Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Juan B. Viñals Cebriá escriba una noticia?

Tumbas del antiguo convento de la Esperanza afloran en Marchalenes y otras misceláneas

26/05/2014 20:20 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Lugares importantes de la antigua Valencia ahora ignorados

Tumbas del antiguo convento de la Esperanza afloran en Marchalenes y otras misceláneas

Los arqueólogos documentan 15 enterramientos con cerámica ritual en las obras de conexión de la avenida Portugal a través del huerto de la Estrella

H. GARCÍA VALENCIA Las obras de conexión de la avenida de Portugal, que arrancaron el pasado mes de junio y se inauguraron en noviembre, sacaron a la luz una cripta y 15 enterramientos del cementerio del convento de la Esperanza, un importante cenobio construido en 1509 en la huerta de Marchalenes que fue arrasado durante la Guerra de la Independencia (1808-1814). El hallazgo, del que el gobierno municipal no ha querido facilitar información, tiene especial transcendencia porque apenas existe información gráfica y evidencias físicas del convento. Las cajas con el material arqueológico se han depositado en el Servicio Municipal de Arqueología, que no ha intervenido en la excavación, realizada por una empresa de arqueología privada. Junto a la cripta y los restos óseos se han encontrado piezas de cerámica de Muel de finales del siglo XVIII que confirmarían la existencia de relaciones comerciales de Valencia con esta ciudad aragonesa famosa por su cerámica de color azul y verde. En la intervención arqueológica de urgencia que se llevó a cabo tras la aparición de la cripta se recuperaron varios platos enteros de cerámica de Muel y también de cerámica dorada de Manises. Se trata de platos relacionados con el ritual católico de la extremaunción. Los sacerdotes aplicaban a las personas en riesgo de muerte el óleo sagrado en estos recipientes. Si finalmente fallecían, se les enterraba con el plato consagrado. La capilla del Rosario de la Iglesia de la Trinidad de Valencia es otro de los lugares donde se han recuperado estos platos rituales. El hallazgo de la cripta del cementerio del convento de la Esperanza se produjo en el huerto de la Estrella, un jardín romántico que ha desaparecido como consecuencia de la conexión de la avenida de Portugal con la de Burjassot. Una obra costeada a través de plan Confianza no exenta de polémica a la que se han opuesto 300 vecinos y expertos como el arquitecto Miguel del Rey quien defendió la conservación del jardín y su integración en la trama urbana. El cronista de Marchalenes, Juan B. Viñals Cebriá, es uno de los principales estudiosos del convento de la Esperanza. El fundador del cenobio fue Baltasar Gallach, regente de la Audiencia de la ciudad que obtuvo el privilegio de Fernando el Católico en 1509 para instituir el convento en una alquería con nueve hanegadas de tierra de la ubérrima huerta de Marchalenes. Baltasar Gallach donó los terrenos a la orden Agustina. Por las extensas propiedades del convento, que el padre Tosca incluye en su plano urbano de 1704 y que Cavanilles recoge en sus crónicas, pasaba la acequia de Petra aunque las huertas del monasterio se regaban con agua de la acequia de Tormos. De la iglesia del cenobio se han descrito sus "pilastras de orden toscano, los cuatro arcos de medio punto que sostenían la bóveda y el coro y la sacristía que como los demás anejos eran bastante espaciosos". En la iglesia se conservaba una reliquia (un diente) de Santa Apolonia, patrona de los odontólogos. El cenobio que contaba con un molino era conocido en el siglo XIX por su horno (Forn de l'Esperança) donde las monjas agustinas elaboraban sus afamadas recetas de pastelería fina.

Las tropas del mariscal Suchet se acuartelaron en 1811 en el convento de la Esperanza que tras el asedio quedó prácticamente destruido y abandonado”.

(Publicado periódico Levante EMV-16/01/2013).

Lugar de Marjalena (Marchalenes) donde se encontraban los alfareros valencianos trás el convento de la Esperanza

Las piezas de alfarería encontradas en la ruinas del Convento de la Esperanza posiblemente proviniesen del circunvecino lugar de los Olleros (Alfareros).

