Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Consultorartesano escriba una noticia?

09 Vilvestre ? Ledesma #DueroMTB

11
- +
10/08/2019 18:29 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

image

Strava: Https://strava.app.link/fjyiAGBo2Y

Relive: https://www.relive.cc/view/gh38749629227

Vilvestre es un pueblo a los pies de un promontorio en el que se ubican: un mirador sobre el Duero, los restos de un castillo, su correspondiente ermita y un enclave rupestre con una serie de hendiduras o grabados en la roca. Que no se diga que el promontorio no está bien amortizado. Abajo queda el pueblo con la iglesia parroquial, un esbelto rollo y sus 422 vecinos que ahora serán bastantes más al sumar a quienes emigraron y regresan por estos días de vacaciones. Con todo, esos actuales 422 habitantes son menos de la cuarta parte de los que llegó a haber en el pueblo a finales del siglo XIX.

Arriba desde el promontorio se veía muy tranquilo el Duero, con un embarcadero y aguas muy verdes. Al fondo se divisaba la presa de Saucelle y al otro lado del río, menos mal que nos queda Portugal.

Después de cenar había quedado con David, aka Ketari, un amigo que, casualidad, se venía a pasar cuatro días a su pueblo. Bueno, al pueblo de su padre. Por lo que pregunté, de aquí marchó mucha gente en los años 50 y 60 a Hernani y Andoain. Estuvo agradable la conversación con David y su pareja. Hay muchas historias detrás de la emigración y quizá por eso hoy en día resulta incomprensible la actitud de algunas autoridades o de la misma población respecto a la gente que viene de África u otros lugares simplemente en busca de una vida mejor.

En este viaje, creo que ya lo he comentado en otro post, uno se da de bruces con decenas de pueblos moribundos sostenidos solo por personas mayores. Edificios en ruinas, silencio y tristeza mientras el simple paso del tiempo va desmoronando el presente y también el futuro. En muchos lugares no queda sino el recuerdo. Fue pero empieza a no ser.

Hoy hemos comenzado el regreso hasta Soria. Serán, si todo va bien, cinco etapas por carreteras locales para conocer Castilla desde otro punto de vista. El Duero queda al norte. Ya lo encontraremos.

Se sale de Vilvestre hacia Berruecopardo, que es, según me explicaron ayer, el municipio que concentra los servicios de la zona. Aunque voy en manga corta, los diez grados imponen un poco. Se comienza con una subida muy tendida. Apenas si me cruzo con un coche. Un camión me sobrepasa antes de llegar a Berruecopardo. Le adelantaré hasta en cuatro ocasiones. El conductor se iba parando de vez en cuando a charlar con la gente que se encontraba. Una forma como otra cualquiera de hacer vida social: mientras conduces el camión. Lo ha hecho un par de veces en el pueblo y otro par a la salida.

En Berruecopardo se coge la carretera que viene de Saucelle y va hacia Vitigudino. Sigo por esta solitaria vía y paso Villasbuenas, Encinasola de los Comendadores hasta llegar a Guadramiro. Me acerco hasta la iglesia y veo que en realidad es una torre. Resulta ser del siglo XIV y luego, a su vera, llegó la iglesia de El Salvador. Seguimos ruta hacia Vitigudino, donde quiero desayunar mi tradicional tostada con aceite y sal.

Como quiera que vamos por carretera los kilómetros pasan deprisa. Llego a Vitigudino a las nueve. Justo para ver algún zombi consecuencia de la juerga de la noche del viernes. Desayunamos bien a gusto en un bar junto a la iglesia y seguimos carretera hacia Villar de Peralonso. Decido desviarme por unas carreteras aún más olvidadas que cruzan terreno adehesado hacia Tremedal de Tormes y Villaseco de los Reyes para finalmente ir hacia Ledesma por una comarcal.

Ya en Ledesma hemos subido hasta las murallas, cruzado el puente viejo y nos hemos desviado hasta el Puente Mocho. Se trata de una construcción de origen medieval sobre lo que fue una calzada romana que unía Ledesma con Zamora. Se accede al paraje por una pista en la que se avisa de que hay ganado suelto y que conviene no salirse del camino. Junto al puente hay bastante información sobre diversos aspectos. Merece la pena.

De vuelta en Ledesma me tomo algo en una terraza antes de acercarme al hotel rural en el que me hospedo. Se ve animación, con mucha gente en las terrazas. Nosotros vamos a la ducha. Fin de la jornada.

image

image

image

image

Lee todos los artículos relacionados con esta ruta

< < Etapa anterior | Etapa siguiente >>>

Fotografías de la ruta cargadas en el álbum de Flickr.

.


Sobre esta noticia

Autor:
Consultorartesano (1720 noticias)
Fuente:
blog.consultorartesano.com
Visitas:
97
Licencia:
Creative Commons License
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.