Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Robertelyankee escriba una noticia?

Un aviso con fundamento

21/10/2009 13:12 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Es un incordio cuando estás en tu coche y ves que se te aproxima un guardia de tráfico. Aunque, como veremos, siempre que lo hacen, es por algún motivo justificado

El guarda de tráfico observó perplejo como un macanudo Lamborghini plateado aparcaba delante del inmueble. Se acercó a la ventanilla del conductor.

- Perdone, señor. No puede estacionar su vehículo aquí - le dijo al ocupante único del flamante cochazo deportivo.

El chófer vestía a la última y ocultaba la arrogancia de sus ojos tras unas gafas de sol Ray-ban.

- No veo ninguna señal que me lo impida.

- Eso es cierto, caballero - reconoció el policía.

- Ni tampoco he aparcado al lado de una boca de incendios.

- De nuevo le doy la razón.

- Entonces...

- Ciertamente usted no ha hecho nada repudiable.

- Eso es lo que necesitaba oír.

El engreído subió la ventanilla delante misma de las narices del guarda y acto seguido se bajó del Lamborghini, cerrándolo bajo llave y conectando la alarma.

El chófer vestía a la última y ocultaba la arrogancia de sus ojos tras unas gafas de sol Ray-ban

- Que pase buena mañana, agente - se despidió con sorna el dueño del modelo lujoso.

El guarda se cruzó de brazos.

Asimismo se alejó prudencialmente del Lamborghini y del edificio situado al lado.

Sesenta segundos después, los artificieros encargados de la demolición de la vivienda por hallarse en estado de ruina total detonaron los explosivos que hicieron de derrumbarse la totalidad de la misma, cuya buena parte de su fachada fue a depositarse encima del vehículo de alta gama, dejándolo sepultado bajo una montonera de escombros.

La alarma se disparó y cuando llegó su dueño, se colocó las gafas de sol sobre la frente, sin poder llegar a creérselo.

El guarda se puso a su lado.

- La realidad es que no era una orden mía, lo de que no aparcara allí, si no una simple recomendación...


Sobre esta noticia

Autor:
Robertelyankee (80 noticias)
Visitas:
3194
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.