Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Lucia Aragón escriba una noticia?

Las verdaderas e incomodas razones de la migración África-Europa

20/08/2018 02:30 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

En los debates políticos italianos prevalece la idea de que los inmigrantes van a Italia o a Europa para escapar de la guerra o para no morir de hambre

Por: La Gran Época, Italia

migranti-bardonecchia-700x447

(Foto: Piero Cruciatti/AFP/Getty Images)

Con unos salarios que, según los estándares europeos, son absolutamente pobres, ¿cómo es posible que los inmigrantes de África negra y Medio Oriente vengan a Italia, pagando miles de euros por el viaje?

En Costa de Marfil, uno de los países africanos de donde parten los migrantes con destino a Italia, el salario promedio es menor a 200 euros al mes; según un artículo en euractiv.com, el costo del viaje sería de unos 2 mil 300 euros: el equivalente a dos años de salario.

En Somalia el salario promedio está entre 250 y 300 euros, y el viaje, según el periódico británico The Guardian, cuesta 2 mil 850 euros.

Costa de Marfil y Somalia son dos naciones muy diferentes: Costa de Marfil es un país próspero para los estándares sudafricanos, mientras que Somalia es un lugar infernal: Considerado el país más corrupto del mundo, está desgarrado por una guerra civil de 27 años y es escenario de crímenes y violaciones de derechos humanos que no perdonan ni siquiera a mujeres y niños.

En los debates políticos italianos suele prevalecer la idea de que los inmigrantes vienen a Italia o a Europa para escapar de la guerra, o para no morir de hambre.

Pero la huida de la guerra o de un país asolado por un desastre es una realidad cuando se habla, por ejemplo, de Siria y Afganistán. En estos casos, un migrante puede estar dispuesto a hacer cualquier cosa: vender la casa, o trabajar, ser explotado por los traficantes durante el viaje. Pero la verdad es que casi todos los migrantes abandonan su país de origen simplemente para mejorar su situación económica.

A decir verdad, aunque la palabra “migrante” sugiere barcos inseguros, hoy en día la mayoría de las personas que emigran a Italia vienen de Rumania, Albania y China y viajan cómodamente. Al igual que los italianos que se mudan a Alemania, para tener mejores oportunidades de trabajo: es un país vecino, no muy diferente en cultura, y más próspero. Lo mismo aplica a Italia, desde el punto de vista de albaneses o rumanos.

La diferencia cultural con China, sin embargo, es mayor, y el discurso más complejo: la economía china no está menos desarrollada que la nuestra, pero tiene un PIB per cápita significativamente más bajo. Además, los chinos encuentran trabajo fácilmente en Italia, considerando que sus restaurantes son “apreciados” y asequibles. Y por último, pero no menos importante, a menudo los propietarios están dispuestos a dormir adentro, junto con los empleados.

Pero los africanos, aunque no forzados por la guerra o la pobreza absoluta, no llegan a Italia en cómodos aviones. A menudo son migrantes de Costa de Marfil y Somalia.

Los expertos explican que estas personas que desembarcan en Italia desde los países de África negra, pertenecen a las clases media y alta. La razón por la que vienen a Italia o a Europa, es el deseo de mejorar su educación o situación financiera. Y desde su punto de vista, no nos están invadiendo en absoluto: en África sólo el 2.5 por ciento de la población emigra, y de éstos, dos tercios lo hacen de un país africano a otro.

Más sobre

El tercio restante no viene a Italia. Por lo tanto, no se puede decir que, para los africanos, el vuelo a Italia o a Europa sea noticia de primera plana en los periódicos. Por el contrario, es un fenómeno de “nicho”. Un poco como Alemania, que no está invadida por italianos desesperados, más bien, son los italianos que tienen un mínimo de medios económicos y culturales los que deciden trasladarse al extranjero.

Además, según la profesora de Historia e Instituciones de África de la Universidad de Turín, Anna Bono ―entrevistada por Libero―, los africanos no estarían bien informados sobre el peligro del viaje, ni tendrían la menor idea de que en Italia no es nada fácil conseguir trabajo.

En África, de hecho, hay “un porcentaje de población joven, convencida de que Occidente es tan rico que basta con llegar allí para hacer fortuna”. Paradójicamente, esta falsa idea corre el riesgo de hacerse más contundente si Europa ayuda económicamente a África.

Muchos académicos que asistieron a una conferencia en octubre de 2017 para presentar el nuevo informe del Ipsi sobre inmigración, también señalaron que la estrategia de “ayudarles en casa” podría incluso provocar el riesgo de aumentar los desembarcos.

De hecho, las personas tienden a emigrar, no cuando están en la cúspide de la desesperación económica, sino cuando tienen cierto bienestar, es decir, cuando tienen suficientes medios económicos y culturales para soñar con mejorar su condición: “El inicio de un nuevo ciclo de desarrollo provoca nuevas migraciones ―dijo Maurizio Ambrosini, asesor de Ipsi, durante la discusión― porque las aspiraciones se mueven más rápido que las posibilidades concretas”.

En consecuencia, es obviamente crucial que los africanos que vengan, de alguna manera estén informados tanto sobre la situación económica y social de Europa, que está lejos de ser idílica, como de las terribles condiciones de los llamados viajes de la esperanza. La profesora Bono no se anda con rodeos a este respecto: “No sé cuán clara es la conciencia de estos riesgos en África. Y, de hecho, una manera de reducir el flujo de salidas sería promover campañas de información in situ sobre los peligros y costos de los viajes, y lo que deben esperar una vez que lleguen a Europa, en términos de desempleo juvenil y oportunidades reales de empleo […] En septiembre pasado, una chica de 19 años abandonó Gambia: era la portera de la selección nacional de fútbol femenino. Se ahogó en el Mediterráneo. Los que la conocían estaban conmocionados: esa joven mujer había cumplido el sueño de muchas jóvenes en su tierra natal y, sin embargo, se había ido sin decir nada a nadie. También procedente de Gambia, un famoso luchador se fue en el mes de septiembre. Él también murió en el mar. Sin embargo, ganaba bien, y tenía admiradores incluso fuera de la frontera, en Senegal. Está claro que alguien le habrá dicho que, si era famoso en Gambia, se haría millonario en Europa”.

Versión en italiano: https://www.epochtimes.it/news/le-vere-e-scomode-ragioni-della-migrazione-africa-europa/

Traducción de Lucía Aragón

 


Sobre esta noticia

Autor:
Lucia Aragón (1222 noticias)
Visitas:
1877
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.