Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Marcela Toso escriba una noticia?

Ülcera duodenal: causas, síntomas, tratamiento, prevención y dieta

16/10/2009 23:32 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Afecta al 10% dela población mundial, causas, factores de riesgo, sintomatología, tratamiento, medicación, dieta, medidas preventivas,

ULCERA DUODENAL: CAUSAS, SINTOMAS, TRATAMIENTO, PREVENCION Y DIETA

La úlcera duodenal supone una erosión que ocurre en el duodeno, la porción inicial del intestino en continuidad con el píloro, cuya función es regular el paso de alimento desde el estómago hasta el intestino.

En tanto, la úlcera péptica es una destrucción de la pared interna del intestino o el estómago que excava progresivamente y puede llegar a perforar la víscera. Esta lesión suele ocurrir en diversas localizaciones del aparato digestivo, pero lo más frecuente es que se asiente en el duodeno o el estómago.

La prevalencia de la úlcera duodenal se estima en alrededor del 10% de la población mundial. La incidencia es similar en ambos sexos y aparece a menudo entre los 50 y 60 años de edad.

Su evolución lleva a la cicatrización espontánea y luego a recurrencias, siendo el 80-90% de estas recaídas en los dos años posteriores al primer episodio.

Causas

En general la aparición de la úlcera suele responder a un desequilibrio entre los factores que suponen una agresión para el revestimiento interno del duodeno y sus defensas.

Como consecuencia, se da lugar a una erosión en la mucosa digestiva, lo que conlleva la muerte de las células que forman esa capa (necrosis) y una respuesta inflamatoria, mediada por el sistema inmune en un intento por controlar la agresión, que acaba generando una mayor agresión celular. Esto puede causar hemorragia digestiva, o la perforación del intestino con posterior peritonitis.

Factores de riesgo

Existen varios factores. El más importante parece estar asociado a una bacteria que anida con frecuencia en el estómago y el duodeno denominado Helicobacter Pylori, la cual se encuentra en el 95% de estas úlceras, aunque no todas aquellas personas que tienen esa bacteria desarrollan la enfermedad, lo que sugiere que pueden existir otros motivos asociados a la bacteria en la génesis de esta patología.

Los Antiinflamatorios No Esteroideos o AINEs (aspirina, diclofenaco, naproxeno, piroxica), también pueden relacionarse con el desarrollo de la úlcera duodenal, aunque con menos asiduidad que en el caso de la úlcera gástrica.

Otros factores involucrados en la úlcera incluyen el consumo del tabaco que aumenta la incidencia, empeora la cicatrización, e implica un peor pronóstico; los factores genéticos evidenciados por una mayor incidencia de esta afección en aquellos con antecedentes familiares de úlcera duodenal o con grupo sanguíneo 0; o en pacientes con acidez gástrica aumentada (por ejemplo el Síndrome de Zollinger-Ellison).

El consumo excesivo de alcohol de forma sostenida favorece la aparición de úlceras. A veces la presencia de una úlcera pone de manifestación un tumor gástrico subyacente.

Sintomatología

-Dolor abdominal localizado (en la región superior) que surge a pocas horas de haber comido y que se alivia con la ingesta de antiácidos. Desmejora en situaciones en las que hay más ácido gástrico, como en el ayuno. El dolor resurge por la noche, entre las 12 y las 3 hs. de la madrugada, en cerca del 50-60% de los pacientes.

Otros síntomas acompañantes son: náuseas, vómitos, pérdida de peso, sensación de acidez en el estómago, pérdida de apetito, palidez cutánea, abodmen rígido como una tabla, entre otros, con enfermedades asociadas, cardíacas, respiratorias o hepáticas.

-La hemorragia digestiva puede mostrarse de forma indolora con aparición de heces negras o sanguinolentas, palidez, hipotensión y shock; en caso de perforación se añade un dolor abdominal súbito, muy intenso, seguido de peritonitis, hipotensión y shock.

En ocasiones la úlcera duodenal se manifiesta de forma asintomática.

Tratamiento

Los medicamentos solucionan la enfermedad. En otros casos es necesaria la cirugía.

La dieta debe ser blanda, evitar alcohol y aquellos alimentos que desencadenen los síntomas. Los fármacos involucrados son los antisecretores, antiácidos y protectores de la mucosa. Los más potentes conocidos son los antisecretores de la familia de los Inhibidores de la Bomba de Protones como el omeprazol, pantoprazol y lansoprazol que actúan las 24 horas y se deben ingerir media hora antes de la ingesta, una vez al día u ocasionalmente dos.

Los antagonistas de los receptores H2 son asimismo inhibidores de la secreción ácida: ranitidina, famotidina y cimetidina. Otros antiácidos como el hidróxido de aluminio o de magnesio no son antisecretores pero ayudan a neutralizar el ácido, calman el dolor y deben tomarse una hora tras las comidas.

Los protectores de la mucosa como el sucralfato o el bismuto pueden ser usados, aunque alcanzan a interferir con otros fármacos.

Existen medicaciones que tienen propiedades de protección de la mucosa y antisecretoras, son la Prostaglandinas como el misoprostol.

En el caso de úlcera activa y demostración de infección por el Helicobacter Pylori se debe comenzar con el tratamiento erradicador de la bacteria mediante la combinación de múltiples medicamentos. Los más utilizados son la combinación de omeprazol, amoxicilina y claritromicina.

Se pueden aplicar ranitidina bismuto, metronidazol, o tetraciclinas para apartar las recidivas y acelerar la cicatrización de la úlcera.

En casos refractarios, se elige la cirugía programada mediante la sección de los nervios implicados en la estimulación de secreción ácida, o bien la resección de una parte del estómago. Ante complicaciones severas se necesita intervención quirúrgica urgente.

Medidas Preventivas

Hay que evitar el alcohol, el cigarrillo y tener mucha precaución en el uso de antiinflamatorios no esteroideos que deben ser consumidos por una indicación clara y valorado por el médico.

Dieta

Consumir leche, crema de leche, yogur, carnes sólo a la plancha, pescado blanco hervido o a la plancha, huevos pasados por agua, cocciones con caldo vegetal, pan tostado, frutas no ácida ni fresca y cocida, verduras y hortalizas cocidas, (no legumbres), aceite crudo, poca sal, condimentos suaves.

Fuente:Malagelada JR, Kuipers EJ, Blaser MJ. Acid disease: clinical manifestations, diagnosis, treatment, and prognosis. In: Goldman L, Ausiello D, eds. Cecil Medicine. 23rd ed. Philadelphia, Pa: Saunders Elsevier; 2007:chap 142.


Sobre esta noticia

Autor:
Marcela Toso (3015 noticias)
Visitas:
28800
Tipo:
Nota de prensa
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.