Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Dr. Pedro Galo Aguilar escriba una noticia?

Vacunas en frutas y vegetales

06/09/2009 00:36 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Científicos mexicanos han desarrollado vacunas colacadas en plátanos y jitomates contra hepatitis B, rotavirus, paludismo y otras enfermedades

La humanidad se ha valido históricamente de distintas clases de vegetales con la finalidad de emplearlos en decoración, como alimento o para dar alivio a enfermedades, por lo que ha sido labor ancestral la selección y mejoramiento de especies frutales o medicinales para obtener de ellas el mayor beneficio posible.

Con el paso del tiempo han evolucionado las técnicas y fines con que se realiza esta elección, de modo que ahora es común hablar de "plantas transgénicas", las cuales, de acuerdo al Dr. Miguel Ángel Gómez Lim, especialista del Departamento de Ingeniería Genética de Plantas de la unidad Irapuato (occidente de México) del Centro de Investigación y Estudios Avanzados del Instituto Politécnico Nacional (Cinvestav), son "especies vegetales a las que se les ha introducido un gen (unidad de información biológica) para conferirles nuevas propiedades, ya sea mayor valor nutricional o resistencia a plagas, entre otras".

Yendo todavía más lejos, el especialista, egresado de la Facultad de Ciencias de la UNAM y doctor por el Departamento de Botánica de la Universidad de Edimburgo (Escocia), ha trabajado con su equipo en la elaboración de frutos provistos con vacunas para distintas enfermedades, de modo que abre las puertas a una novedosa técnica que no sólo facilita la producción de métodos de inmunidad, sino que mejora su transportación a regiones de difícil acceso y asegura su conservación.

¿Cómo se concibió esta idea? El Dr. Gómez Lim contesta: "surgió de ver a la gente darle papilla de plátano a sus hijos. Nos preguntamos si al mismo tiempo que los bebés y niños más grandes se alimentaban, podían recibir algún medicamento, como una vacuna que estuviera contenida en el vegetal".

Fábricas biológicas

Aunque es reciente el uso de plantas como generadoras de compuestos de interés médico, luego de ser manipuladas genéticamente, en los hechos esta biotecnología gana terreno y adeptos debido a que se trata de una propuesta muy rentable si se compara con el alto costo con que se obtienen muchas sustancias de uso farmacéutico, hecho que limita su disponibilidad y aplicación de manera habitual.

Además, se trata de una opción más segura que otras ya establecidas, como la obtención de sustancias sintetizadas por bacterias, ya que mientras los microorganismos generan elementos que no son iguales que los esperados, algunos frutales resultan sumamente fieles para multiplicar los compuestos deseados.

A este respecto, llama la atención saber cómo han logrado los investigadores mexicanos crear estas "biofábricas", a lo que el Dr. Gómez Lim acota: "Básicamente utilizamos embriones vegetales o pequeños segmentos de hojas a los que incubamos con una bacteria (Agrobacterium tumefaciens), a la que previamente se le ha introducido el gen que deseamos integrar a la planta; el microorganismo, en forma natural, transfiere la información genética".

El material que se introduce a las plantas es inofensivo, pero como es tomado de un virus o bacteria que generan enfermedades, los frutos producidos obligan a quien los consume a crear defensas ante el "invasor", tal y como ocurre con cualquier otra vacuna. En concreto, se ha trabajado con plátanos y jitomates que crean inmunidad ante hepatitis B, rotavirus, amebiasis, cáncer, paludismo y cólera.

El científico señala que desde fines del siglo XX se han realizado ensayos con este tipo de frutos en Estados Unidos, y hasta la fecha no se tiene registro de efectos negativos. En lo que respecta a México, explica que "en el Cinvestav de Irapuato tenemos actualmente gran cantidad de frutos, tanto de plátano como de jitomate, que contienen vacunas contra hepatitis B, rotavirus y paludismo, contando con el permiso de la Secretaria de Salud".

Múltiples ventajas

La inmunización masiva de la población enfrenta varias dificultades, ya que hay altos costos en la elaboración de algunas vacunas, mismas que tienen mala distribución en lugares de difícil acceso o que pueden perder su efectividad al carecer de procedimientos de refrigeración adecuados.

Asimismo, la Organización Mundial de la Salud (OMS) ha recomendado la búsqueda de alternativas para sustituir la administración de estos productos farmacológicos a través de inyecciones, ya que se ha encontrado que en algunos países hasta 30% de las inmunizaciones se realizan con jeringas no estériles, hecho muy grave si se considera la incidencia de un problema tan relevante como el sida.

Ante esto, las vacunas en frutas cuentan con varias ventajas: no exigen gastos en infraestructura, ya que requieren los mismos sistemas de cultivo, cosecha y conservación empleados por la industria de alimentos; los mecanismos naturales de conservación del fruto garantizan la protección de la vacuna ante cambios de temperatura, y su practicidad facilita su transportación y conservación.

Además, no sólo reducen el riesgo de contagio de infección por VIH (sida), sino que al consumirse vía oral dan inmunidad directa a las mucosas de la garganta, las cuales, en múltiples ocasiones, son la barrera que hace frente por primera vez a microorganismos invasores.

Respecto a la distribución de estos frutos, el Dr. Miguel Ángel Gómez Lim explica que "sería a través de campañas de vacunación como las actuales, y se proporcionarían frescos, ya sea como puré pasteurizado o emulsión; sin embargo, es muy importante aclarar que los productos vegetales que hemos generado no serán consumidos como alimentos comunes, ya que las vacunas, aunque se encuentran en una planta comestible, son productos médicos controlados".

Por supuesto, una investigación de este tipo ha despertado el interés de la Secretaria de Salud, que se encuentra muy al pendiente de los resultados, pero también cuenta con la colaboración de la sede en Cuernavaca del Instituto Nacional de Salud Pública, del Instituto Nacional de la Nutrición, la Universidad Nacional Autónoma de México y algunas instituciones de educación superior de Estados Unidos, Inglaterra, Australia e Italia.


Sobre esta noticia

Autor:
Dr. Pedro Galo Aguilar (54 noticias)
Visitas:
19987
Tipo:
Nota de prensa
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.