Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Mi Rondo escriba una noticia?

Un fracaso divino

06/07/2010 00:27 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

image

image

En octubre del pasado año 2008 Diego Armando Maradona aterrizaba en el puesto de seleccionador de Argentina con el papel de salvador, de personalidad capaz de retomar el vuelo de un combinado albiceleste que había perdido el rumbo, incluso peligrando la participación para la actual edición de Sudáfrica 2010.

El Pelusa llegaba con los galones necesarios de salvar a "su" selección, el equipo de sus amores. Con él se asentaban en la Asociación de Fútbol Argentino (AFA) las consecuencias de contratar un showman como lo es Diego Armando Maradona. Ruedas de prensa y declaraciones fuera de lugar, multitud de periodistas a su alrededor, revuelo en torno a su figura... Todo llegaba con el que debía ser su salvador, y sí, lo fue, pero el proyecto le venía grande desde cualquier perspectiva visible desde el cual se le observara.

La renuncia del Coco Basile al frente de Argentina precipitó la contratación del más grande del fútbol argentino, para muchos, y de un completo inculto para otros. A su llegada le acompañó Carlos Bilardo, otro grande de la albiceleste, que hacía que las penas y la preocupación se convirtieran de golpe en ilusión y buenas esperanzas.

La clasificación y el pase se lograron, sí, pero no exentos de emoción, críticas y sobretodo revuelo.

El último encuentro de la Fase de Clasificación enfrentó en Montevideo a dos grandes del fútbol sudamericano y mundial. Uruguay y Argentima se jugaban en noventa minutos un pase para Sudáfrica, una clasificación para una Fase Final de un Mundial que para ambas selecciones se había complicado a última hora.

Argentina estaba dentro y sin explicación alguna se esfumaron cada una de las centenares de críticas que recibió Diego Armando Maradona a lo largo de sus meses como seleccionador de la albiceleste.

Llegó el pasado 12 de Junio y Argentina debutaba en su respectiva andadura hacia el título dorado. El debut se tradujo en una victoria por la mínima por 1-0 frente a Nigeria. La albiceleste se estrenaba con victoria en Sudáfrica. El pasado era pasado.

A la semana siguiente el combinado capitaneado por Lionel Messi se enfrentaba en la Segunda Jornada del Grupo B a Corea del Sur. Victoria clara por 4-1 frente al combinado asiático que seguía ensaltando a la selección argentina y obteniendo así el pase matemático para los Octavos de Final.

En la última jornada, un encuentro frente a Grecia. Argentina tan sólo se jugaba el pase como primera de grupo. Un simple estímulo que sirvió para que Demichelis cabeceara a gol el que a posteriori serviría de la tercera victoria en tres encuentros para Argentina.

Diego Armando Maradona había conseguido pleno de victorias en su debut como seleccionador en una gran cita mundialista. Nueve puntos de nueve, lo que produjo que el circo Maradona siguiese con su espectáculo.

En Octavos de Final esperaba una de la revelaciones, México. Un polémico gol de Carlos Tévez en clarísimo fuera de juego desataba la euforia y el desconcierto del conjunto mexicano, que minutos después encajaría el segundo, obra de Gonzalo Higuaín. Victoria por 3-1. El camino de Argentina, Diego Armando Maradona y Lionel Messi seguía adelante.

En Cuartos de Final esperaba la primera gran prueba de fuego para la albiceleste, Alemania.

El show de Diego Armando Maradona comenzaba y se enzarzaban alemanes y argentinos en un cruce de declaraciones entre ambos que no hacía sino seguir perjudicando la imagen del DT argentino.

El encuentro, una debacle para el fútbol argentino. El resultado, un completo golpe en la mesa de Alemania, que vencía con un clarísimo 4-0 a Argentina.

El proyecto del Pelusa había fracasado rotundamente.

Su imagen de salvador, de ser divino, de enciclopédico, de entendido, quedó por los suelos. Sus repetidas salidas de tono volvían a dejarle como un ser mínimo. Un experto en fútbol que no lo era tanto.

¿En qué quedaron sus abrazos, sus expresivas acciones mirando de reojo el monitor de los estadios sabiendo que estaba en directo?

El show de Diego Armando Maradona ha finalizado. Él mismo ha reconocido que no seguirá al frente de la albiceleste, pero queda evidente el mundo de fantasía que le envuelve y que lamentablemente él mismo de cree.

Sin duda, su particular forma de emocionar y motivar a sus jugadores es una buena forma de llevar un combinado, pero esa situación sería perfecta para un segundo o tercer entrenador. El papel de seleccionador de un país, y más precisamente de un combinado de la talla de Argentina, debe ser mucho más que eso. A parte, hay que saber entrenar, dirigir y preparar física y deportivamente a un grupo de futbolistas que están ahí al pie del cañón por defender los colores de la albiceleste.

No es normal que un seleccionador de "primer nivel mundial" llegue a los estadios cantando en voz alta, qu salte al césped para dirigir un entrenamiento fumando un puro, que sea de los pocos (no el único) a los que se les permita no llevar acreditación de prensa en el banquillo, que se le permita acceder al terreno de juego sin la pertinente advertencia del cuarto árbitro. Y qué decir de la lista de casi cien futbolistas que ha utilizado en menos de un año como máximo dirigente de Argentina.

El mundo que gira en torno a su figura no es el real, y lo negativo, y en ocasiones penoso, es que él mismo se cree el centro del universo futbolístico. Dios para muchos, un prepotente e inculto para otros.

Para bien o para mal, para todos, la Argentina de Diego Armando Maradona fue eliminada, y por ello deberían reconocerle los errores.

Saludos. Viva el Fútbol.


Sobre esta noticia

Autor:
Mi Rondo (427 noticias)
Fuente:
mirondo.blogspot.com
Visitas:
3593
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Creative Commons License
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.