Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Crónicas Bárbaras escriba una noticia?

Ucrania, Cataluña, Venezuela

22/02/2014 14:30 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Nadie había planteado comparaciones creíbles entre Cataluña y otros territorios hasta que la semana pasada el consejero de Presidencia y portavoz de la Generalidad, Francesc Homs, advirtió que, si no se atendían las reclamaciones independentistas, su región podría terminar con revueltas como las ucranianas.

Por entonces esas protestas aún no eran sangrientas. De golpe en Ucrania han estallado los odios cultivados por los nacionalismos pro y anti-rusos mezclados con la corrupción, tapada tras intereses económicos, lo que parece conducir a una guerra civil.

El símil de Homs fue desgraciado, pero también lógico: cuando las mentes recalentadas por el nacionalismo y tantos ismos reivindicativos se obcecan, ya no encuentran freno para su locura.

Y desde dos años Artur Mas y los suyos avanzan atolondradamente hacia el desastre, arrastrándonos a los demás, aunque primero a los catalanes.

Lo que lleva a otro paralelismo crecientemente perceptible: el de la Cataluña que concibe el patriótico líder Mas, y la Venezuela bolivariana de Hugo Chávez y su heredero, Nicolás Maduro, que conducen a la pobreza, la violencia, y a la pérdida de libertades, primero la de prensa.

Chávez comenzó reinventando la figura del Libertador, Simón Bolívar, al que le creó una genealogía falsa y hasta milagros y curaciones.

Algo así imaginaron Mas y sus sostenidos con el 1714 y Rafael Casanova, el supuesto liberador catalanista, sobre el que oculta que hizo la guerra de Sucesión (no secesión) para defender un rey de España que resultó perdedor, pero dando vivas a España.

Luego, las ínfulas independentistas, insostenibles despilfarros, están costándole cantidades ingentes a los catalanes –y a los demás españoles—y empobreciéndonos más aún.

Por último, se lanza contra quienes denuncian desde los medios informativos esa fiebre mental del nacionalismo, sumamente grave, que no supo diagnosticar ni tampoco curar Neville Chamberlain.

-----

SALAS

image


Sobre esta noticia

Autor:
Crónicas Bárbaras (2357 noticias)
Fuente:
cronicasbarbaras.es
Visitas:
677
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Creative Commons License
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.