Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Oscar Poe escriba una noticia?

Uruguay, su diáspora

06/12/2011 19:30 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Uruguay es una nación que tiene su propia diáspora, pues cerca de la mitad de sus ciudadanos viven en el extranjero..

... y la principal razón es un mal común por estas épocas: el económico. Pero en segunda instancia pesa la falta de inserción participativa en la toma de decisiones, de parte del ciudadano inquieto, quien desea una sociedad más justa, equitativa, y de mejor calidad de vida.

Diáspora significa herrar con identidad por territorios que no son los propios, y se identifica la palabra principalmente con el pueblo judío, por ser quien anduvo siglos por el mundo sin poseer un lugar propio. Pero esa diáspora contenía mucho de religioso, no como la uruguaya.

Casi la mitad de los poco más de seis millones nacidos en la Banda Oriental del Uruguay viven en el exterior, con un promedio de instrucción educativa mayor, y de menor edad que sus compatriotas, los que optaron por quedarse o no pudieron irse.

En una palabra, gran parte de los jóvenes e instruidos han tomado la decisión de partir, quedando una nación de mayores con conocimientos básicos, aunque el trato educado es un signo distintivo en general.

Es curioso que sin guerras, o conflictos religiosos, un país se quede diezmado de gente joven, y éste es el caso de la nación más pequeña de Sudamérica.

Por ello la sociedad uruguaya es triste, pues pena su crónico duelo, el de tener sus hijos fuera y lejos.

La razón de semejante anomalía es la rígida estructura de la base económico/social misma, donde cincuenta familias con cien mil capataces han decidido históricamente el manejo de una nación, creando una suerte de aristocracia cuyos acuerdos se realizan fuera de las mira-das del pueblo.

El Partido Colorado y el Partido Blanco se estuvieron sucediendo en el poder sin mayores variantes, sólo detalles cosméticos distinguían a uno del otro. La poca riqueza se distribuía siempre entre las mismas manos.

Casi como el caso del rey francés el Estado era ellos, y en el manejo de las empresas estatales siempre estaban apellidos muy conocidos de la sociedad uruguaya, para el resto sólo les quedaba penar detrás de una posibilidad, la de conseguir donde acomodarse bajo el padrinazgo de algún poderoso apellido.

A fines de los sesenta un grupo de jóvenes disconformes crearon una organización clandestina llamada Tupamaros, que propiciaba la revolución armada tipo cubana a fin de cambiar las cosas, pero fueron eliminados por acción de las fuerzas armadas con colaboración de la gente común, aquella de baja instrucción y capacidad intelectual, pero imbuidas de un alto falso patriotismo.

Los Tupamaros no habían calculado el férreo espíritu ultra conservador del pueblo, y ese error fue fatal. Luego de aquellos sucesos vino el tiempo de letargo, el reacomodamiento de nuevamente caer en lo mismo, con la resignación como perspectiva futura. El latir del día a la semana, luego el mes, para acumular años sin mayores cambios.

Colorados y Blancos acordaron con los militares para no “revolver” el pasado, y así devino la “democracia”, amañada desde un principio.

Luego de asumir el partido Colorado, todo se retocó para que quede igual, y el sucesor; Partido Blanco; continuó la línea. Otra vez asume luego el Partido Colorado, con el mismo candidato, y todo sigue de candombe igual.

Por fin toda la izquierda comprende que debe unirse, y de allí nace el Frente Amplio, que tras trabas y juego poco transparente, va comenzando a sumar elección tras otra, logrando llegar a la intendencia de Montevideo.

Elecciones presidenciales y en la primera vuelta el Frente saca el 47% de los votos, casi allí de obtener el triunfo, pero una alianza “impensable” entre los supuestos rivales históricos -Blancos y Colorados dan por tierra con las aspiraciones de los izquierdistas moderados.

Jorge Batlle, el candidato de los colorados, gana en la segunda vuelta, quedando para el 2005 la revancha.

Éste presidente hijo, nieto, y bisnieto de presidentes, hizo una sosa presidencia, con un episodio ridículo con respecto a la Argentina, pero obtuvo un sólo punto a favor, puso de Ministro de Economía a una persona muy inteligente, sencilla, y preparada: Danilo Astori.

En el 2005 gana el Frente Amplio, con Tabaré Vásquez a la cabeza, y entre otra de las buenas decisiones dejó que continuara el mismo Ministro de Economía. Con ello le dio a la nación una prolija continuidad, pues el estado de las cosas en general no estaba muy sólido, y afianzar consolidando era la primera acción del Frente.

Entre los miembros directos del nuevo gabinete se encontraba un viejo Tupamaro, Mujica; personaje pintoresco por su forma sencilla y gauchesca de expresarse. Desde el Ministerio de Agricultura y Ganadería la acción desarrollada por Mujica no es sumamente destacable, ni tampoco errónea, pero su figura muy personal era referente y consulta a cuanto problema hubiese.

El gobierno de Tabaré Vásquez es para Uruguay el tránsito intermedio entre lo viejo y desgastado con lo nuevo por venir, al menos así parece ocurrir, pues su negativa a autorizar el aborto legal lo confirma finalmente como un timorato, alguien más preocupado por no “despeinarse políticamente” que dar soluciones a los problemas.

Mujica asumió como presidente en el 2010, con la posibilidad de crear condiciones para que se revierta la historia, de la diáspora, pero por el momento logró frenar el éxodo, bien no se sabe si por sus aciertos o porque el mundo ya no admite más extranjeros, menos los de origen latino.


Sobre esta noticia

Autor:
Oscar Poe (92 noticias)
Visitas:
986
Tipo:
Opinión
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.