Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que José C. Castillo escriba una noticia?

Una más en la familia

08/10/2009 15:57 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Ya está aquí señoras y señores: PSPGo se ha puesto hoy a la venta y un servidor pudo agenciarse una ayer mismo vía reserva web en GAME.es (para descubrir posteriormente entre lamentos que en FNAC y Mediamarkt cuesta 12 y 24 euros más barata respectivamente). Y el caso es que, como ya comenté, ni con esas rebajas, ni con las hasta cuatro descargas de regalo que podemos conseguir, puede entrarnos en la cabeza el escándaloso precio de lanzamiento que Sony ha puesto a su nueva pequeña.

En estos momentos los más novatos de este blog se preguntarán incrédulos porqué he terminado comprando la portátil que hace apenas unos días defenestraba en la entrada correspondiente. Llegados a ese punto los más veteranos les contestarán que ''así es él'', consumista sin remedio, atraído irremediablemente por todo nuevo producto que salga al mercado. Y es que mientras que la razón me decía que adquirir una Go era todo un sinsentido, mi corazón de gamer me pedía incansable que hiciera click en el botón de compra.

Así fue. Y aquí voy a dejar cuenta de mis primeras horas con esta nueva consola portátil que llega envuelta en una polémica largo tiempo no vista en la industria. Tiendas negándose a venderla, usuarios indignados y una compañía haciendo oídos sordos ante lo que parece un claro fracaso comercial. Intentaré, dentro de lo posible, ser lo más objetivo que pueda. No por haberme gastado un dineral voy a intentar aquí autoconvencerme de que ha sido dinero bien invertido, por lo que expondré sin más los que creo que son los principales defectos y virtudes del sistema (que las tiene).

La caja de PSPGo ya sorprende de primeras por su reducido tamaño. En cuanto uno la ve no puede evitar enamorarse de ella y el deseo de saber como encaja todo en su interior es cada vez mayor. Entonces es cuando la abres y entiendes que de encajar ''nanai'', el contenido es lo más raquítico que se ha visto en lanzamiento alguno. La consola, un manual de instrucciones, un cable y un cd (con propaganda de movistar de regalo). ¿Dónde quedó aquella PSP1000 con su paño de limpieza, su funda resistente, sus auriculares con controles integrados y su tarjeta de memoria? Como anécdota comentar que cuando saqué todo el contenido creí que se les había olvidado incluir el cable del cargador (hasta que descubrí que también habían ahorrado dinero convirtiendo el propio cable usb en cargador vía acople al adaptador de corriente). Sony ha aprendido la lección y viene dispuesta a no dejarse un sólo euro de más. Desde luego si con PSPGo pierden dinero es para matarlos, puesto que están vendiendo plata a precio de oro (y mal envuelta por cierto).

Pues eso, el contenido del pack es como una rubia siliconada: muy bella por fuera pero realmente vacía por dentro. Y de repente, cuando ya crees que no merece la pena, encuentras un ápice de merecimiento en ella: en este caso la propia consola, que por muchas fotos que se hayan visto consigue sorprendernos gratamente. Su tamaño nos cautivará un buen rato: ¡esto SÍ es una consola portátil amigos! Cabe perfectamente en cualquier bolsillo y su diseño es realmente agradable a la vista, con un acabado más robusto (y menos propenso a las huellas) que la anterior PSP y muchísimo más ligera que ésta. Robustez que desaparece en cuanto desplegamos la pantalla (ese pequeño movimiento deslizante se convertirá en vuestro más placentero pasatiempo durante las primeras horas de uso) ya que se nota en exceso que gran parte de la misma queda sin apoyo alguno, siendo lo mejor ser cautos y no someterla a presión excesiva. Predomina incialmente pues la sensación de que la pantalla fuese a desprenderse por el fragil lazo que la une con el cuerpo inferior de la máquina, pero es una idea que desecharemos pronto.

