Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Tiempodeesperanza escriba una noticia?

Vacaciones para la familia

16/05/2010 19:13 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

En el ambiente familiar, es necesario evitar que surjan malentendidos, o que se produzcan heridas que alejan a las personas. Y nada mejor que una pausa semanal para aliviar esa carga, en una verdadera oportunidad de recomenzar, de reaproximarse

La pausa semanal para restaurar las relaciones.

Cada fin de año sucede lo mismo. Millones de personas toman las congestionadas rutas o se embarcan en vuelos repletos, a fin de encontrarse con sus familias. Las vacaciones son un momento muy esperado por muchas personas: son utilizadas para hacer una pausa, matar la nostalgia, recibir abrazos y dar regalos. Pero ¿sabías tú que las vacaciones no necesitan ser anuales? ¿Sabías que existe un tipo semanal de “vacaciones”?

El mundo necesita de esa pausa tanto como el trabajador fatigado necesita de un descanso. Debido a la carrera de cada agitado día, las relaciones humanas se van deteriorando; los lazos sociales se vuelven más frágiles. Internet se hace presente para acercar a los distantes y alejar a los que están más cercanos. Falta el tiempo. Falta el diálogo. Falta la relación real con un sabor de humanidad.

En el Salmo 46:10, Dios nos da un consejo en formato de orden: “Quédense quietos, reconozcan que yo soy Dios”. Las personas están perdiendo la capacidad de calmarse. Tienen dificultades para pisar el freno y concederse unas vacaciones. Una pausa para la charla despreocupada, olvidándose del incesante girar de las manecillas del reloj. Un tiempo para acercarse, para pasear tomados de las manos, para contar las estrellas u observando las flores. Pero ¿qué vacaciones son estas?

Una conocida revista semanal hace poco publicó lo siguiente:

“Dependiendo del momento que estés atravesando en la relación con tus padres, con tus hijos o con tu cónyuge, te gustará más o menos esta idea, pero la medicina ya se rindió completamente a ella: tu familia está en el centro de tu salud y tiene una función determinante en tu bienestar físico y mental a largo plazo. [...] Uno de los descubrimientos más comprobados es que los niños que crecen en un ambiente de contención y seguridad emocional, en general, están provistos de un mayor sentido de integración social y son más capaces de regular su propio comportamiento a fin de mantener la salud del cuerpo y de la mente, independientemente del apoyo de otras personas”.

El apóstol Pablo, al narrar el momento de tranquilidad que vivió con sus amigos, nos revela qué clase de “vacaciones” semanales son estas: “El sábado salimos a las afueras de la ciudad [de Filipos, donde no había iglesia], y fuimos por la orilla del río, donde esperábamos encontrar un lugar de oración. Nos sentamos y nos pusimos a conversar con las mujeres que se habían reunido” (Hechos 16:13).

Este es el tipo de pausa de la que carecen las personas: reservar el séptimo día para salir de la ciudad, ir a la vera del río (o a cualquier lugar tranquilo), orar, sentarse y conversar. Un día de esperanza para las relaciones desgastadas, para las familias desunidas, para los matrimonios que apenas comparten el mismo techo. Un día para buscar la unión con Dios, que nos une a los semejantes. No es necesario manejar o tomar un avión para disfrutar de esas “vacaciones”. El sábado viene hacia nosotros cada semana. Es un regalo temporal que Dios nos ofrece a fin de fortalecer las relaciones y darle sentido a la vida.

En el ambiente familiar, es necesario evitar que surjan malentendidos, o que se produzcan heridas que alejan a las personas. Y nada mejor que una pausa semanal para aliviar esa carga, en una verdadera oportunidad de recomenzar, de reaproximarse. Con la puesta del sol del viernes, al comenzar cada nuevo sábado (ver. Marcos 1:32 y Levítico 23:32), deben quedar en el olvido el rencor, el resentimiento y los pequeños roces que se acumulan y que pueden amargar la vida.

El sábado es el paso hacia atrás para dar un salto delante hacia una existencia plena, llena de significado y de realizaciones. Es la pausa que provee fuerzas a fin de continuar con más determinación. El sábado es el día de la esperanza. Es el día semanal de vacaciones para la familia. ¡Disfrútalo!–Michelson Borges.


Sobre esta noticia

Autor:
Tiempodeesperanza (1 noticias)
Visitas:
1750
Tipo:
Opinión
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.