la relación diplomática e interreligiosa con el mundo judío a los niveles históricos. Un ejemplo de esto ha sido el anuncio de una visita del Papa a la sinagoga de Roma, prevista para el 17 de enero de 2010 con motivo de la Jornada del diálogo entre católicos y judíos y de la fiesta tradicional hebrea del "Mo’éd de Plomo". Un signo interrogativo permanece sobre el futuro de Williamson y la Fraternidad San Pio X en la Iglesia católica ya que, aunque el pontífice perdonó las excomuniones a sus principales líderes, este grupo no se encuentra en comunión con Roma. De hecho el 26 de octubre pasado iniciaron una serie de negociaciones entre delegados del Vaticano y de los "lefebvristas" las cuales buscan el retorno de la unidad pero cuya duración podría extenderse por años.


Sobre esta noticia

Autor:
Internacionales (44072 noticias)
Visitas:
2189
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.