Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Oculimundi escriba una noticia?

Un problema medioambiental.

23/05/2011 00:05 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

H oy me he dado cuenta de que tengo un alumno que es un peligro medioambiental, un agresor altamente contaminante. En una de mis listas de notas, rebosante de calificaciones y anotaciones, su nombre destacaba hoy como la manzana con gusano, dispuesta a destrozar la cesta de mi cocina; su empeño por sobrepasar los límites y convertirse él en el centro de atención, y no la pizarra, las explicaciones, la buscada y definitiva actividad que iluminara las mentes de sus compañeros y el esquema final y esclarecedor de la dificultad de mi clase de Geografía.

Hoy, esta mañana, su batalla era desbordarse como derrame petrolífero y salpicar con negra pez los cincuenta minutos de clase que yo poseía en mi horario. Dispuesta su particular guerra contra mi persona, persuadido sin duda por algún otro compañero escondido en la esquina y alentado por la efímera gloriaque hacer ser el centro de atención de un grupo de adolescentes, mi alumno -¿ alumno ?- optaba desde su consentida libertad en levantarse en medio de la clase, mantener un animado soliloquio, hacerme ver con su cuaderno cerrado la gran importancia queél -y su familia, supongo- asigna a mis clases.

Mi alumno, desgarbado como sólo puede serlo alguien con casi quince años, infame como el que se cree con todo el futuro, era ejemplo de contaminación acústica con sus palabras inconexas, daño visual por esa extraña moda de querer enseñar el límite casi prohibido de una ropa interior, ácido casi puro que iba royendo lapoca curiosidad que un estudiante de Secundaria tiene hoy por los estudios. Se llevaba, así, la palma y la gloria de la clase y los aplausos silenciosos de sus compañeros. Un pequeño grupo de irreductibles galos resistía -hoy, siempre, como vienen haciendo desde hace meses- a los enviones de la polución del aula.

La madre que me decía, hace unas semanas, que su hijo -un alumno brillante- tenía derecho a tener ayuda y apoyo, tenía razón. Alguien -ella o cualesquiera de esas familias que piensan como ella- debería decirle al alumno de hoy -y a su familia- que atentar contra el derecho a la educación de los menores es un delito... Estos adolescentes -y sus familias- agreden el medioambiente, a la clase, al grupo, a los alumnos brillantes y a los que no lo son tanto. A estos, sobre todo: porque nadie podrá rescatarlos, sumidos como estamos los profesores, en un inmenso chapapote ...

image


Sobre esta noticia

Autor:
Oculimundi (306 noticias)
Fuente:
oculimundi.blogspot.com
Visitas:
1911
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.