Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Carolina Martin escriba una noticia?

Violencia, violencia y más violencia…

14/11/2015 23:40 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Resulta aterrador comprobar el poco valor que algunos seres humanos dan a la vida. Sin ningún tipo de remordimientos ataca y destruye la vida de quien se interponga en su camino o quien ose contradecirle

 El terrorismo sufre una especie de enajenación que está destruyendo al resto de la humanidad con alevosía y oprobio.

Una vez más la humanidad es testigo de la barbarie perpetrada por un grupo de terroristas inescrupulosos que parecen regocijarse con el dolor de víctimas inocentes. Personas cuyo único delito ha sido estar vivas, usufructuando su derecho a la vida en un país libre.

Matar por el mero placer de asesinar es un insania despreciable y ruin, una enfermedad  letal, es el cáncer que aqueja a seres despiadados, dotados de un alto porcentaje de maldad, persiguiendo fines radicales e injustos para con el prójimo. Hombres y mujeres despreciables que intentan a través de las armas imponer su voluntad y su capricho, acabando con la vida de quienes no comulgan con sus oscuros ideales.

Es menester erradicar las malignas raíces del terrorismo, de la violencia y del fanatismo que está intentando intimidarnos y doblegarnos, a fuerza de ríos de sangre de inocentes

Asesinar, abanderados en el nombre de Dios, Allah, Yahveh,Shangdi, Shiva, etc… no enaltece a nadie, sino que denigra a quien lo invoca. Ningún Dios fomenta la guerra y la muerte, ningún Dios instruye en el arte de acabar con la vida de las personas. Quienes logran captar adeptos e inculcarles tales ideales, son mentes enfermas que solo buscan la destrucción por el mal en si. Son quienes permanecen anclados en el tiempo aplicando viejos tópicos, como “ojo por ojo y diente por diente” la venganza es propio de seres carentes de valores espirituales y morales. No persiguen ningún fin loable, no van en defensa de nada tangible. Son seres “salvajes e irracionales”, frustrados, que buscan protagonismo, retorcidos,  regocijándose de la insania de sus detestables actos. Enaltecen la violencia y se sirven de aquellos a quienes reclutan adiestrándolos y practicándoles un “lavado” de cerebro e impulsándoles a la matanza de personas inocentes.Muchos lo hacen por fanatismos injustificados otros lo hacen por beneficios económicos y otros… porque se han convertido en “robots” inanimados que solo obedecen las ordenes de falsas deidades humanas.Cualquier tipo de atentado contra la vida humana es deplorable, cualquier tipo de terrorismo debería ser abolido y castigado con todo el peso de la ley. La violencia se está propagando por nuestro planeta como un reguero de pólvora. El hombre demuestra no haber avanzado como pareciera, dado que persigue los mismos fines desde el comienzo de los tiempos. “La supremacía ante la sociedad a como dé lugar” De no lograrlo por las buenas lo hace de forma premeditada y alevosa, por las malas y sin ningún tipo de cargo de conciencia.Muestra un desprecio total hacia la vida de las personas ignorando sus derechos deliberadamente, intentando someternos y avasallarlos imponiéndoles sus propias ideologías. A lo largo de la historia lo vemos una y otra vez. Verdugo los hubo siempre, motivados por su afán de conquista, por demostrar su poderío, por su sed de codicia y ambición desmedida… Nada o muy poco hemos aprendido. La violencia en un cáncer que tenemos y debemos  extirpar de la faz de la Tierra, porque directa o indirectamente nos afecta a todos.Dominar el mundo se ha convertido en la religión de muchos, fanáticos religiosos, economistas, políticos… Todos ellos personajes, que más bien parecen salidos de una tenebrosa película de terror. Son quienes solo se ven motivados por su desmedida ambición y su afán de dominio. ¡Y por ende se han convertido en la vergüenza de toda la humanidad!Niños inocentes, mujeres, hombres, ancianos han perdido o pierden su vida a diario