Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Emiro Vera Suárez escriba una noticia?

Venezolanos, futuros conejillos de laboratorios norteamericanos

13/02/2019 05:20 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

La esperanza de vida en Estados Unidos es de 78, 8 años. De otros países, 65.8 años de edad

Aventis

Los laboratorios de las grandes corporaciones, vienen haciendo estudios científicos y tecnológicos para observar las mutaciones en el género humano. Las variaciones genéticas, producen algunas veces bienestar, cuando los grupos humanos asumen una disciplina dietética y biológica, no contaminantes. El asunto es que, en algunas oportunidades obviamos el consumo de proteínas y, el excesivo consumo de carbohidratos, nos expone al consumo de azúcares que desencadenan diabetes y enfermedades cardiovasculares. Esto, va de acuerdo a estudios y experiencias de muestras, dadas a conocer por los propios norteamericanos.

La esperanza de vida en Estados Unidos es de 78, 8 años. De otros países, 65.8 años de edad.

La Universidad Northwestern está intentado lograr el permiso para iniciar pruebas en Estados Unidos el año 2019. Es más, hasta donde se sabe, un grupo de personas de Estados Unidos son las únicas en el mundo que albergan un tipo de gen “antienvejecimiento”. La mutación puede ocurrir en una o ambas copias de un gen llamado SERPINE1. Se sabe que cuando ambas copias genéticas están mutadas, puede conducir a un raro trastorno de la coagulación genética, y la comunidad Amish encontrada es susceptible a ella.

Los científicos estudiaron a 177 miembros de entre 18 y 85 años de la comunidad Berne Amish de Indiana (centro).

De ellos, 43 eran portadores de la mutación del gen Serpine1 --que provoca una fuerte reducción de la producción de la proteína PAI-1--, estaban en mejor estado de salud y vivían una media de 10 años más (cerca de 85) que el resto de miembros Amish que no tienen esta variación genética.  Su perfil metabólico era también más sano Los expertos encontraron por otro lado que los telómeros de sus células inmunitarias eran de media 10% más largos. El telómero es un trozo de ADN situado en el extremo de cada cromosoma que lo protege y que se hace pequeño cada vez que hay una división celular, lo que contribuye al envejecimiento.

El medicamento experimental ha superado las pruebas de seguridad básicas y está ahora en fase 2 en Japón para comprobar su eficacia en los diabéticos tipo 2 y obesos. 

El investigador de la Universidad de Northwestern, Douglas Vaughan, expuso que desde el principio se mostraron dispuestos a colaborar en la investigación. Las personas expuestas al muestreo tuvieron niveles bajos de insulina en ayunas y una presión arterial baja vasos sanguíneos potencialmente más flexibles.

Este grupo Amish en Indiana es la única comunidad conocida que porta la mutación que naturalmente suprime los niveles de PAI-1 en la sangre. Ocurre que no se sabe exactamente cómo dicha proteína contribuye al envejecimiento, aunque desempeña un papel importante en un proceso llamado senescencia celular, cuando las células ya no pueden replicarse, por lo que simplemente quedan inactivas. Precisamente esto contribuye a los efectos del envejecimiento.

 Nadie le gusta morir o siquiera pensar en la idea de morir; es más, la mayoría ha hecho del no morir parte importante de sus vidas. Mucha gente trabaja arduamente para que, por el mayor tiempo posible, no muramos. Por eso fue tan decepcionante cuando, el año pasado, un equipo de investigadores confirmaron que la expectativa máxima de vida del ser humano se había fijado cerca de los 115 años. Algunos podrían vivir unos años más, pero serían casos a En octubre, un grupo de científicos publicaron su investigación en la revista Nature, produciendose una gran cobertura mediática. A esta se le sumaron foros y  cabildos abiertos, acusaciones de que el estudio era defectuoso y dudas sobre si había o no criterios suficientes para defender la tesis.  Nature ha publicado cinco refutaciones de cinco investigadores que están en contra del estudio original: creen que las conclusiones podrían ser incorrectas y que es necesaria una mirada más exhaustiva a los datos.

Los norteamericanos, a su vez, han sometido a experimentos forzados bioquímicos a grupos de pobladores en Centroamérica, incluso lo infectaron hasta de SIDA. Lo que vino después, naturalmente, fue un estruendo mediático. El principal investigador del estudio, Jan Vijg, dijo que no pretendía afirmar que había un límite absoluto de la longevidad humana, sino que habíamos llegado a un límite ahora, pero que podría verse superado en el futuro gracias a nuevos avances, a la genética del envejecimiento o a la medicina. “Nunca descartaría que llegaremos a superar esta barrera” declaró para Gizmodo. “Quizás tengamos éxito creando nuevas medicinas que combatan las enfermedades. Trabajar contra el proceso de envejecimiento general merece mucha más publicidad

Venezuela, despierta  interés a los laboratorios norteamericanos y, hemos sido objetos de experimentos de enfermedades congénitas, ante esta realidad concreta, el presidente Evo Morales expulso a corporaciones que se encargaban de distribuir pollos beneficiados y alimentos expuestos al consumo humano mediante  franquicias como Mc Donald, para no arriesgar a la población en la profusión del cáncer y enfermedades gastrointestinales por virus, aunado a los vientos alisios del Sahara que traían enfermedades contagiosas de origen gripal y malestar generalizado.

