Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Diasporaweb escriba una noticia?

(II) La vida artificial de Craig Venter: de los horrores del Vietnam a la magia del laboratorio

25/09/2010 15:07 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Nadie podía preveer que aquel estudiante mediocre podría ser quizás un Premio Nobel. La guerra de Vietnam le convirtió de un desesperado a un sabio

Viene de reportaje anterior: "(I) La vida artificial, un invento digno de Frankenstein que puede cambiar nuestras vidas. Obra del sabio Craig Venter"

John Craig Venter (nacido el 14 octubre 1946, Salt Lake City) es un biólogo y ahora empresario norteamericano que se ha hecho célebre en la carrera por la secuencia del genoma humano utilizando una técnica innovadora.

De acuerdo con el libro ‘ En manos del genoma’ la técnica del mapa genético fue inventada por Daniel Cohen en 1991 e incorporada en 1992 por Jean Weissenbach, ambos pertenecientes al laboratorio Genethon con sede en Evry. ‘ Pero en ese momento Francia no quiso financiar la investigación por razones éticas, aunque obviamente también las había económicas. Y John Craig Venter se hizo cargo.

En Vietnam la vida era demasiado ‘ barata’ : minibiografía del biólogo iconoclasta

Pasó su infancia en Millbrae, cerca del aeropuerto internacional de San Francisco, donde fue un estudiante mediocre, más aficionado a los deportes que a los libros, practicaba el surf y la natación. Alistado para la guerra de Vietnam, se desempeñó en el Servicio Médico de la Marina en Da Nang. Desmoralizado, como muchos de sus compañeros, al contemplar la tragedia y la masacre sin sentido en que estaba inmerso, trató de suicidarse nadando en el mar hasta el agotamiento, pero al llegar a dos kilómetros de la costa, se debió arrepentir y abandonó su intento. En Da Nang, tuvo que sufrir varios ataques del Vietcong, incluida la ofensiva del Tet en enero de 1968.

Vietnam fue un factor decisivo en su vida, como para muchos veteranos. Desde entonces nunca tuvo miedo a nadie ni a nada.

A su regreso, retomó sus estudios y obtuvo su título de doctor, siete años más tarde, en la Universidad de San Diego (California) en diciembre de 1975 (su tesis era un estudio sobre el modo de acción de la adrenalina). Comenzó su carrera científica en la Universidad de Buffalo (Nueva York), luego ingresó en el Instituto Nacional de Salud (NIH) en 1984.

Dentro del NIH, trabajó por primera vez en los receptores de neurotransmisores. Se distinguió, en especial, en técnicas para aislar los genes y secuenciarlos. Ello le convirtió en un pionero de la secuenciación automatizada.

Pronto ideó un nuevo enfoque sistemático en la técnica a la que llamó ‘ Etiquetas de Secuencias Expresadas’ (ETT). Se trataba de clasificar los fragmentos de ADN complementarios, a los que había que enumerar de alguna forma sistemática, sin darles una calificación personal. En 1991 y 1992, el equipo determinó la secuencia de más de 2500 de esos fragmentos asociados con los genes del cerebro en los seres humanos, que se duplica cuando el ADN está disponible.

No está claro lo que ocurrió entonces, pero el NIH y Craig Venter debieron competir en el intento de patentar el hallazgo de estos genes por así decir ‘ perdidos’ , lo que provocó indignación en un sector de la comunidad de biólogos. James Watson (Premio Nobel, co-descubridor de la estructura del ADN) fue uno de los más tenaces oponentes a que se diera a nadie este crédito.

A raíz de la controversia, en 1992, Venter dejó el Instituto Nacional de la Salud para crear una fundación privada conocida como TIGR, ‘ The Institute for Genome Research’ y una plataforma de secuenciación a gran escala. Él animó a Hamilton Smith, Premio Nobel de Medicina 1978, por haber descubierto las enzimas de restricción a asociarse con él. Ambos se dedicaron de lleno a la primera secuenciación completa del genoma de un organismo vivo, la bacteria Haemophilus Influenzae que completaron en 1995.

Después de esta hazaña, Venter y su Instituto se involucraron en la secuenciación de los genomas de varios organismos.

