Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Carlosandreu escriba una noticia?

Un guardián camuflado

16/11/2010 23:45 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Las semanas del curso empiezan a pasar. Los niños ya están instalados la mayor parte del día en el colegio y los padres vamos acumulando reuniones, proyectos, aviones, hoteles, planes, emails, objetivos... El día a día nos va comiendo y nos sumerge en su profundo letargo. Volver a la normalidad después de un cierto -y por otra parte saludable- desorden en las vacaciones a veces resulta deseado y no pocas veces reconfortante.

Los horarios establecidos, los lugares comunes, las horas exactas nos generan una cierta seguridad y confort. Sin embargo esa seguridad envuelve en una especie de anestésico también las cosas que más queremos: nuestra familia, nuestro trabajo, nuestros amigos, nuestros proyectos de futuro. Las prisas nos impiden darle un pase de pecho a ese atasco, a aquella reunión, a la próxima conexión aérea y dedicar unos minutos a hacer algo sorprendente, novedoso, distinto, por esas cosas importantes de la vida.

Cuentan que hace miles de años el Odio convocó en una reunión a todos los sentimientos nefastos del mundo. En torno a la Mesa Oscura se sentaron el Mal Carácter, la Ambición, los Celos, la Frialdad, el Egoísmo, la Indiferencia y la Enfermedad. El Odio tomó la palabra:

"Os he reunido aquí porque quiero con todas mis fuerzas matar al Amor. Y necesito que me ayudéis".

Todos aquellos malos sentimientos se lanzaron a la empresa de asesinar al Amor para que el lado oscuro dominara el mundo. Uno a uno lo fueron intentando pero por más empeño y fuerza que emplearon, ninguno alcanzó su propósito y acababan volviendo al castillo del Odio.

Cuando todos hubieron vuelto y sentados en la Mesa Oscura planeaban nuevas estrategias de lucha, uno de los guardianes del Castillo alzó la voz y dijo: "Yo mataré el Amor". Y lo logró. Ese guardián se llamaba Rutina.

¿Por qué no sorprendes hoy a tu Amor con algo?, ¿por qué no sales a cenar con tu pareja?, ¿por qué no vuelves antes a casa para bañar a tus hijos?, ¿por qué no llamas a ese compañero con el que tienes un conflicto para solucionarlo?. Que la Rutina no te acorrale. Véncela.


Sobre esta noticia

Autor:
Carlosandreu (239 noticias)
Fuente:
carlosandreu.blogspot.com
Visitas:
1428
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.