En el “Llibre del Repartimet “(Libro del Repartimiento) encontramos seis donaciones referidas a Olarios- Ollarios, en una de ellas la signada con el nº 1070 se puede leer.- “A Fortuny López de Sádaba, las casas de Abraham Cahely, revocando la donación que se había hecho a Pere Sanç de Oblites y seis anegadas de tierra para huerta en la parte de arriba de Olarios, que son asignadas a vosotros Ramón P. Sans y Jaques: y unas casas en ruinas, junto a las ya comentadas para (…)” 3 de febrero de 1239. *** La Olleria, antiquísimo lugarejo situado junto la Rambla que se formaba a la vera de la acequia de Petra, y cuyo histórico nombre se pierde en la oscura noche de los tiempos. Lindante entre Benicalapech/Benicalap y, dentro del ámbito del antiquísimo Marchilienam/Marchalenes; engullido por altas edificaciones, aun le podemos encontrar los restos olvidados y lamentablemente abandonados lo que en la más remota antigüedad fue lugar de los denodados ollers. En la década de los años sesenta, concretamente el día 9 de abril de 1964, incomprensiblemente el Ayuntamiento de Valencia rotuló como calle Olba, privando de tan histórico y determinativo topónimo al delicioso llogaret, por donde discurría la caudalosa acequia de Petra, quienes proporcionaban junto la Rambla la arcilla para los artesanales Ollers, nombre que se fundamentaba en el ancestral oficio de los pobladores de este tan antiquísimo lugar. Posteriormente personas mayores, cuyos antepasados vivieron desde siempre en este apacible territorio, dicen que sus abuelos dijeron a sus padres que sus antepasados elaboraban con artesanal destreza objetos construidos con arcillas provenientes de las acequias y ramblas de Petra, Rascanya, Tormos, Mestalla y “vora riu en Marjalena”. Tan artesanal oficiosa existía desde antes de la llegada de las huestes del Rey Jaime I. Los musulmanes valencianos moradores de este territorio eran de profesión Ollers, denominación valenciana del castellano Olleros (alfareros). Se dice que los Ollers de Valencia tenían gran destreza en la elaboración de las diferentes vasijas de barro, y que tenían gran pericia para seleccionar las arcillas para según que objeto pretendían elaborar. Las arcillas pobres en hierro se empleaban para los receptáculos destinados con el contacto con el fuego, ya que estas arcillas resistían altísimas temperaturas como perols i cassoles y otros objetos para cocinas de uso domestico y, los revestimientos de los hornos de pan-cocer. Para la transformación de las grandes ollas, atifells (vasijas), ánforas, cantaros y jarros, se aprovechaban arcillas más elásticas que se moldeaban con suma facilidad y que después de horneados adquirían gran dureza y resistencia. Estos objetos de gran tamaño eran destinados en aquellos remotos tiempos, para almacenar o transportar agua, aceite, vino, salazones y otros adobes perecederos.

El renombrado  horno del convento de la Esperanza

El convento de la Nuestra Señora de la Esperanza y el histórico horno (1509- 1933) que tiempo después pintara fielmente el loado pintor valenciano Manuel Benedito Vives, con el solo reparo que el intitulo que figura al pié del lienzo erróneamente dice: “Horno de Benicalap, ” en la estampa que años después editó la Diputación Provincial de Valencia. El error respecto al titulo me fue confirmado por los descendientes de tan afamado horno que eran quienes lo regentaban cuando el pintor Benedito realizó la pintura del mencionado lienzo, estos artesanos en la década de los años noventa del siglo XX, regentaban, o aun regentan un horno de pan cocer en una de las calles o avenidas más importantes de la Puebla de Vallbona (Valencia).

Foto, elaboración propia.


Sobre esta noticia

Autor:
Juan B. Viñals Cebriá (1591 noticias)
Visitas:
4947
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Etiquetas

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.