Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Turismosostenible escriba una noticia?

Turismo sostenible, responsable; ¿de qué hablamos?

24/02/2011 21:12 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Con la pregunta que da título a esta entrada, empezó la última entrevista que hice con ocasión de la charla que di en Vitoria (Álava). Las preguntas del periodista Joseba Vivanco me parecieron muy bien encaminadas y las respondí lo mejor que supe.

fed

Mini bus en Senegal

Turismo sostenible, responsable… ¿de qué hablamos?

Hablamos, simplemente, de un turismo respetuoso con su entorno natural, que contribuye al desarrollo local y es sensible con las particularidades de la cultura local.

Dígame un ejemplo de un destino de lo que es y no es turismo responsable…

Más que un lugar u otro, importa el tipo de vacaciones. Sin salir de la República Dominicana podemos ir unos pocos días a un hotel de propiedad extranjera a tostarnos al sol. En ese tipo de vacaciones apenas tenemos contacto directo con la población y estamos alienados de la realidad local en nuestra burbuja. En cambio, ya que nos vamos tan lejos y en avión, podemos darnos más tiempo, quedarnos en alojamientos locales y abrirnos a conocer la cultura dominicana sin intermediarios.

A alguien como usted, ¿a qué le sabe el recurrido viaje de placer a la Riviera Maya?

Me sabe a Big Mac vacacional.

Masificación que quizá haga que muchos busquen cada vez más lugares menos turísticos…

La mayor parte del turismo se concentra en unos pocos lugares accesibles y de interés, dando lugar a que en Semana Santa nos encontremos con nuestro vecino de arriba en París. Pero, en realidad, hay muchos lugares con potencial donde apenas hay turismo. Algunos ejemplos son Paraguay, África, Asia Central y más cerca Teruel, Soria…

¿Cómo podemos ser turistas más responsables?

Podemos serlo siendo más conscientes de la realidad social y cultural que visitamos. Debemos evitar viajes-relámpago y darnos la oportunidad de conocer mejor a los lugareños y, por ejemplo, para eso el tren es ideal. También podemos intentar contribuir al desarrollo local eligiendo alojamientos, productos y guías locales. O en la naturaleza tener el mismo cuidado que en casa. Y, por último, hay que evitar dar regalitos a los niños, ya que contribuimos a la mendicidad. En fin, que podemos serlo yéndonos de viaje sin que nuestra ética se quede en casa.

Quizá el caso de Túnez, habitual destino de sol y playa y hoy en plena convulsión política y social, sea paradigmático de lo que afirma…

Pues me imagino que la mayoría de quienes han ido a Túnez de vacaciones todo incluido están sorprendidos de que el Túnez real no se corresponda con el Túnez que han visto. De haber viajado de otra manera más cercana a la realidad, esta revuelta no nos habría pillado tan de sorpresa.

El turismo rural… ¿tiene también su lado insostenible?

El turismo rural no es necesariamente sostenible. A veces, las casas rurales están desconectadas del lugar donde se ubican o tienen malas prácticas ambientales. Todo turismo puede ser más responsable.

Esta filosofía de turismo que usted predica, ¿se dirige quizá a un sector muy concreto y minoritario del turismo?

Como en el comercio justo hay gente más sensible que otra. De todas formas, un viaje responsable es más agradable y rico para cualquiera.

Usted realizó un documental titulado «El lado oscuro del turismo». ¿Cuánto de oscuro tiene?

El turismo tiene impactos sociales, económicos y medioambientales negativos que se se han ignorado. Le nombraré algunos: dependencia económica, inflación, presión sobre los ecosistemas, alto consumo de recursos públicos, prostitución, mendicidad, pérdida de la cultura local…

Aquí, ciudades como Donostia o Bilbo se están convirtiendo en referentes turísticos. Los habitantes de muchos de estos destinos europeos, se quejan de que también les repercute negativamente. Por ejemplo, los precios del comercio y hostelería suben…

Efectivamente, la inflación turística es un problema invisible pero real que puede incluso acabar expulsando a los lugareños a la periferia, dejando en los lugares turísticos un bonito decorado ajustado a las necesidades y expectativas de los turistas. Otros problemas son la masificación de los lugares públicos, el ruido, la suciedad…


Sobre esta noticia

Autor:
Turismosostenible (131 noticias)
Fuente:
turismo-sostenible.net
Visitas:
8810
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.