Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Marcela Toso escriba una noticia?

Vaginismo:la mayoría de las causas son psicológicas

20/09/2009 23:27 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Imposibilidad de concretar acto sexual, contracción músculos de la vagina, causas, vaginismo primario y motivos, vaginismo secundario: causas, tratamiento,

VAGINISMO: LA MAYORÍA DE LAS CAUSAS SON PSICOLÓGICAS El vaginismo es la imposibilidad de realizar el acto sexual debido a la contracción involuntaria de los músculos del tercio inferior de la vagina. En algunos casos, las mujeres que lo padecen gozan de los juegos sexuales, e incluso alcanzan el orgasmo, siempre que no se produzca el coito.

La mayoría de las causas del vaginismo son psicológicas: la falta de información sexual o falta de comunicación que conducen al miedo; experiencias traumáticas, violación y abusos sexuales; temor al embarazo o a contraer enfermedades de transmisión sexual, entre otras.

El vaginismo está clasificado en:

Vaginismo primario: Ocurre cuando una mujer nunca ha sido capaz de tener relaciones sexuales o lograr cualquier tipo de penetración. Es comúnmente descubierta en las adolescentes y mujeres de alrededor de veinte años, ya que es la etapa, en el mundo occidental, cuando ellas intentan el uso de tampones, tener relaciones sexuales, o van al médico para practicarse una prueba del Papanicolau.

Una mujer puede tener vaginismo y no darse cuenta de que lo experimenta hasta el momento en que intenta tener una penetración vaginal. Es probable que piense que la penetración debe ser naturalmente sencilla o ignore la condición.

Algunas de las razones que lo pueden ocasionar son:

  • abuso sexual;
  • haber sido enseñada de que el sexo es inmoral o vulgar;
  • miedo al dolor asociado con la penetración, particularmente con la ruptura del himen durante el primer intento de relación sexual;
  • experiencias traumáticas en la infancia (no necesariamente de naturaleza sexual).

Vaginismo secundario: Sucede cuando una mujer, que previamente ha sido capaz de lograr la penetración vaginal en forma normal, de repente se siente incapaz de ello. Esto puede ser por causas físicas -infecciones vaginales, trauma durante el parto, secuelas tras cirugía ginecológica- o por causas psicológicas.

El tratamiento es igual para el vaginismo primario como secundario, aunque los casos en que previamente se haya podido lograr una penetración de forma satisfactoria, son un factor que predispone a que la afección se solucione con mayor rapidez.

Tratamiento

Existe una gran variedad de motivos que contribuyen al desarrollo del vaginismo. Estos pueden ser físicos, psicológicos o ambos, y el tratamiento requerido depende de la causa de la aparición de la enfermedad. Como cada caso es diferente, es conveniente una terapia individual.

Esta afección no empeora necesariamente por falta de tratamiento, a menos que la mujer continúe intentando la penetración a pesar del dolor. Algunas mujeres prefieren abstenerse de la práctica del sexo, antes que buscar tratamiento para resolver el problema.

Si bien se han llevado a cabo pocas pruebas controladas, muchos estudios científicos ratifican la eficacia del tratamiento para el vaginismo. En todas las situaciones en las cuales se utilizó la insensibilización sistemática, también conocida como dilatación, la tasa de éxito alcanzó entre el 90-95% e incluso el 100%.

Es recomendable que el vaginismo se trate tanto física como emocionalmente, ya que se trata de una enfermedad fisio-psicológica.

Según los estudios cualitativos de Ward y Ogden sobre el vaginismo (1994), muchas personas -incluso algunos profesionales- no están enterados de las dificultades emocionales que se asocian a una mujer con vaginismo, entre las cuales se encuentran la baja auto-estima, miedos y depresión. Es importante tratar estos aspectos.

En cuanto al tratamiento físico para los espasmos musculares, se pueden incluir ejercicios de focalización sensorial, la exploración de la vagina a través del tacto y la desensibilización con dilatadores vaginales. La dilatación consiste en insertar objetos, en general de forma fálica en la vagina con la ayuda de lubricantes artificiales; los objetos utilizados van aumentando gradualmente de tamaño conforme la mujer progresa.

En algunos casos, el terapeuta físico aconseja tomar medicamentos para controlar la ansiedad o relajantes musculares.

La mujer puede elegir el auto tratamiento en su casa o buscar la ayuda de un(a) terapeuta.

  1. Fuente: Reissing E. et al. (1999) Does vaginismus exist? A critical review of the literature The Journal of Nervous and Mental Disease 187 (5): 261-271

Sobre esta noticia

Autor:
Marcela Toso (3015 noticias)
Visitas:
11603
Tipo:
Nota de prensa
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.