Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Ecoliberal escriba una noticia?

La vieja sabiduría aplicada a las propuestas de gastos actuales

14/08/2019 08:00 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

image

imageEsto sonará como el comienzo de un mal chiste, pero por favor, ten paciencia conmigo: ¿Qué tienen en común Everett Dirksen, Otto von Bismarck, H.L. Mencken y «El predicador» en el libro de Eclesiastés?

Bueno, si has ido a la universidad y has estudiado multiculturalismo o te han enseñado que la civilización occidental no es nada especial, puedes responder con un fastidio condenatorio: «Son todos hombres blancos muertos». Es cierto, pero tenía en mente algo aún menos importante.

La lectura de un informe sobre varias propuestas de gasto demócrata me hizo pensar en declaraciones famosas, a menudo citadas y concisas, atribuidas a las cuatro personas mencionadas. (Nótese la palabra «atribuido». La procedencia de algunas de estas declaraciones es incierta y la redacción exacta puede ser diferente, pero incluso si son folclóricas, las estoy utilizando ya que han llegado a nosotros debido a las perspicaces ideas que proporcionan.)

Aquí están las cuatro citas y cómo y por qué pertenecen a las propuestas de gasto de los demócratas:

«Mil millones aquí, mil millones allá, muy pronto hablarás de dinero de verdad». ~ Dirksen

De hecho, las grandiosas propuestas de gasto de hoy muestran que es hora de ajustar la ocurrencia de Dirksen a, «Un billón aquí, un billón allá...»

Los demócratas han propuesto 40.000 millones de dólares «para conectar a toda Estados Unidos a Internet de alta velocidad asequible» (¿quiere decir que AT&T, Verizon, Comcast, etc., necesitan subsidios?); 25.000 millones de dólares para subvenciones de transporte masivo (esos famosos proyectos de infraestructura que siempre sobrepasan el presupuesto y terminan sirviendo a mucha menos gente de la que haría que los proyectos fueran económicos); 3.000 millones de dólares para estaciones de «recarga y reabastecimiento de combustible» para coches eléctricos (cuando el dinero federal no era necesario para la construcción de gasolineras); etc., etc., etc., ya que varios congresistas del Congreso intentan sumar más de 1.500.000 millones de dólares más a los fondos del gobierno.

Más recientemente, todos los candidatos presidenciales en el reciente debate del partido demócrata afirmaron que los inmigrantes ilegales estarían cubiertos por su plan de salud propuesto. Aparentemente, no les preocupa que el Tío Sam ya tenga una deuda de más de 22 billones de dólares. (¿Por qué no gastar unos cuantos millones más en una campaña publicitaria global prometiendo atención médica gratuita a cualquier persona no estadounidense que evada la detección por parte de nuestras agencias de patrulla fronteriza?)

«Las leyes son como las salchichas, es mejor no ver cómo se hacen». ~ Bismarck

De hecho, algunas de las propuestas son muy incompletas ?casi como si hubieran sido lanzadas a la mezcla como una idea de última hora diseñada para aplacar a un grupo de interés especial? «Hey, mejor agreguemos mil millones para los «proyectos de irrigación de la India»». Y uno casi puede visualizar los esfuerzos y contorsiones de los legisladores mientras se esfuerzan por dividir el gasto y canalizarlo en proporciones que esperamos sean aceptables para las circunscripciones partidarias ? por ejemplo, el 14 por ciento para los trabajadores con discapacidades, el x por ciento para las empresas que son propiedad (¿no operadas?) de una mujer, etc. Bismarck habría asentido a sabiendas.

«Cada elección es una especie de subasta anticipada de bienes robados». ~ Mencken

Pregúntese a sí mismo por qué los miembros del Congreso caen sobre sí mismos en el frenético esfuerzo de gastar aún más dinero del que nosotros no tenemos. Es muy sencillo: Lo hacen para ser reelegidos. Los votantes quieren ?no, exigen? que el Congreso subsidie su estilo de vida de diversas maneras, ya sea como individuos o como empresas. Aunque es fácil para nosotros señalar con el dedo a los políticos como la fuente del problema, no lo son. El verdadero culpable se encuentra mirando«Nosotros, el pueblo». En este artículo, me he burlado de propuestas específicas del partido demócrata, pero no olvidemos que cuando los republicanos controlaban la Casa Blanca y las dos cámaras del Congreso bajo los mandatos de George W. Bush (2001-2007) y Donald Trump (2017-19), el déficit presupuestario aumentó.

«No hay nada nuevo bajo el sol». ~ El predicador (Ecl. 1: 9)

La historia del gobierno popular es la misma en todas las épocas: los políticos buscan ganar popularidad y avanzar en sus carreras sobornando a la gente con el dinero de la gente. El impulso para los que están en el poder es tratar de ser todo para toda la gente y usar la fuerza en el intento de hacer que sus planes se hagan realidad ha sido probado (y encontrado deficiente) muchas, muchas veces a lo largo de los siglos.

La única cura para este cansado síndrome de que el Estado gaste cada vez más dinero de otras personas es vivir de acuerdo con el código moral que adoptó la generación fundadora de Estados Unidos. Me refiero, por supuesto, a una sociedad en la que se acepta el derecho innato de cada persona a estar segura en el disfrute de su propia vida y de sus bienes, y en la que el papel adecuado del gobierno es defender esos derechos de forma imparcial en lugar de violar los derechos de unos para satisfacer las necesidades de otros.

Fuente


Sobre esta noticia

Autor:
Ecoliberal (1869 noticias)
Fuente:
miseshispano.org
Visitas:
706
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Creative Commons License
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.