Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Ep-internacional escriba una noticia?

Van Rompuy dice que los líderes europeos han sellado un "pacto sólido para reforzar al euro"

29/10/2010 13:53 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Los líderes europeos han sellado durante la cumbre que ha concluido este viernes un "pacto sólido para reforzar el euro" gracias a la aprobación de un nuevo sistema de sanciones a los países con déficit y desequilibrios excesivos y al acuerdo para realizar una minirreforma del Tratado de Lisboa con el objetivo de hacer permanente el fondo de rescate de 750.000 millones de euros que se creó en mayo para frenar la crisis de deuda de la eurozona, según ha dicho el presidente permanente del Consejo Europeo, Herman Van Rompuy.

"El resultado más importante de la reunión es que el Consejo Europeo ha sellado un pacto sólido pacto para reforzar el euro", ha dicho Van Rompuy en rueda de prensa al término de la reunión. Por su parte, el presidente de la Comisión Europea, José Manuel Durao Barroso, ha resaltado que con el fondo permanente se logrará "más estabilidad y reforzar la capacidad de la eurozona frente a situaciones como la que hemos visto recientemente de crisis de deuda soberana".

La canciller alemana, Angela Merkel, ha coincidido en que "el euro saldrá reforzado" tras los acuerdos de la cumbre, en primer lugar gracias al "endurecimiento del Pacto de Estabilidad y Crecimiento y las posibles sanciones que se activarán casi automáticamente".

"Creo que es importante crear una clara cultura de estabilidad en Europa. Esa es la base para una buena cohesión en la UE. Europa nos hace fuertes, pero esta Europa necesita reglas. Debemos tener éxito y para eso hemos dado un primer paso importante", ha dicho Merkel.

La canciller ha sido la gran ganadora en este Consejo Europeo ya que ha logrado vencer la resistencia del resto de Estados miembros, que recelan de una nueva reforma cuando hace menos de un año que entró en vigor el Tratado de Lisboa, que tardó 10 años en ver la luz y tropezó durante su proceso de ratificación con referendos negativos en sus diferentes versiones en Francia, Países Bajos e Irlanda.

Finalmente, los Veintisiete han aceptado una "modificación limitada" del Tratado de Lisboa para hacer permanente el fondo de rescate. La reforma deberá tener en cuenta la exigencia de Berlín de que el sector privado asuma parte de la carga, es decir, que pueda haber reestructuraciones de la deuda pública y quiebras ordenadas de Estados miembros. Van Rompuy y Barroso presentarán propuestas en diciembre y los cambios deben estar ya ratificados a mediados de 2013, cuando expira el actual mecanismo temporal, según el compromiso asumido por el Consejo Europeo.

Además, Merkel ha logrado que Van Rompuy estudie la posibilidad de suspender el derecho de voto en las decisiones de la UE a los Estados miembros reincidentes en la indisciplina fiscal, pese a que la Comisión lo considera "inaceptable" y la mayoría de países, entre ellos España, se opone.

"Nos hacía falta una revisión ligera, 'light', del Tratado que facilite la tarea de nuestros amigos alemanes. No había una solución fácil", argumentó por su parte el presidente francés, Nicolas Sarkozy, para quien la decisión adoptada interesa especialmente "a todos los países que han sido atacados" por los mercados.

"A priori --ha proseguido-- este fondo de estabilización no se hace para Francia y para Alemania". Sarkozy también ha elogiado el "valor" de las decisiones económicas tomadas por el gobierno griego, el español, el portugués y el irlandés tras la crisis de deuda que les ha afectado.

"Lo que hemos querido es un refuerzo sin precedentes de la solidaridad europea. Quiere decir que esta solidaridad, incluso financiera, se mostrará en caso de ataque a un país por movimientos especulativos. Eso es una buena noticia", ha resumido Sarkozy.

NUEVOS CASTIGOS EN 2011.

Los jefes de Estado y de Gobierno han acordado que las nuevas sanciones a los países con déficit y desequilibrios excesivos, que suavizan las propuestas originales de la Comisión, se tramiten por la "vía rápida" para que se conviertan en ley y puedan empezar a aplicarse "para el verano de 2011". No obstante, estos castigos no tendrán carácter retroactivo y no se impondrán a los Estados miembros que, como España, ya están expedientados por déficit excesivo.

El nuevo sistema de sanciones "permitirá mejorar la disciplina presupuestaria, ampliar la vigilancia económica, intensificar la coordinación, y constituir un marco sólido de gestión de crisis y unas instituciones más fuertes", según se recoge en las conclusiones del Consejo Europeo. "El resultado será un fortalecimiento sustancial del pilar económico de la UEM, que consolidará la confianza y contribuirá así al crecimiento sostenible, al empleo y a la competitividad", añaden.

Los nuevos castigos no serán casi automáticos como defendía la Comisión, sino que se deja más tiempo a los países incumplidores para corregir sus problemas y se da más peso a las decisiones políticas del Consejo Ecofin a la hora de lanzar el expediente sancionador. El presidente del Banco Central Europeo (BCE), Jean-Claude Trichet, partidario de una mayor dureza, se ha negado a suscribir la reforma. Trichet se opone además a que el mecanismo permanente incluya quiebras controladas de países.

El acuerdo, alcanzado por los ministros de Economía de la UE el pasado 18 de octubre, fue posible después de que Alemania cambiara de bando y apoyara la postura más flexible de Francia, Italia o España.

Cuando entre en vigor la reforma, por primera vez, los castigos podrán lanzarse incluso antes de que se supere el umbral del 3% de déficit público previsto en el Pacto de Estabilidad. Si un país no realiza los ajustes necesarios para llegar al equilibrio presupuestario, se le obligará a bloquear un depósito generador de intereses.

Pero la decisión de iniciar un procedimiento por déficit excesivo la seguirán tomando los ministros de Economía de la UE por mayoría cualificada, con lo que podrán vetar cualquier propuesta de Bruselas.

Cuando se lance el expediente, se dará al Estado miembro en cuestión 5 meses para corregir la situación antes de aplicar las sanciones. También cuando sobrepase el umbral del 3% se le volverán a dar 6 meses antes de pasar a la siguiente fase sancionadora, que consistirá en bloquear los intereses del depósito. El depósito se convertirá en multa si el Gobierno no adopta medidas.

Una vez activado el proceso sí aumenta el automatismo, ya que las propuestas de sanciones presentadas por Bruselas se considerarán adoptadas a menos que el Consejo las rechace por mayoría cualificada.

El acuerdo de los ministros de Economía no concreta la cuantía de las multas sino que las deja a una negociación posterior. El Ejecutivo comunitario había propuesto una multa del 0, 2% del PIB (2.000 millones de euros en el caso de España).

Además, un país que no supere el umbral del 3% de déficit pero que tenga una deuda por encima del 60% podrá ser objeto de un expediente por déficit excesivo si no ha logrado rebajarla en un determinado porcentaje durante los tres últimos años. Pero el acuerdo tampoco fija el porcentaje de recorte y lo deja a un acuerdo posterior por las reticencias de países con alta deuda como Italia y Bélgica.

También habrá multas para los países con problemas de competitividad a las que inicialmente se oponía España. Pero también en este caso se diluyen las propuestas de Bruselas porque las nuevas sanciones sólo se aplicarán a los países que de manera repetida no hagan caso de las recomendaciones de la UE para, por ejemplo, acabar con una burbuja inmobiliaria.


Sobre esta noticia

Autor:
Ep-internacional (92541 noticias)
Visitas:
1239
Tipo:
Suceso
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.