Sin embargo, no todos lo vieron del mismo modo. Para Nick Brown, del Centro Médico de la Universidad Groningen en Holanda, autor de una de las refutaciones del estudio, toda la prensa popular “permitía que la gente afirme cosas como que el abuelo Jack no vivirá más de los 115 años. Esa fue la impresión que todo el mundo se llevó. Hay un límite entre lo que puedes decir y lo que no quisiste dar a entender, como que” existe un límite fijo de edad. “Parecía que los autores [del estudio original] no se esforzaban por corregir esa impresión” declaró Brown para Gizmodo.

“Nunca descartaría que llegaremos a superar esta barrera”

El equipo de Brown, así como los otros cuatro equipos, analizaron nuevamente el artículo de Nature y encontraron muchos problemas. El análisis de Brown, por ejemplo, descubrió que la existencia del estancamiento en los 115 años se basa en la edad y fecha de muerte del francés Jeanne Louise Calment, que vivió hasta los 122 años. Otros mencionaron el incremento en el número de personas vivas que pasan los 100 años, lo que hace probable que muchas de ellas pasen los 115 años (o incluso los 122). Se encontraron también otros problemas, como el que atañe a las estadísticas y metodología empleadas para analizar una muestra tan pequeña, o incluso se cuestionó que en realidad los datos existentes no eran suficientes como para hacer alguna aseveración sobre el tema. Otro estudio señaló que separar los datos en años individuales en los que la gente murió resulta arbitrario, ya que esos años son en sí una división arbitraria de tiempo. Todas estas objeciones nos hacen pensar que, quizás, este estancamiento en la expectativa máxima de vida, que no varía desde hace 25 años, es en realidad una fluctuación estadística.

Y las objeciones no terminan allí. Una investigación de la periodista alemana Hester van Santen encontró que la aceptación del artículo original en la revista Nature fue bastante sospechosa. Al principio fue rechazada, pero luego los editores cambiaron de opinión y la aceptaron con observaciones. El estudio, menciona van Santen, se entrampó en una batalla entre demógrafos acerca de si había o no un límite en la expectativa de vida humana. La periodista comentó que, dada la carrera profesional de Olshansky —autor de la primera reseña del estudio original—, podría no haber estado en condiciones de hacer una evaluación independiente, puesto que formaba parte del debate suscitado entre los demógrafos. Van Santen entrevistó a demógrafos que pensaban que el análisis del estudio había sido realizado de manera incorrecta por personas no familiarizadas con la materia, que luego recibieron asesoría para mejorar un artículo con un análisis defectuoso pero un título sexy.

Entonces, así están las cosas: los científicos a veces debaten acerca de cuál es la mejor manera de hacer ciencia. Lo que sí es seguro es que vas a morir de todas formas. Sin embargo, lo importante es que la expectativa de vida promedio es mucho menor a los 100 años, y que esta gente de 115 son, después de todo, estadísticamente atípicas. Además, difícil tener información sobre la humanidad a través de muestras tan pequeñas de casos extremos. Finalmente, el equipo de Vijg no pudo justificar cuándo el límite de edad es fijo o flexible —a fin de cuentas, todo esto es solo un juego de números—.

Más allá, de toda especulación, debemos cuidar nuestra alimentación que sea más natural

Esto no significa que las conclusiones del equipo de Vijg sean incorrectas, sino que hay gente que no está de acuerdo con su metodología. Uno de los autores de la refutación, Jim Vaupel, director del Instituto Max Planck para la Investigación Demográfica, destripó a Vijg en el artículo de van Santen (dijo que “Ellos simplemente arrojaron los datos al ordenador como quien arroja comida a una vaca”). Él es uno de los que está del lado opuesto a Olshansky en el debate demográfico. Sin embargo, a pesar de esas críticas, Vaupel es autor de un artículo que analizó los datos de la expectativa de vida de personas centenarias —que viven más de 100 años— en Suecia y Dinamarca. Utilizó un método estadístico distinto; sin embargo, obtuvo exactamente el mismo resultado. “Parece que la expectativa máxima de vida, medida como la edad en que muere la persona más vieja, actualmente no está aumentando” escribió en un artículo publicado el mes pasado en el Journal of Internal Medicine. Vaupel rechazó declarar para Gizmodo sobre este punto.

