Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Dr. Pedro Galo Aguilar escriba una noticia?

Usos terapéuticos de la Vitamina C

02/09/2009 23:56 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

La vitamina C ayuda a prevenir y tratar enfermedades como SIDA, Cáncer, Autismo e intoxicaciones de manera efectiva

Usos Terapéuticos de la Vitamina C

Desde su descubrimiento, la Vitamina C ha sido considerada por algunos como la “panacea universal”. Otros defensores de la vitamina C consideran que dada de la manera correcta, con la técnica apropiada, en frecuentes dosis suficientes, en altas dosis con ciertos agentes adicionales y por un largo periodo de tiempo puede prevenir e incluso curar un amplio rango de enfermedades comunes o letales, como el resfriado común y enfermedad cardíaca.

Probablemente el hecho más controversial es el rol putativo del ascorbato en el manejo del SIDA, permanece sin ser resuelto, a más de 16 años de estudios publicados en los Procedimientos de la Academia Nacional de Ciencias de los Estados Unidos, demostrando que dosis no tóxicas de ascorbato suprimen la replicación del HIV en Vitro.

En modelos animales intoxicados con plomo, la vitamina C ha demostrado “efectos protectores” sobre las anormalidades musculares y nerviosas inducidas por la intoxicación con plomo. En fumadores, los niveles sanguíneos de plomo disminuyen un 81% en promedio, cuando son suplementados con 1000 mg de vitamina C, mientras que 200 mg son inefectivos, sugiriendo que la vitamina C en suplementos puede ser una económica y conveniente ventaja para reducir niveles de plomo en sangre. La revista de la Asociación Americana Medica publicó un estudio en el cual concluyó, basado en el análisis de los niveles de plomo sanguíneo en sujetos del estudio NHANES III (Third National Health Examination Survey) que la relación independiente e inversa entre los niveles de plomo y vitamina c en plasma, de ser causal podría tener implicaciones públicas en salud para el control de la intoxicación por plomo.

La vitamina C ha limitado su popularidad como tratamiento para los síntomas generados por al Autismo. Un estudio en 1993, de 18 niños con Autismo encontró la disminución de algunos síntomas posterior al tratamiento con vitamina C.

Ensayos clínicos pequeños han encontrado que la vitamina C podría mejorar la cuenta, motilidad y morfología del esperma en hombres infértiles. Así como mejorar las funciones inmunes relacionadas a la prevención y tratamiento de enfermedades asociadas a la edad.

Un estudio preliminar publicado en los Anuales de Cirugía (USA), encontró que la administración y suplementación con antioxidante usando α -tocoferol y ácido ascórbico reduce la incidencia de falla orgánica y acorta la estadía en UCI en este cohorte de pacientes quirúrgicos críticamente enfermos.

Como tratamiento anticáncer puede utilizarse por via intravenosa con excelentes resultados

El Ácido Dehidroascorbico, la principal forma de la vitamina C oxidada en el cuerpo, ha demostrado reducir los déficit neurológicos y mortalidad seguidas a accidentes cerebrovasculares, debido a su habilidad para cruzar la barrera hematoencefálica, mientras que la vitamina C o el L-ascorbato no logra atravesar esta barrera. En un estudio publicado por el Proccedings of the Nacional Academy Sciences en el 2001, los autores concluyeron que “una estrategia farmacológica de incrementar los niveles cerebrales de ascorbato en accidentes cerebrovasculares tiene el potencial enorme para representar la traducción oportuna de investigación básica en una terapia relevante para accidentes cerebrovasculares en humanos.

En Enero del 2007, la FDA Food and Drug Administration aprobó un ensayo de toxicidad fase I para determinar dosis seguras de vitamina C intravenosa, como posible tratamiento para el cáncer en quienes se han agotado otros tratamientos y opciones convencionales.

En Febrero 2007, un estudio no controlado de 39 pacientes con cáncer terminal, mostró que sobre cuestionarios subjetivos, los pacientes reportaron una mejoría en salud, síntomas del cáncer y funciones diarias después de la administración de altas dosis de vitamina C intravenosa. Los autores concluyeron que “aunque existe aun la controversia en relación a los efectos anticancerosos de la vitamina C, el uso de la misma es considerado una terapia segura y efectiva para mejorar la calidad de vida de pacientes con cáncer terminal.

En Agosto del 2008, un artículo publicado en Procedings of the Nacional Academy of Sicences por Mark Levine y colaboradores del Instituto Nacional de Diabetes y enfermedades del Riñón, encontraron que la inyección directa de altas dosis de vitamina C reduce el peso y crecimiento del tumor en 50% en modelos de ratones con cáncer de ovario, cerebro y pancreático.

Requerimientos diarios

El ser humano parece ser extremadamente eficiente en la reutilización de la vitamina C, por lo que sus requerimientos son 50 veces menores que en el resto de los simios. Al ser una vitamina hidrosoluble su eliminación por el riñon por diuresis es extremadamente eficaz, por lo que los excesos se pueden eliminar en menos de cuatro horas. Todo ello hace que haya muy poco consenso en cual es la cantidad mínima y la cantidad máxima. Prueba de ello tenemos las siguientes referencias:

  • 40 miligramos por día: Food Standards Agency del Reino Unido
  • 45 miligramos por día: La Organizacion Mundail de la Salud
  • 60–95 miligramos por día: National Academy of Sciences de los Estados Unidos. Según este organismo no se deben exceder los 2000 miligramos por día.
  • 400 miligramos por día (mínimo): the Linus Pauling Institute
  • 1.000 miligramos por día: Profesor Roc Ordman, para la investigación de los radicales libres.
  • 3.000 miligramos por día (hasta 300.000 mg para enfermos): Fundación para la vitamina C.
  • 6.000–12.000 miligramos por día: Thomas E. Levy Colorado Integrative Medical Centre.
  • 6.000–18.000 miligramos por día: Dosis que ingería Linus Pauling.
  • 3.000–200.000 miligramos por día: Robert Cathcart va subiendo la dosis hasta que aparece una diarrea. Entonces recomienda la dosis más elevada que no cause diarrea al paciente.

Dr. Pedro Galo Aguilar


Sobre esta noticia

Autor:
Dr. Pedro Galo Aguilar (54 noticias)
Visitas:
19783
Tipo:
Opinión
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.