Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Ep-internacional escriba una noticia?

La UNMIN termina su despliegue en Nepal

15/01/2011 09:17 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

La Misión de Naciones Unidas en Nepal (UNMIN) pone fin este sábado después de casi tres años a su despliegue en el país bajo la amenaza de una fractura del proceso de paz, que ha obligado a la ONU a desarrollar mecanismos adicionales de seguimiento por los "riesgos" todavía existentes y que podrían agravarse si las autoridades nepalíes no consiguen "llenar el vacío" que a buen seguro va a dejar la UNMIN, según ONG.

La UNMIN inició su despliegue en Nepal el 23 de enero de 2007, poco después del final de la revolución armada que desembocó en el triunfo por la vía democrática de los antiguos rebeldes maoístas liderados por Prachanda. Durante su despliegue, la UNMIN ha supervisado el desarrollo democrático del país y la implantación del Acuerdo de Paz Integral de noviembre de 2006, comenzando con la celebración de la Asamblea Constituyente que proclamó al ex lider guerrillero primer ministro de Nepal e inició los trámites necesarios para abolir la monarquía en el país.

Durante estos meses y según los observadores internacionales, la UNMIN ha ejercido una influencia estabilizadora en el país durante un período muy volátil. "Su marcha crea un vacío, y la cuestión ahora es si el Gobierbno es capaz de cubrirlo", estimó el investigador de la ONG Human Rights Watch, Thej Thapa, quien recuerda que el país lleva más de seis meses bajo un Gobierno interino, que hasta ahora todos los intentos (dieciséis) de designar a un nuevo primer ministro han fracasado, y que el proceso para desarrollar la nueva Constitución se encuentra bloqueado.

"RIESGOS EVITABLES"

Hace cinco días, en una sus las últimas comparecencias como representante del secretario general de Naciones Unidas en Nepal, Karin Landgren reconoció que "ninguna de las partes ha realizado progresos significativos" y pidió un consenso "aunque fuera de última hora" para resolver el aspecto más alarmante del proceso de paz: la supervisión de las diferentes fuerzas armadas y arsenales tras la retirada de la UNMIN.

Este problema se añade a las dudas sobre el compromiso de las partes a la hora de completar la nueva Carta Magna. "Son riesgos, pero creo que pueden y deben evitarse", indicó Landgren, quien reiteró sin embargo que Naciones Unidas considera en modo alguno que el país corra peligro de volver a protagonizar un conflicto armado ya que "los dramáticos avances políticos" obtenidos por los partidos políticos nepalíes "ya no tienen marcha atrás".

DESARME

En virtud del Acuerdo de Paz Integral, más de 19.000 ex combatientes maoístas, ahora conocidos como el Partido Unificado Maoísta de Nepal deben ser reintegrados dentro del aparato de seguridad del estado. Sin embargo, a día de hoy siguen sin definirse las condiciones específicas de este proceso: no se sabe ni cuántos ni cómo ni cuándo se incorporarán los ex guerrilleros.

Más sobre

Existen roces entre militares y los maoístas sobre el proceso de incorporación. Los ex combatientes quieren pasar a engrosar automáticamente en las filas del Ejército, mientras los comandantes exigen que primero rellenen la solicitud correspondiente. Naciones Unidas seguirá supervisando la situación tras la marcha de la UNMIN, pero desde la distancia.

"Se necesita urgentemente un acuerdo ampliamente aceptable para asegurar que las cometencias de la UNMIN en materia de supervisión y resolución de disputas se transfieren de manera exitosa", explicó la analista de la oficina del Centro Carter en Katmandú, Sarah Levit-Shore.

Otros observadores advierten de los "problemas psicológicos" que comportará la salida de la UNMIN entre la opinión pública, tal y como estima el presidente del Centro de Estudios Contemporáneos de Nepal Lok Raj Baral, quien sin embargo cree que las perspectivas de una paz duradera en el país todavía no se encuentran "sustancialmente amenazadas".

Todos coinciden en el principal obstáculo para que maoístas y Ejército alcancen un acuerdo es la desconfianza que anida en los respectivos sectores 'duros'.

"Los deseos de paz de la población podrían animarnos a resolver nuestras diferencias", indicó el portavoz militar Ramindra Chhetri. Su homólogo maoísta, Dina Nath Sharma, no responsabiliza al Ejército, sino a los partidos políticos, quienes "no están interesados en resolver el proceso de paz" y en su lugar intentan evitar lo más posible las negociaciones para obtener un beneficio político.

Las divisiones dentro de cada grupo, en particular en el seno de los maoístas, son otro factor a tener en cuenta para explicar de este ambiente suspicaz. "Los cadres bélicos maoístas no han digerido los compromisos alcanzados por la cúpula política para entrar en el proceso de paz, en particular los referidos a la entrega de armas y la integración en el proceso democrático", asegura HRW.


Sobre esta noticia

Autor:
Ep-internacional (92541 noticias)
Visitas:
6627
Tipo:
Suceso
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Organizaciones

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.