Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Pedro Borrero escriba una noticia?

Las varices - tratamiento y cuidados

20/04/2010 18:36 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Las varices son venas agrandadas, retorcidas y con alto dolor superficial causado por el mal funcionamiento de las válvulas..

Esta enfermedad puede ser conocida no sólo con el nombre de várices, sino también como varicosidad o varicosis. Por definición podemos decir que las várices son venas agrandadas, retorcidas y con un alto dolor superficial causado por el mal funcionamiento de las válvulas.

Todos alguna vez hemos visto las varices, o sin ir más lejos seguramente las tenemos, estas venas alargadas son muy comunes, y aunque no representan peligro alguno no son estéticamente correctas para nuestras piernas.

Las Varices son superficiales o profundas, las primeras son visibles y pueden inflamarse, las segundas son el resultado de coágulos o inflamaciones.

CAUSAS DE LAS VARICES

Las causas de las varices pueden ser diversas; es verdad que en las venas normales las válvulas mantienen la sangre en movimiento dirigiéndola hacia el corazón, mientras que en el caso de las venas varicosas la válvulas no funcionan adecuadamente permitiendo así que la sangre se establezca y permanezca en la vena. Esta permanencia de la sangre allí lleva a un estancamiento de la misma en las venas haciendo que agranden su tamaño.

Este proceso ocurre en general en las venas de las piernas, aunque puede darse en otras partes del cuerpo. Las venas varicosas son comunes y afectan en mayor parte a las mujeres, entre las causas podemos nombrar: la tenencia de válvulas congénitamente defectuosas, la tromboflebitis y el embarazo. Factores como permanecer mucho tiempo de pie y el aumento de presión en el abdomen pueden hacer que se incrementen los riesgos de desarrollar esta enfermedad o de empeorarla.

Las Várices primarias se forman debido a válvulas congénitamente defectuosas, mientras que las várices secundarias aparecen por condiciones tales como el embarazo, entre otras. Según expertos, existen otras causas que pueden dar origen a la aparición de esta condición: la constipación y el sobrepeso son algunas de ellas.

La aparición de varices en las piernas no se da de un día para el otro, existen diversos síntomas que nos avisan cuándo éstas pueden manifestarse: dolor en las piernas, pesadez en las mismas, la aparición de venas diminutas pero muy visibles, una leve hinchazón en los tobillos, la piel en los mismos se va tornando café claro y se presentan úlceras en la piel.

TRATAMIENTO PARA LAS VARICES

Los tratamientos para reducir las várices son de índole conservadora, el médico ordena al paciente estrictamente no permanecer de pie durante mucho tiempo, elevar sus piernas cuando se encuentre descansando o durmiendo y usar muy a menudo medias elásticas

También existen tratamientos orientados a la estética, para mejorar la apariencia de las piernas, y en muchos casos se pueden recomendar cirugías como la ligadura y extirpación de venas (en donde se elimina la vena varicosa) o una escleroterapia de venas (que consiste en una inyección de solución que produce cicatrización para poder clausurar la vena afectada). Debemos informar que la extirpación de vena es un proceso largo y usualmente se realiza en pacientes que están experimentando mucho dolor o poseen varias úlceras en la piel.

Las venas varicosas tienen tendencia a empeorar con el paso del tiempo, pero con un cuidado muy estricto se puede disminuir la molestia y la progresión, también debemos decir que sin un cuidado adecuado de las varices se puede caer en la flebitis (una inflamación crónica de la vena), o se pueden originar severas úlceras en la pierna o inclusive pueden romperse las venas varicosas.

Recomendamos buscar asistencia médica si se presenta dolor intenso en las varices o si éstas empeoran o no mejoran con un auto tratamiento, también sería oportuno consultar con un médico si se presentan complicaciones más complejas como aumento de hinchazón, fiebre, enrojecimiento de las piernas o aparición de más ulceras. No nos olvidemos que las varices presentan complicaciones en la mayoría de los casos, pueden sangrar y pueden hasta formarse grandes coágulos dentro de las mismas venas, es por eso que ante cualquier síntoma que no pueda ser solucionado con un tratamiento casero debe consultarse con un especialista sin dudar.

Cuando las varices no se puedan tratar con un tratamiento casero se recomienda buscar asistencia médica sin dudar..

Cuidados para las varices

Las varices son venas dilatadas que dificultan el retorno de la sangre de las piernas al corazón. Las causas básicas de su desarrollo se desconocen, pero no sus consecuencias, pues en determinados casos las varices pueden ser invalidantes e interferir en la capacidad laboral de las personas que las sufren.

Cualquier cosa que incremente la presión de la sangre en las piernas, como estar de pie por muchas horas, aumenta el dolor. Por lo tanto, cualquier actividad que disminuya la presión sanguínea y contrarreste la gravedad, ayuda a aliviar el dolor varicoso, por eso sigue estas recomendaciones:

MANTÉN TUS PIERNAS EN ALTO:

Las várices son venas debilitadas, sin la fuerza que tuvieron antes para devolver la sangre al corazón. Entonces, debes ayudarlas, elevándolas por encima del nivel de tus caderas y apoyándolas sobre un sillón o unos cojines.

CÁMBIALAS DE POSICIÓN:

Mientras más veces en el día hagas este ejercicio, mejor será. Ponte unas medias con soporte, acuéstate boca arriba, eleva las piernas y descánsalas sobre la pared. Mantén esta posición durante dos minutos para que la sangre fluya de las várices hacia el corazón.

SUMÉRGELAS:

Aplica una compresa de agua caliente sobre la zona afectada y sin presionar, a la máxima temperatura que puedas soportar, durante dos minutos. Después aplica otra de agua fría durante medio minuto. Alterna durante diez minutos, terminando con la compresa fría.

INCLIMA TU COLCHÓN:

Coloca unas guías telefónicas bajo tu colchón al nivel de los pies, para mantener las piernas en alto mientras duermes. Pero si tienes problemas cardíacos o dificultades para respirar durante la noche, consulta a tu médico antes de ajustar tu colchón.

DATE MASAJES:

Pon los pies más elevados que el resto del cuerpo y en esta posición date un suave masaje y unos ligeros golpecitos desde el tobillo y hacia el tronco. No te des masajes fuertes, porque puedes dañar más las venas.

HAZ YOGA:

Esta disciplina ayuda a aliviar la incomodidad de las várices. Prueba este sencillo ejercicio: acuéstate boca arriba, eleva tus pies hasta el asiento de una silla, y respira lentamente por la nariz. Esto ayuda a que la fuerza de gravedad saque la sangre acumulada en las piernas.

Pero además de estos consejos caseros, hay tratamientos alternativos que pueden minimizar las várices si las practicas constantemente, y que aminoran el dolor que éstas causan. Éstas son:

MASAJES PROFESIONALES:

Un buen masaje profesional ayuda a mejorar la circulación y eliminar toxinas, y puede incluso hasta eliminarlas.

LA AROMATERAPIA:

Varios aceites esenciales tales como el romero ayudan a activar la circulación. Unas gotas de aceite de romero mezclado con aceite de masaje y aplicado con un masaje leve ayudan a prevenir y mejorar las varices.

HOMEOPATÍA Y HERBOLOGÍA:

Ambas terapias ayudan de forma natural a eliminar las varices. Hierbas como el ginko biloba son usadas en tratamientos naturales.


Sobre esta noticia

Autor:
Pedro Borrero (76 noticias)
Visitas:
18550
Tipo:
Opinión
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.