Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Galdo Fonte escriba una noticia?

Una bomba en la Moncloa

14
- +
05/01/2020 11:56 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Para entender el trato preferente que Podemos depara a Yolanda Díaz, más que evaluar sus méritos, nadie debe obviar que previo a la constitución de la formación morada Iglesias era el asesor en Galicia de la lideresa comunista, relación que actualmente la sitúa en su séquito de influyentes

«Se perdieron siete años en los que hubo mucho sufrimiento, y hay responsables».

Con esta frase explícita expresaban su opinión los dos ex militantes de Izquierda Unida cuando en abril de 2016 se enteraron que miembros de la Unidad de Investigación Tecnológica de la Policía detenían en el Parlamento de Galicia al asesor de esta organización en dicha entidad, ya que para ellos la aprehensión del implicado no representaba sorpresa alguna, toda vez que resultaba ser el mismo sujeto al que ellos apuntaban en su denuncia del año 2009 cuando cumplía idéntica función en la sede de la formación política en Ferrol.

En aquella ocasión los denunciantes alertaron de sus pesquisas informando exhaustivamente a Yolanda Díaz como responsable nacional del partido, de la existencia de pornografía infantil en un ordenador de la sede del partido, dejando en poder de su Consejo Comarcal la computadora de referencia al objeto de sacar los datos probatorios vía Internet. Denuncia que ante la falta de resolución y la carencia de diligencia fue trasladada por estos a la Policía, lo que derivó en la expulsión fulminante de ambos militantes, atribuyéndoles la difusión de adulteradas delaciones contra la organización política Izquierda Unida, al promulgar "falsamente" que en un equipo informático de su domicilio social existían archivos relacionados con la pedofilia.

Para ir despejando incógnitas en este truculento escándalo, se hace obligado saber que el exasesor de referencia mas que ejercer de mero administrativo del partido desempeñó en todo momento funciones de marcada relevancia política, tal fue su condición de candidato a la alcaldía de Santiago, además de cargo de máxima confianza asesorando a Izquierda Unida, habiendo de reseñar que a pesar del lastre de la denuncia de referencia fue la propia Yolanda Díaz quien le apadrinó y situó como asesor al frente de la oficina parlamentaria donde fue detenido por sus escabrosas prácticas.

Tal como se dieron los hechos quedan muchas incógnitas por resolver, muchas explicaciones que dar, pero la por aquel entonces máxima mandataria de Izquierda Unidad y directa responsable política de lo acontecido, rechazó de forma reiterada dar las explicaciones públicas que la situación exigía, y que su condición política le imponía, llegando inclusive al extremo de hacer caso omiso a la petición de esclarecimiento instada por sus socios de coalición liderados por Xosé Manuel Beiras.

Un proceder que por si mismo pone de relieve su negativa a cumplir con el deber de representación que ostentaba en aquel momento, una burla al electorado, así como una actitud de nulo respeto hacia el cumplimiento de los ideales democráticos que propugna su partido ;en síntesis, un comportamiento que por envilecido le detrae toda solvencia y prestigio para el desempeño de la función pública y lo que es más grave, le sitúa políticamente en “tácita complicidad” con el pedófilo y por tanto le transforma en responsable virtual de sus hechos, lo que por tácita concomitancia le exhorta a dimitir, porque el calibre del abuso y maltrato inferido a víctimas inocentes tendría que asumirlo cómo tal y de no hacerlo su abandono de la política debiera estar cantado.

Por su ignominiosa conducta a Yolanda Díaz mas que promoverla a ministra, por higiene democrática debe exigírsele su abandono de la vida política,

Pero en esta trama de indecencia las cosas funcionan justo al revés pues en la órbita del mal llamado "progresismo de izquierdas" los cadáveres políticos mas que enterrarlos se les activa en resurrección; por eso que en este drama quien con su dejadez prorrogó durante siete largos años el sufrimiento de unos niños martirizados por la pornografía infantil, a pesar de su inducido encubrimiento más que descabezarla de la política se promueve su elevación al cielo ministerial, siendo aberrante que una transgresora de tan devaluado carisma que a tiempo presente sigue sin rendir cuentas de los hechos se mantenga en la cresta de la onda política haciendo alardes de pudor.

Si a pesar de su nauseabunda implicación política en los hechos campa y galopa a sus anchas, es porque en este círculo de impudicia, son muchos y muchas los que secundan los excesos políticos de esta actriz protagonista; jugando un papel destacado en defensa de su promoción el propio Pablo Iglesias y actual líder de Podemos, cuya relación con ella viene de viejo siendo incluso anterior a la constitución de la formación morada, ya que el actual líder podemita ejerció anteriormente como asesor de la jefa de Izquierda Unida en Galicia. Lo que derivó con el paso del tiempo en una predilección de trato que excede con creces los cánones de disciplina orgánica, como el hecho de su nombramiento a dedo como candidata electoral. o la anacrónica participación del líder de Podemos en el cierre de campaña de las municipales en Ferrol avalando una candidatura con marchamo exclusivo de IU y demás incongruencias por el estilo.

Con semejantes prácticas difícil está hacer nueva política desde lo colectivo y empoderando a la gente, pues utilizando el nepotismo jerárquico será totalmente imposible hacer calar un nuevo mapa mental en el electorado; sobrando decir que de persistir en semejantes prácticas manteniendo el silencio cómplice ante conductas corrompidas la decadencia de Podemos estará más que servida, máxime cuando se condesciende ante actos cuyas víctimas son niños y niñas obligados a posar sometidos sexualmente, en vez de proceder en consecuencia erradicando y aislando a sus artífices.

Mal vamos cuando para justificar el “todo vale” se prescinde políticamente de todo código ético, pues nula confianza se debe otorgar a quienes nos representan cuando en vez de dar ejemplo ante la ciudadanía renuncian a poner en práctica lo que proclaman; es por eso que Yolanda Díaz por su ignominiosa conducta mas que ser promovida a las altas estancias del Estado, por higiene democrática debe exigírsele su abandono de la vida política, pues de no hacerlo sobra decir que la caducidad de Podemos quedará fijada.


Sobre esta noticia

Autor:
Galdo Fonte (407 noticias)
Visitas:
551
Tipo:
Opinión
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.