Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Ep-internacional escriba una noticia?

Turquía y Armenia firman hoy el acuerdo de normalización de relaciones

10/10/2009 08:06 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Turquía y Armenia se disponen a firmar hoy en Zúrich, bajo la atenta mirada de la secretaria de Estado norteamericana, Hillary Clinton, un acuerdo para la normalización de relaciones tras un siglo de hostilidad entre ambos países desde la ejecución, en 1915, del genocidio de miles de armenios a manos de las fuerzas del entonces Imperio Otomano.

Si bien a nivel de reconocimiento histórico el acuerdo es bastante ambiguo, lo cierto es que comporta enormes ventajas para la realidad política actual de ambos países. En virtud del protocolo a firmar, ambos países dejan en manos de una subcomisión conjunta la regulación del conflicto histórico entre Turquía y Armenia, y se reservan el derecho a resolver la tensión actual entre Armenia y Azerbayán sobre la región del Nagorno-Karabaj, donde Turquía ejerce de tercero en discordia, dentro de las competencias de los respectivos parlamentos, en los que se espera una fuerte oposición a estos esfuerzos de reconciliación.

Pero en este sentido, el protocolo anunciado el pasado día 7 por el primer ministro turco, Recep Tayip Erdogan, es lo suficientemente ambiguo para satisfacer a ambas partes porque les concede cierto margen de maniobra. Además de la creación de la comisión conjunta, Armenia, por su parte, ve confirmada su demanda de que el acuerdo con Turquía no está sujeta a "precondiciones" sobre el conflicto de Nagorno-Karabaj. Turquía, que cerró su frontera con Armenia en 1993 como gesto de solidaridad con Azerbaiyán, está capacitada para asegurar a sus aliados azeríes que ambos trayectos políticos están íntimamente sincronizados.

El acuerdo, en realidad, apunta a desarrollar los actuales intereses de ambos países a nivel regional en el Cáucaso Sur y, más ampliamente, hacia la Unión Europea. La reapertura de la frontera con Armenia alimenta las credenciales de Ankara como país moderno y elemento moderador en el Cáucaso y Oriente Próximo, ratificando su papel de "puente comercial" con el bloque europeo. Armenia se convertiría en un punto estratégico en la ruta de gas desde el centro de Asia Central hacia la Unión Europea. Turquía consolidaría su papel de corredor energético acogiendo, junto con Bulgaria, Rumania, Hungría y Austria, el futuro gasoducto Nabuco.

SOBRE EL GENOCIDIO

En 1915, las fuerzas rusas invaden la región de la Anatolia oriental con la ayuda de partisanos de Armenia. En represalia, el Imperio Otomano arresta y ejecuta a centenares de oficiales de inteligencia armenios antes de proceder, en mayo de ese año, a la deportación masiva de armenios residentes en el este de Turquía para impedir que ayuden a los invasores rusos. Historiadores armenios estiman que hasta un millón y medio de sus ancestros perdieron la vida durante el proceso de deportación a través del desierto hacia Siria o Mesopotamia, un trayecto acompañado de ejecuciones y masacres indiscriminadas. Se repetían así, pero a mayor escala, los sucesos de 1894-1896, cuando decenas de miles de armenios perdieron la vida en Constantinopla tras intentar asaltar el Banco Otomano. Un siglo después, la ley turca prohíbe terminantemente calificar estos sucesos con la palabra genocidio, una denominación que no obstante es aceptada por una veintena de países.

El acuerdo que se firmará mañana contempla la creación de una "subcomisión conjunta que realizará un examen científico imparcial de los archivos históricos sobre los trágicos eventos de 1915-1917". Esta comisión tiene un fuerte significado simbólico: abre la vía a la aparición de iniciativas independientes destinadas a examinar el genocidio armenio y apacigua relativamente a la enormemente poderosa diáspora armenia (más de 8 millones, frente a los 3 millones que viven en el país) que sin embargo hará todo lo posible para bloquear cualquier intento de reconciliación en este sentido.

Analistas como Nigar Goksel, de la Iniciativa de Estabilidad Europea, consideran no obstante que el gobierno del presidente Serzh Sargsyan es lo suficientemente sólido como para contener la influencia de la diáspora en el Parlamento.

Más sobre

"Muchos altos oficiales turcos están convencidos de que la validación del genocidio que está efectuando la diáspora en terceros países es una situación que el Gobierno de Ereván está capacitado para controlar", apunta Goksel quien no obstante advierte a Turquía de que en ningún caso debería interpretar que la campaña para el reconocimiento del genocidio va a terminar con la creación de la subcomisión.

"Un diálogo conjunto no evitará que muchos ámbitos sigan empleando la palabra genocidio ni congelará los esfuerzos de la diáspora armenia para que se aprueben resoluciones parlamentarias a favor de su declaración. Este patrón de comportamiento seguirá desarrollándose en círculos legales, académicos y políticos", apunta el analista, que recuerda que en 2015 la masacre cobrará una importancia especial al celebrarse su centenario.

NAGORNO-KARABAJ

Paralelamente, el presidente Sargsyan y su homólogo azerí Ilham Aliyev, mantuvieron este jueves en Chisinau (Moldavia) un diálogo "constructivo" sobre el territorio disputado de Nagorno-Karabaj y volverán a reunirse próximamente, según su anfitrión, el embajador estadounidense en Moldavia, Robert Bradtke. Bradtke dijo que la reunión, que tuvo lugar en la residencia del diplomático, fue una continuación de "una dinámica positiva en las negociaciones". "Las negociaciones fueron serias y constructivas. Han acordado reunirse otra vez en un futuro próximo", indicó.

Hay que recordar que Nagorno-Karabaj no está explícitamente incluida en los protocolos que se firmarán mañana, pero "es un secreto a voces que Turquía espera cierto progreso en esta cuestión a partir de la ratificación del acuerdo de Zúrich", según Goksel, en particular sobre la existencia de pequeños territorios ocupados que rodean Karabaj, donde sus residentes de etnia armenia están enfrentados con Azerbaiyán desde la desintegración de la Unión Soviética en un conflicto que se ha cobrado las vidas de más de 30.000 personas.

El proceso está en marcha. Hoy, el ministro de Asuntos Exteriores ruso, Sergei Lavrov ratificó que Azerbaiyán y Armenia están avanzando hacia la resolución de su disputa por el enclave separatista. Lavrov es uno de los principales valedores para la resolución del conflicto junto con Estados Unidos y Francia, del Grupo de Minsk.

"La resolución (del conflicto de) Nagorno Karabaj es una cuestión clave. Se han hecho avances paso a paso y con cada reunión las posiciones se han ido acercando", dijo Lavrov tras un encuentro del presidente de Rusia, Dimitri Medvedev, con sus homólogos azerí y armenio durante una cumbre de la Comunidad de Estados Independientes (CEI) que se ha celebrado hoy en la capital de Moldavia.

Con estas declaraciones, el acuerdo cada vez parece más cercano. Un acuerdo muy condicionado por la retórica política, por el "juego de palabras", según Goskel, pero que acierta al abrir una nueva vía de negociación que satisface a ambas partes y que podría iniciar, "un ciclo virtuoso que ofrecería a Armenia y a Turquía una situación en la que ambos pueden salir victoriosos" y que concedería a la región "perspectivas para la estabilidad y la integración".


Sobre esta noticia

Autor:
Ep-internacional (92541 noticias)
Visitas:
2259
Tipo:
Suceso
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.