Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Conaicop escriba una noticia?

Venezuela, la "legitimidad" que le gusta al imperialismo

05/01/2019 02:10 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

El 10 de enero, en Venezuela, Nicolás Maduro asumirá el cargo de presidente, habiendo sido elegido en mayo con más de 6 millones de votos

 

      

 

Venezuela, la "legitimidad" que le gusta al imperialismo.

 

El 10 de enero, en Venezuela, Nicolás Maduro asumirá el cargo de presidente, habiendo sido elegido en mayo con más de 6 millones de votos. Su principal oponente, Henry Falcon, centro-derecha, había totalizado menos de dos millones. Maduro ha recibido un número de votos ciertamente superior a los de otros presidentes de derecha, a partir de Trump en los Estados Unidos o de Piñera en Chile, sin contar las elecciones en esos países, como Honduras, donde se encuentran el fraude y la represión todos los dias. Sin embargo, precisamente por los presidentes de los gobiernos que pisotean diariamente los derechos básicos de los pueblos, llegan críticas y amenazas a Venezuela.

El secretario de Estado de EE. UU., Mike Pompeo, presiona a sus vasallos del Grupo de Lima para romper relaciones diplomáticas con Venezuela. Y los principales medios de comunicación ya anuncian que Estados Unidos también podría bloquear las compras de petróleo venezolanas. Todos estos señores desafían la "legitimidad" de Nicolás Maduro. ¿Pero de quién debe llegar la legitimidad de un presidente si no es del mandato popular? Evidentemente, para el imperialismo, acostumbrado a designar presidentes latinoamericanos basados en los deseos de la embajada de los Estados Unidos y los intereses del Fondo Monetario Internacional, este no es el caso. Para ellos, no depende del pueblo decidir, sino de ejecutar las órdenes, y luego buscar un falso enemigo para desahogar la ira y el descontento: el inmigrante, los sexodiversos, los pobres. Y, por lo tanto, les resulta normal ir a la toma de poseción del nazista Bolsonaro, pero de llamar "dictador" a Maduro.

Y así, en todos los grandes medios internacionales, una nueva campaña de desinformación ha comenzado. De nuevo. Mentiras del mismo tenor, hechas con la plantilla, difundidas en todos los idiomas y en el mismo día. Italia, como siempre, se destaca. Mentiras evidentes que deberían avergonzar a cualquier periodista que tenga un mínimo respeto por su trabajo, una profesión nacida para estar al servicio de la "verdad" y que, sin embargo, está evidentemente al servicio de la "verdad" del capitalismo: una verdad contante como el dinero que las agencias de seguridad norteamericanas dispensan a los ejércitos de las ONG y a las llamadas asociaciones humanitarias para proporcionar datos falsos y cifras infladas.

Pero, ¿por qué caen tantas personas, incluso en aquellas áreas que, desde América Latina hasta Europa, se dicen de izquierda? ¿Y por qué es que aquellos que ven mentiras son incapaces de hacerse sentir con la misma obsesión que el capitalismo nos ofrece?

Por supuesto, las fuerzas disponibles para aquellos que no viven bien en este sistema inicuo y belicista son pocas. No hay televisiones, canales de información, el tiempo para dedicarse a una verdadera militancia cuando tiene que trabajar, tanto lejos de casa como en la familia. Hace falta una fuerza politica que le dé voz al anticapitalismo en el Parlamento y que organiza una oposición efectiva. Desafortunadamente, también no hay lugares donde reunirse y redescubrir, compartir, organizar, la ira de los sectores populares que hoy en día siguen banderas falsas: las banderas del racismo o la violencia en los estadios de fútbol ...

También faltan los instrumentos políticos, que en el siglo pasado, el siglo de las revoluciones, nos permitieron entendernos incluso sin hablar el mismo idioma. El lenguaje que los pueblos hablaron, entonces, fue el de la lucha de clases, de la compactación siempre, más allá de las diferencias, contra un enemigo común. Porque ese enemigo fue reconocido en su violencia estructural, la del capitalismo que, a pesar de estar formado por tiburones que luchan por su ganancia, sabe cómo reagruparse contra el enemigo común: las clases populares.

En cambio, después de la caída de la Unión Soviética, la idea ha pasado que el máximo al que pueden aspirar las clases populares es la defensa del "mal menor". Los más persuasivos de todos fueron las izquierdas que, enl Europa, pasaron progresivamente de la defensa de los intereses populares a la de las multinacionales. En Italia, lo vemos claramente hoy. Además de los derechos, este sistema de complicidad y objetivos falsos también le ha quitado al proletariado las palabras para decir que ya basta del capitalismo, de la pobreza que produce y de sus guerras.

"Guerra contra la guerra imperialista", en cambio, se gritaba en las plazas del siglo pasado, sin temor a perder la silla en la mesa buena: porque parecía obvio que solo a través de la lucha de clases se puede lograr la verdadera paz. "Guerra contra los más pobres", grita hoy la extrema derecha desviando el objetivo. Y funciona.

En el momento en que en Italia se cantaba que "no es un delito robar cuando uno tiene hambre", y que alguien que roba un banco es menos culpable que un banquero, fueron los ricos los que tuvieron miedo. Se hundieron dentro de sus vehículos blindados, sus villas blindadas ... Hoy, aquellos que trabajan por pocos euros tienes que estar agradecidos, mientras que hay escandalosos salarios de los gerentes, parásitos y belicistas.

¿Si no ve una pulgada de la nariz, por qué deberías ver lo que realmente sucede en Venezuela?

De hecho, Venezuela es un paradigma de todo esto, porque a pesar de los ataques y las sanciones, aquellos que violan los derechos humanos cuando bloquean el pago de alimentos y medicinas, asigna más del 70% de las entradas anuales a los planes sociales. Porque ya ha entregado más de 2.5 millones de viviendas, mientras que solo en Roma hay miles de casas vacías, pero te arrestan si vas a ocuparlas. Que haya un lugar en el mundo, un país lleno de recursos como Venezuela, donde la riqueza se ponga al servicio del pueblo, es un ejemplo peligroso, y tiene que ser demolido. Que haya una revolución victoriosa que resista, como Cuba, durante sesenta años, es un ejemplo peligroso, y tiene que ser demolido. También podría devolver alguna "mala idea" a estas partes del mundo...

 

Geraldina Colotti

Secretariado

Alcides Martinez Secretaria General Internacionall (Venezuela)

Ruben Suarez Secretaria General America (Uruguay)

Geraldina Colotti Secretaria General Europa (Italia)

Gustavo Pessetta Secretaria Mercosur (Argentina)

Raquel Bonzi Secretaria Parlasur (Paraguay)

Alberto Ramirez Secretaria Centro America (Mexico)

Nino Pagliaccia Secretaria Norteamerica (Canada)

Jose Ariza Secretaria Unasur (Ecuador)

 

 


Sobre esta noticia

Autor:
Conaicop (125 noticias)
Visitas:
3544
Tipo:
Opinión
Licencia:
Creative Commons License
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.