Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que 20minutos.es - Viajes escriba una noticia?

Vidrio y corcho hacen el envase perfecto para el vino

11/05/2013 17:30 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

20MINUTOS.ES

  • Hay muchos tipos: bordelesa, de Borgoña, jerezana, alsaciana, de Rhin, etc.
  • Las botellas de más de 75 cl. retrasan el proceso de envejecimiento y contribuyen a una mejor evolución y conservación del vino.
  • Para cerrarla, el corcho: natural, colmatado, aglomerado y sus combinaciones.

image

En la cultura del vino, la botella resulta un elemento distintivo e insustituible. A parte de permitir conservar el líquido, da personalidad y empaque a una marca.

El origen de la botella de vino está en el pueblo griego y romano. Pero fue a partir del siglo XII cuando el vidrio alcanza un desarrollo amplio y se consigue generalizar su fabricación. Primero eran oscuras y posteriormente se desarrollaron los vidrios blancos y verdes.

Tipos de botellas existen muchos, pero los más utilizados y universales son:

  • Bordelesa: cilíndrica, alta y de hombros anchos, es una de las botellas más utilizadas.
  • De Borgoña: es la más antigua; también es cilíndrica aunque tiene los hombros caídos.
  • De Rhin: con forma de flauta, se utiliza generalmente para los vinos blancos y rosados.
  • Alsaciana: delgada y con los hombros muy caídos.
  • Champagne:se utiliza para casi todos los cavas.
  • Chianti: viene recubierta con una especie de cesta de paja.
  • Jerezana: con el cuello más largo que la de Burdeos.

Hay una gran variedad de tamaños, aunque el envase más utilizado es de 75 centilitros. Pero envases de vidrio con mayor capacidad logran retrasar el proceso de envejecimiento y contribuyen a una mejor evolución y conservación del vino.

Así, existe la botella llamada Magnum, de 1, 5 litros. A continuación, tenemos el Jeroboam o Doble Magnum, el Rehoboam, el Mathusalem, el Salmanazar, el Barlthazar, el Nabuchodonosor de 3, 4.5, 6, 9, 12 y 15 litros respectivamente.

El vidrio es el envase ideal pero hay que cerrarlo. Su utilización va paralela a la extensión del tapón de corcho a lo largo del siglo XVIII. El tapón de corcho tiene que garantizar el cierre hermético para evitar la entrada de oxígeno y la intromisión de sabores u olores.

Básicamente, se utilizan tres tipos distintos de corchos naturales (aunque luego los fabricantes pueden combinarlos):

  • Natural: es una pieza en forma de cilindro recto obtenido por procesos mecánicos de corte a partir de la corteza del alcornoque.
  • Colmatado: está elaborado con polvo del mismo corcho. Es el más económico, por lo que es utilizado por los vinos que tienen una vida corta.
  • Aglomerado: se utiliza para envases de vidrio que tienen en su interior caldos alcohólicos, ya que su finalidad es impedir que entre el aire en la botella y que se pierda la más mínima cantidad de líquido.

Fuente: Guía Repsol. Rutas, mapas, restaurantes … ¡Planifica con nosotros tu viaje!

image


Sobre esta noticia

Autor:
20minutos.es - Viajes (1184 noticias)
Fuente:
20minutos.feedsportal.com
Visitas:
1376
Licencia:
Creative Commons License
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.