En 1998, Venter dejó el TIGR y colaboró en la fundación de ‘ Celera Genomics’ , con el respaldo de la Perkin-Elmer. Pronto fue nombrado presidente y director científico de la nueva compañía, cuyo objetivo era secuenciar el genoma humano, entrando así en competencia con los consorcios públicos internacionales. En 2000, Venter y ‘ Celera Genomics’ anunciaron que habían terminado de secuenciar el genoma humano, a la vez que un consorcio internacional. Más tarde se supo que el genoma secuenciado por el consorcio era en realidad un logro personal de Craig Venter mismo.

Después de esto dejó ‘ Celera’ para fundar el ‘ Instituto Craig Venter’ , distinto del TGR.

Su nuevo objetivo: explorar la biodiversidad y profundizar en la genómica para lograr recrear un organismo vivo de síntesis en laboratorio.

Las aplicaciones industriales del invento son infinitas y todas las compañías petroleras y médicas quieren invertir en este científico iconoclasta

Pionero indiscutible en la genómica, inventor de las ETT y la secuenciación masiva del genoma, Craig Venter ha sido calificado por sus críticos como un rebelde. Sus enfoques iconoclastas, a veces brutales, fueron criticados a menudo por sus colegas académicos. James Watson dijo ante un comité del Congreso de los Estados Unidos, que ‘ Venter está haciendo con su secuencia masiva del genoma, un mundo aunque vale poco o nada para la Ciencia. Un mono podría hacerlo’ .

Venter es hoy presidente del Centro para el Avance de la Genómica

El 6 octubre de 2007, el biólogo ahora célebre declaró al periódico inglés ‘ Guardian’ que su proyecto inmediato era crear vida artificial, "una filosofía no es importante en la historia de nuestra especie pero la creación de un laboratorio de cromosomas artificiales de síntesis lo es; el primer paso hacia la creación de una forma de la vida artificial’ .

Todo esto tuvo lugar antes de la reunión científica anual de su propio instituto en San Diego, el 8 de octubre 2007. En su equipo figuraban Hamilton Smith, (Premio Nobel) por lograr copiar partes sustanciales del ADN de la bacteria Mycroplasma Genitalium (una bacteria que vive en los genitales de los humanos y los primates). Este cromosoma fue llamado por sus creadores Mycroplasma Laboratorium, porque era una base desde donde trabajar.

Venter, un científico atípico en los Estados Unidos, es un pionero en la secuenciación de proseguir su carrera fuera de las instituciones académicas y métodos.

Craig Venter, ha recorrido el mar Mediterráneo en su barco, el Sorcerer II (Brujo II), en busca de los genes que le permitan en el futuro fabricar la carta un organismo capaz de producir biocombustibles a partir de dióxido de carbono o de digerir vertidos como el que cubre el Golfo de México.

‘ En cada centímetro cúbico de agua hay cerca de un millón de bacterias y más de 10 millones de virus’ , explica Venter frente a su barco durante la presentación del proyecto en el puerto de Valencia. ‘ Y el Mediterráneo es un mar muy diferente de otros que hayamos podido muestrear antes. Es uno de los mares con mayor presión humana del mundo y seguro que eso hace que haya organismos muy diferentes con adaptaciones muy distintas de los de otros mares’ .

Valencia como punto de partida

Santiago Grisolía, el veterano (tiene 87 años) bioquímico y presidente de la Fundación Valenciana de Estudios e Investigaciones Avanzadas, con gorra de béisbol y modernas gafas de sol, ejerció de maestro de ceremonias durante la presentación. ‘ ¡Dame un abrazo!’ , exclamó Venter al verlo, ‘ pareces más joven’ .

Grisolía no escatimó los halagos hacia su colega. ‘ Es el científico más conocido del mundo y con razón’ , presentó el bioquímico. ‘ Hace ahora diez años consiguió con medios privados adelantarse al consorcio público internacional del genoma humano y desde entonces no ha parado de cosechar éxitos’ .

En 2010, Craig Venter y su equipo publicaron en la revista ‘ Science’ que describe la creación de un genoma de la célula sintética que se relata en la primera parte de este reportaje. Ha escrito varias obras no muy leídas hasta ahora.

- ‘ Una vida descifrada. El Genoma: mi vida’ (2007)

- ‘ El cambio de clima y la Genética’ -gran reportaje que le publicó el ‘ The Guardian’

- ‘ La creación de una célula controlada por un genoma sintetizado químicamente’ -(2009), que es una explicación de su invento.


Sobre esta noticia

Autor:
Diasporaweb (1372 noticias)
Visitas:
9021
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.