a causa de la  enfermiza doctrina que imparten quienes pretender dominar el mundo. Estos “extraños” seres son dominados fácilmente convirtiéndose en arcilla blanda a merced de aquellos que están empeñados en lograr sus oscuros y ruines fines a como dé lugar. Cuando se topan con la voluntad de una sociedad o de  personas que no estás dispuestas a doblegarse ante sus exigencias, lo que hacen es seguir el camino más miserable y el más corto: “matar”. Acabar con quienes consideran un obstáculo para sus objetivos, exterminar a multitudes sin que les tiemblen las manos a la hora de apretar el gatillo. Intenciones fatuas que no son más que impertinentes y vacías de contenido y forma, sin fundamentos reales, cuyo fin es someter, tiranizar y esclavizar a la humanidad de una u otra forma. Ejemplos sobre esto sobran, miles de víctimas inocentes perdieron la vida en la barbarie perpetrada el 11S en las Torres Gemelas de New York, El Holocausto ha sido la más deleznable, cobarde y ruin; todos ellos atentados inadmisibles como el 11M en Madrid y ahora mismo el 13N en Francia. Muerte, dolor, impotencia, incredulidad, desolación... La sociedad está retrocediendo, regresando a la barbarie del pasado, muchos gobiernos están propiciando a conciencia este túnel del tiempo.  Nos encontramos con una humanidad que se encuentra en un franco stand by, y ésta vulnerable situación es aprovechada por quienes se empeñan en imponerse. Lo mas preocupante de todo esto, es que se sienten seres superiores, orgullosos de sus macabros fines y las muertes derivabas de su insania mental, se tornan en trofeos de guerra.Existe además otro tipo de terrorismo, el terrorismo de Estado, que nos es más ni menos que el que cometen la mayoría de los gobiernos del mundo aprovechándose de su condición para también vilipendiar a la sociedad que gobiernan. Sembrando el hambre, la miseria, la precariedad, la pobreza, la indigencia, están sometiendo a aquellos que en su momento los han erigidos en representantes de la sociedad para que gobernaran en su favor, no en su contra. Cuando determinados personajes políticos se autoerigen en ídolos de barro, creyéndose inmunes a toda ley, no son más que “terroristas” perpetrando su particular ataque masivo contra la sociedad.La violencia esta dominando al mundo y convirtiéndose en el más cotidiano hecho que está acabando con una sociedad que cae en franca decadencia. Las diversas generaciones han sido y son testigos de la barbarie y brutalidad que se perpetra contra la raza humana, quien ya comienza a aceptarlo como una realidad más del diario vivir.Violencia e inseguridad caminan asidas de la mano por las diferentes calles de las ciudades y pueblos del mundo. El caos amenaza seriamente con apoderarse de la humanidad y afincarse en todos los rincones de la Tierra. Robos, asesinatos, crímenes “pasionales”, cualquier excusa es válida para apretar el gatillo desaprensivamente y acabar con la vida de las personas. La violencia domestica cada día crece, sin que los gobiernos instrumenten leyes adecuadas que  acaben con ellas o las que legislan son “blandas” o demasiado burocráticas. Ningún gobierno ha sido capaz de lograr la erradicación de la violencia social, se mueven entre devaneos banales sin lograr erradicarla de raíz.Los gobernantes en su mayoría gobiernan para sí y para su reducido grupo de elite, enriqueciéndose día a día más, mientras continuan sustrayendo derechos elementales y fundamentales… y perjudicando a la población que los eligió en su día para representarlos. Traicionan sistemáticamente la confianza del pueblo, erigiéndose en “amos y señores” absolutos, sin importarles las consecuencias derivadas de sus acciones ni lo que le suceda a quienes depositaron en ellos sus esperanzas de un cambio que les beneficiara. Quienes gobiernan el mundo  y se han convertido en grandes “señores” inmunes a todo, no son más que “empleados” del pueblo y sin embargo traicionan, engañan, mienten, estafan y defalcan a la sociedad impunemente. Este tipo