Se ha criticado mucho la disposición de los botones (especialmente la ausencia de un segundo stick analógico) y tras probarla un buen rato nos damos cuenta de que toda crítica carecía de sentido. No negaré que ese segundo stick vendría de perlas, pero también es cierto que la disposición de los botones es bastante más cómoda que en la PSP original. Dicha comodidad se ha conseguido gracias especialmente a la reducción y reubicación de la pantalla. Sí, es un poco más pequeña pero sigue manteniendo su formato panorámico y aumenta enormemente la nitidez y brillo de la imagen, convirtiéndose en la mejor LCD de toda PSP habida hasta la fecha, algo que notaréis nada más encenderla. Los botones, como decíamos, son también mucho más pequeños, lo que unido a la cercanía de unos con otros puede hacer pensar en la citada incomodidad que mencionaban muchas voces críticas, pero hasta que uno no la tiene entre sus manos no sabe realmente de lo que está hablando. Todos los controles parecen haber sido colocados estratégicamente para ganar la guerra. Y la ganan. Cada dedo se acopla naturalmente a la posición de botón correspondiente y en unos minutos estaremos maldiciendo el control de la anterior PSP. Los gatillos, quizás los que más improperios han recibido, resultan también victoriosos en su nueva ubicación. Así, si acoplamos el contorno de nuestras manos al de la propia consola encontraremos una postura de juego formidable y el acceso a los gatillos tornará realmente confortable.

El sonido del sistema también ofrece una mayor calidad, aunque no de forma significativa, pero desde luego uno disfruta enormemente viendo películas en PSPGo pues lo cristalino de la pantalla (sin ningún tipo de defectos extraños) y la contundencia sonora contribuyen a ello sobremanera. Los controles de audio y video se sitúan en la parte superior del cuerpo de la máquina y a ambos lados tenemos el botón de encendido, el wireless y la ranura para tarjetas de memoria, reservando la parte inferior para una entrada de cascos y un conector para carga, transferencia de datos y periféricos.

Queda claro entonces que por diseño (precioso), portabilidad (extrema teniendo en cuenta la potencia de la máquina) y control (muy muy cómodo), PSPGo merece toda la pena (la que nos da gastarnos 250€ en ella). Y con esas tres virtudes ya por lo menos se ha quitado lo que para muchos críticos eran tres grandes defectos. Pero sus lacras son todavía demasiado poderosas para los menos consumistas que yo: muy cara y sin opción de vender el anterior modelo para comprarnos ésta porque tendríamos que deshacernos también de nuestros UMDs (no transferibles) y periféricos (no compatibles); los juegos se venden al mismo precio que en las tiendas (olvidándonos pues del coleccionismo ''llena-estanterías'' de cajas y manuales); los productos descargables (como los minis) también pueden comprarse a través de las anteriores versiones con lo que no cuenta con ninguna exclusividad que pudiera justificar un poco su compra y además, para rizar el rizo, los piratas no van a poder hackearla para disfrutar de sus juegos a 0€ .

Visto lo visto, llego a una conclusión clara: si todavía no tienes una PSP compra este modelo Go y si ya tienes la versión anterior quédate con ella pues no vas a encontrar en esta revisión nada especialmente significativo a no ser que seas un sibarita tecnológico como yo. Y así todos contentos. Especialmente las tiendas, que, pese a sus críticas, aún no han sido conscientes de que Go no les va a hacer perder dinero. Lo seguirán ganando igual en tanto en cuanto la mayoría de usuarios que compren la consola no tienen tarjeta de crédito o no se fían de usarla, por lo que en vez de ir a Game a comprar el último FIFA, irán a comprar una tarjeta de descarga por el mismo valor.

En definitiva, PSPGo no era tan mala opción cómo se apuntaba (mejora control, portabilidad, audio y video) salvo que seamos coleccionistas o tengamos en casa alguna de sus hermanas menores. Lo que no es de recibo, y eso lo seguiré criticando de forma vehemente, es su precio y ningún juego descargable que me regalen va a hacerme cambiar de opinión (total, en los 249 ya vienen incluídos por lo menos veinte...).


Sobre esta noticia

Autor:
José C. Castillo (32 noticias)
Fuente:
diariodeunvideojugador.com
Visitas:
4430
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Etiquetas

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.