Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Diariodesalud escriba una noticia?

Cómo Uruguay evitó el colapso de su sistema de salud

26/05/2021 22:10 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

BBC MUNDO. - Además, el hecho de que su primera ola de contagios de covid-19 recién comenzara a levantarse en noviembre, más tarde que en la mayoría de los países, le permitió a Uruguay prepararse para recibirla.

Por ejemplo, la Administración de Servicios de Salud del Estado (ASSE), el principal prestador público de salud del país que atiende a 43% de la población, aumentó más del doble su capacidad de camas de cuidados intensivos.

También multiplicó sus camas de cuidados intermedios con unidades respiratorias.

Por otro lado, habilitaron a médicos de otras especialidades a trabajar en cuidados intensivos bajo la supervisión de especialistas y adaptaron los hospitales para atender a pacientes de covid-19 separados del resto.

Cuando las unidades de cuidados intensivos de un hospital llegan al máximo de ocupación, explica, una coordinadora central deriva los pacientes que requieran esa atención a otros nosocomios de la red pública o contrata camas en centros privados.

Hasta este martes, 77% del millar de camas de cuidados intensivos en Uruguay estaban ocupadas; cerca de la mitad por pacientes de covid-19, según datos oficiales.

El país ha mantenido así la ocupación de sus camas de cuidados intensivos por debajo del 80% de capacidad, la «línea roja» que los expertos piden evitar pasar.

«Muy estresado»

Con 3, 5 millones de habitantes, uruguay sumaba hasta el martes 3.922 muertes por coronavirus.

Si bien ha encabezado la estadística de Our World in Data por nuevos decesos en las últimas semanas, el país está lejos de liderar el ranking por muertes totales cada millón de habitantes desde el inicio de la pandemia.

No obstante, los expertos se preocupan por la forma como se aceleraron las cifras.

Uruguay tuvo apenas 181 fallecidos por covid-19 durante todo 2020. Pero últimamente ha sumado 1.000 muertes nuevas cada 18 días en promedio.

Esto es atribuido a diferentes factores, incluida la entrada al país de la variante de preocupación P.1 de coronavirus detectada inicialmente en Brasil.

Esta variante más contagiosa apareció en 99% de las muestras a pacientes de covid-19 analizadas en Uruguay en las dos primeras semanas de mayo por un grupo de vigilancia genómica, informó el Instituto Pasteur Montevideo.

En simultáneo, los uruguayos relajaron este año las medidas de precaución y distanciamiento social que habían adoptado al inicio de la pandemia.

Varios expertos han reclamado al gobierno que limite más la movilidad y la actividad para reducir la curva de contagios.

Pero el presidente Luis Lacalle se niega a ordenar un confinamiento general o cuarentena como en otros países y en cambio adoptó restricciones según el sector de actividad.

El país avanzó desde febrero en la vacunación contra el coronavirus: 46% de su población había recibido al menos una dosis hasta el lunes y 28% todas las dosis prescritas.

Algunos sostienen que en medio de la crisis actual el sistema de salud uruguayo redujo su calidad de atención por el aumento de la demanda, con demoras para atender a pacientes o recibirlos en hospitales.

«Si bien no ha colapsado, el sistema está muy estresado», advierte Zaida Arteta, una profesora de enfermedades infecciosas de la Universidad de la República y secretaria del comité ejecutivo del Sindicato Médico del Uruguay.

«No sé cuántas (personas) podían no haber muerto si todos se asistieran en las condiciones ideales, en las cuales no estamos», dice Arteta a BBC Mundo.

En los servicios estatales de salud se han registrado entre cuatro a seis casos de pacientes que fallecieron sin la debida asistencia, ya sea por decisión propia como por posible «mala praxis» que se investiga, señala Eduardo Henderson, gerente general de ASSE.

Sin embargo, asegura que se mantuvo un nivel de asistencia acorde a la crisis sanitaria y que incluso el país se preparó para un escenario de ocupación de cuidados intensivos superior al 80%.

«¿Por qué no se llegó a ese 80%? Porque en forma paralela al aumento de ingresos a cuidados intensivos íbamos habilitando nuevas camas», concluye. «No esperamos a estar saturados para implementar medidas».


Sobre esta noticia

Autor:
Diariodesalud (7900 noticias)
Fuente:
diariodesalud.com.do
Visitas:
1316
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Etiquetas

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.