de complot legal, conduce muchas veces a que se gesten los diferentes tipos de violencias, revueltas, rebeliones, anarquías que son ni más ni menos que una consecuencia directa ante semejante improperio.Cuando se dan este tipo de circunstancias, es cuando se hace más propicia la violencia, el terrorismo, la guerrilla, y es cuando el fanatismo se aprovecha de ello, reclutando a mentes débiles, fáciles de convencer para sus fines ruines, es entonces cuando se produce el desmadre total.Han muerto mucho más de un centenar de personas en Francia, más de trecientos heridos, muchos de ellos graves, el mundo entero está de luto. Desde todos los rincones de la Tierra la humanidad gime adolorida por la barbarie cometida contra Francia. Resulta difícil de asimilar hasta dónde puede llegar la aberración de estos grupos de inadaptados, la generalidad de la mente humana rechaza tamaño improperio. Quizás sea un buen momento para detenernos en medio de esta vorágine que amenaza seriamente con engullirnos y detenernos a pensar a conciencia en las cosas que estamos haciendo mal. Por paradójico que pueda parecer la humanidad está siendo inhumada con el resto, se ha tornado egoísta, avariciosa, materialista, insensible,  inmune al dolor o a las necesidades del prójimo y por cierto es que no está dando muestras de recapacitar y reconducirse. Sin embargo creo que es menester que lo hagamos, no solo por nuestro propio bienestar, sino por el de todos.El mundo se encuentra al borde del abismo y debe rectificar, mostrarse más asertivo y empático para con la generalidad. Debemos tomar la firme decisión de ser capaces de ocuparnos personalmente de cambiar,  para que el cambio de toda la humanidad sea posible.Estamos permitiendo que miles de personas deambulen como si fueran apestosos o perseguidos o portadores de alguna especie de peste o maldición, cuando no son más que seres humanos que buscan afincarse y escapar de la barbarie de la guerra en su propio país. ¿Cuántas personas inocentes, civiles, niños, ancianos, mujeres, hombres, han muerto en Siria? ¿Por qué los gobiernos fuertes no hacen nada para acabar con ello y siguen permitiéndolo? Y la gran pregunta ¿Por qué Europa permite que aquellos que han huido en busca de un futuro y de una nueva vida para sus familias permanezcan a la deriva? Lo único que hace es rifárselos, comerciar con ellos, intentando quitarse la responsabilidad de encima, mientras estas personas malviven en el barro, en el frio, con hambre y desprotección sanitaria. ¡Son seres humanos, personas de carne y hueso como todos, con los mismos derechos y obligaciones! ¿Por qué razón entonces volteamos la cabeza o lo que es peor hacemos como el avestruz que la escondiéndola bajo la tierra?Es responsabilidad de todos, sin excepción bregar por el bienestar propio así como el del prójimo, preservar la vida y propiciar que el prójimo pueda hacerlo también. Por mucho que intento apartar de mi mente las dantescas escenas de las diferentes barbaries perpetradas a lo largo de los últimos años, no lo logro. Impresionan, asustan, impactan… Seria bueno recapacitar, reflexionando sobre la conveniencia de posponer la ambición, la sed de poder, la avaricia personal, para dejar paso a la solidaridad, a la humanidad, a la empatía por el dolor ajeno y aunar todos los esfuerzos posibles por lograr de una vez y para siempre que  la PAZ en el mundo sea algo más que una quimera.Nacemos de la misma forma, pobres y ricos, y de la misma forma dejamos este mundo… Nada terrenal nos llevaremos, ni joyas, ni riquezas, ni rimbombantes puestos políticos o sociales, ¿porque entonces no hacer uso de más humildad y benevolencia contribuyendo así a un mundo más justo, más equitativo e igualitario? Un mundo que nos permita disfrutar de las cosas sencillas de la vida, que a la larga o a la corta forman la verdadera esencia de la existencia. 


Sobre esta noticia

Autor:
Carolina Martin (101 noticias)
Visitas:
2035
Tipo:
Opinión
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.