Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Jongranados escriba una noticia?

Un acto de Fe

17
- +
18/09/2020 06:40 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Ya se que canciones dedicar, a alguien que no se ha molestado en llegar

 

....  Y es que las canciones no se dedican, se dan sin esperar nada a cambio. Me atrevería a decir que enamorarse es eso, ir por la vida apostándole canciones al amor con la posibilidad de perderlas. Porque una vez que se entregan, cuesta mucho recuperarlas. Quizá, y es muy probable no vuelvas a escucharlas, es el riego. Por salud mental.

 Tiene que ocurrir un temporal, un deshacer de formas, para que podamos escucharlas sin regresar inmediatamente a esa caricia.

Así de preparado me siento para cruzar el umbral, que ya sé de cuáles canciones me tocará despedirme. En una lista que incluye Gracias a Dios de mi Inmortal  Juan Gabriel

Tú eres el amor que yo esperaba

Lo que tanto había pedido…

 

 

Los más puristas dirán que  Juan Gabriel  corrompió mis expectativas, pero los errores y los golpes me han enseñado que el amor sin maldad no dura. Para que el beso se sienta, hace falta una nalgada.

También, que clase de relación puede exigir una persona que en su programa mental se la pasa cantando  “YO NO NACÍ PARA AMAR” (yo)

Tan solo fui un loco soñador no más….

Pocos momentos guardan tanto peso en mi memoria como la vez que alguien, con quien romanceaba,   me dijo en medio de una pelea: “es que tú solo quieres tener una historia bonita que contar”. No lo admito siempre, pero tenía toda la razón del mundo.

Y es que cuando pienso en el amor, el fondo lo tengo clarísimo: afecto loco y desmedido. Café, Entrega diaria que solo admite faltas justificadas, mas Café. karaoke. Cine. Escribirle miles de letras de canciones. Atención constante y desinteresada.  Lo que me toma trabajo en amoldar es la forma, lo narrativo, la ilación de los hechos. Después de todo, ¿de qué sirve arriesgarse a sufrir si cuando todo se vaya al foso, al menos no te queda una buena anécdota que contar –borracho– entre amigos? Con canciones de Juan Gabriel, de preferencia, “LA DIFERENCIA”o “ABUSO”

A mí me pueden culpar de muchas cosas en una relación:

De desvalorarme, de hacerme menos, de hacer lo imposible para que no funcione gracias a mis inseguridades por no creerme merecedor del amor.

(Una vez le dije a alguien: ¿tan poca cosa eres, que te conformas conmigo? dramático, lo sé).

Pero nunca de falta de entrega. Cuando las condiciones están dadas, soy olmo y doy peras. De allí nacen mis grandes victorias y derrotas, porque estoy tan dispuesto a que funcione, que puedo cansar. Es el abrazo que ahorca y tengo que ver cómo dejo entrar aire, para él y para mí.

Asi han pasado 33 años de mi vida. Mis amigos más cercanos saben de todas mis anécdotas de amor. Patéticas  y repetitivas; No podemos concebir que el amor sea humano: lo divinizamos, exigiendo perfecciones imposibles y si nos encontramos con alguien que nos ama, no sabemos como mantener esa relación deseamos que sea instantanemamente perfecta. Magica, eterna.  pero puedo asegurar, que no dejo de estar abierto a la voz del amor.

Para escuchar las palabras del amor es preciso dejar que él se aproxime; pero cuando llega cerca, tememos lo que tiene que decirnos. Porque el amor es libre y su voz no está gobernada por nuestra voluntad, ni por nuestro esfuerzo.

�Te imaginas enamorarte de alguien y que ese alguien esté enamorado de ti?

Todos los amantes, saben eso, pero no se conforman. Creen que pueden seducirlo con sumisión, poder, belleza, riqueza, lágrimas y sonrisas; pero el verdadero amor, es aquel que seduce y jamás se deja seducir

El amor transforma, el amor cura. Pero a veces construye trampas mortales y termina destruyendo a la persona que decidió entregarse por completo.

¿Cómo la fuerza que mueve al mundo y  mantiene las estrellas en su lugar, puede ser tan constructiva y tan devastadora al mismo tiempo? Dios, deja de odiarnos, en serio ¡ya!

Nos acostumbramos a  pensar que lo que damos es igual a lo que recibimos

La vida es demasiado corta para esconder en nuestro corazón las palabras importantes.

Como por ejemplo “te amo”

Pero  las personas que aman esperando ser amadas a cambio pierden su tiempo.

“el amor no es un intercambio, es un acto de fe” aunque, imagina,  Estar enamorado de una persona y que ella lo esté también de ti. Debe ser una locura.

Sin embargo,  cuando el amor no aparece, continuamos abiertos a su presencia. En los momentos en que la soledad parece aplastarlo todo, la única forma de resistir es seguir amando.

-¿tan poca cosa eres, que Te conformas conmigo? le dije. Tenía 21 años, evidentemente me alimentaba de cereal y drama. Pero no me arrepiento. Lo que  dije era verdad  o al menos asi lo sentía. Y su respuesta también lo fue: me quiero enamorar, sí,  pero de alguien, que no tenga miedo de que otro le ame.

¡Maldito! Esa frase yo la tenía que haber escrito para algún guion.

Obviamente estoy muy lejos de que mis palabras cuenten y me posicionen como experto en el amor.

Con el tiempo, he aprendido a quererme, a buscar dentro mí esa magia que me permita dejarme querer. Porque tenía toda la razón del mundo: mi mayor miedo es que alguien me quiera. Que alguien me quiera, para quererme yo también. ¡Tómala!

He llegado a definir esta experiencia llamada amor, como una montaña rusa. Donde  la mayoría de las personas entran allí en busca de emoción, pero cuando ésta se pone en marcha, se mueren  de miedo y piden  que paren  los vagones

. ¿Qué es lo que quieren? si escogieron la aventura ¿no deberían estar preparadas para ir hasta el final? ¿O creen que sería más inteligente no pasar por estos sube y baja, y quedarse  todo el tiempo en un carrusel  girando en el mismo sitio?

Pues bien, la montaña rusa es mi vida, la vida es un juego fuerte y alucinante, la vida es lanzarse en paracaídas, es arriesgarse, caer y volver a levantarse, es alpinismo, es querer subir a lo alto de uno mismo, y sentirse insatisfecho y angustiado cuando no se consigue.  Si me hubiera dormido y hubiera  despertado de repente en una montaña rusa, ¿qué sentiría? bien, la primera sensación es la de estar prisionero, sentir pavor en las curvas, querer vomitar y salir de allí. Sin embargo, si confío en que los rieles  son mi destino, en que Dios guía la máquina, esta pesadilla se transforma en excitación. Pasa a ser exactamente lo que es, una montaña rusa, un juego seguro y confiable, que va a llegar hasta el final, pero mientras dura el viaje, tengo que ver el paisaje alrededor, gritar de excitación. Sentirme vivo. 

Nos acostumbramos a pensar que lo que damos es igual a lo que recibimos

 

 

Sin importar cuantas veces diga te amo… y la respuesta sea solo: ¡silencio!

Amar no es un intercambio : es un acto de Fe. 


Sobre esta noticia

Autor:
Jongranados (2 noticias)
Visitas:
309
Tipo:
Opinión
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Etiquetas
Artistas

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.