Con todo eso en mente y habiendo tomado en cuenta todos los argumentos, supongo que deberíamos terminar este artículo con algo que el boom mediático de octubre pasó por alto: existen graves problemas en la revisión por pares, y muchas maneras de leer y analizar los datos. Sin embargo, aunque estadísticamente no seas una de las personas más longevas de la historia, la gente de veras quiere descubrir alguna forma de superar cualquiera que sea la barrera en la expectativa de vida. Vijg, por su parte, opina lo siguiente: “Lo realmente importante es que necesitamos invertir más dinero en medicamentos e intervenciones que tengan un impacto real contra el envejecimiento en sí —y no [solo] contra enfermedades individuales—”.

Científicos de EEUU, China y Corea del Sur acaban de presentar en la revista Nature una forma eficiente de usar la novedosa herramienta de corta-pega genético CRISPR Cas9 para corregir en embriones humanos la mutación de un gen (MYBPC3) asociada a una enfermedad hereditaria: la miocardiopatía hipertrófica, que afecta a aproximadamente a una persona de cada 500 y que puede causar muerte súbita en deportistas jóvenes y personas de tercera  edad.

A raíz de esto, sabemos que el venezolano viene alimentándose con comidas enlatadas no naturales y jugos pulverizados con azúcares no aptos para la normalización y equilibrio del ser humano y cuya base farmacéutica se encuentra en los Estados Unidos de Norteamérica. Por ello, debemos cuidar nuestra ingesta alimenticia. A su vez, en algunos productos de origen mexicano vienen substancias de base cancerígena.

Más allá, de toda especulación, debemos cuidar nuestra alimentación que sea más natural.

Las alteraciones genéticas se pueden clasificar en dos categorías. La primera categoría está compuesta de cambios que alteran solamente uno o pocos nucleótidos en la cadena del ADN. Estos tipos de cambios se llaman mutaciones puntuales.

Cuando los ribosomas leen una molécula de ARN mensajero, cada tres nucleótidos es interpretado como un aminoácido. Estos códigos de tres letras son llamados codones. Los cambios causados por mutación pueden dar lugar a errores en la traducción de proteínas. El impacto en la proteína depende de dónde ocurre el cambio y qué tipo de cambio es.

Los codones de tres letras leídos por los ribosomas pueden ser cambiados por mutaciones en una de tres maneras:

Mutaciones sin sentido:

El codón nuevo causa que la proteína sea terminada prematuramente, produciendo una proteína que es más corta que la normal y que normalmente no funciona correctamente o no tiene función alguna.

Algún daño al ADN resulta de la modificación de un nucleótido o un pequeño grupo de nucleótidos que no pueden ser "leídos" por la enzima ARN polimerasa. Cuando el complejo ARN polimerasa llega a esos puntos algunas veces ignorará el daño añadiendo nucleótidos en un intento de continuar la síntesis, incluso si esto significa poner nucleótidos erróneos. Este proceso es conocido como mutagénesis transcripcional y puede jugar un rol significativo en el desarrollo del cáncer.

Otra categoría de mutaciones involucradas en cantidades mayores de ADN, normalmente a nivel cromosomal. Estas alteraciones se llaman translocaciones e involucran el rompimiento y movimiento de fragmentos de cromosomas. Usualmente, se rompe en dos diferentes cromosomas que permite la formación de dos "nuevos" cromosomas, con una nueva combinación de genes.

Mientras que podría parecer que esto no puede ocasionar muchos problemas, ya que todos los genes están presentes aún, el proceso puede llevar al crecimiento irregular de la célula en diferentes maneras:

 Puede que los genes no sean transcritos y traducidos apropiadamente en su nueva locación. b) El movimiento de un gen puede ocasionar un incremento o decremento en sus niveles de transcripción. C)El rompimiento y reacomodo también puede ocurrir dentro de un gen (como es mostrado en verde arriba), ocasionando su inactivación.

Para algunos cánceres, particularmente las translocaciones son muy comunes y pueden ser utilizadas en el diagnóstico del padecimiento. Las translocaciones son comunes en leucemias y linfomas y han sido menos identificadas en cánceres de tejidos sólidos.

Tengamos cuidado con la manera de alimentarnos y la utilización de las harinas procesadas que no tienen requerimientos nutricionales

Así que, tengamos cuidado con la manera de alimentarnos y la utilización de las harinas procesadas que no tienen requerimientos nutricionales y los alimentos importados deshidratados.


Sobre esta noticia

Autor:
Emiro Vera Suárez (1151 noticias)
Visitas:
4262
Tipo:
Opinión
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.