Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Ragoz escriba una noticia?

Tu primera vez en el sauna

06/05/2010 20:03 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Mira a tu alrededor y establece contacto visual. Recorrerás con calma y notarás que ya alguien posó su mirada sobre ti. Siéntate. De inmediato, alguien hará lo mismo y allí se inicia ese juego que te lleva al placer de lo desconocido

Ante todo relájate. De todas maneras ya sabes lo que vas a encontrar y quienes están allí buscan exactamente los mismo que tu. No hay sorpresas.

Recorre el lugar. Inspecciona todos los cuartos. Observa con tranquilidad los rincones y chequea las duchas. Es esencial saber que contaras con agua y vapor.

Mira a tu alrededor y establece contacto visual. Recorrerás con calma y notarás que ya alguien posó su mirada sobre ti. Siéntate. De inmediato, alguien hará lo mismo y allí se inicia ese juego que te lleva al placer de lo desconocido. Seguramente te tocaran la pierna o tal vez te roben una caricia. Tú eliges. Nadie te obliga.

Una vez instalado tienes dos opciones: seguir caminando o prepararte para el masaje. Por supuesto que no te obligaran al masaje con final feliz, pero ellos y tú, saben que todos los caminos conducen a Roma. Así que no te extrañe si el experto inicia su recorrido por tu espalda y termina por otros sitios. O si al voltearte no puedes esconder esa erección. Ellos saben su trabajo. Te repito: tú eliges.

En los saunas hay muchos especimenes que van a pasear y mostrar sus cuerpos. Allí encontrarás:

· El musculoso: camina y camina. Sólo le interesa que lo miren. Se desnuda de vez en cuando para que la gente lo observe. Si hay una ducha en el pasillo se baña de frente a ti. Al final termina escapándose al cuarto oscuro.

El insaciable: de los que van por primera vez y piensan que el mundo se va acabar

· El insaciable: de los que van por primera vez y piensan que el mundo se va acabar. Arrasan con todo y se ufanan en disfrutarlo una y otra vez. Terminan y de inmediato pasan al otro.

· El porno: aquel que mientras le aplican el sexo oral tiene en sus manos una bebida y mira para los lados como si lo estuviesen grabando. Un porno de segunda categoría.

· El invisible: se oculta en las esquinas. En los rincones y en los lugares mas insospechados. Solo sientes los roces o la bajada abrupta de la toalla. Se adhiere a tu miembro y busca darte un final feliz.

· El hablador: este espécimen termina hablando y solo le interesa una eyaculación oral. Mientras más te habla al oído, más excitado se pone. Se olvida que está en un sitio en el cual a la gente no le interesa escuchar.

· El solo contra el mundo: se mete en el cuarto oscuro y se entrega al placer sin la mayor precaución. Va directamente. No tiene el menor reparo de ir a lo suyo.

· El despistado: es aquel que va al sauna y no sabe en lo que se está metiendo. No se espanta, pero tampoco le desagrada. Recibe y se queda tranquilo. No espera mucho y se le gusta la persona, seguramente la pasa muy bien. Es aquel que al final, esboza una pequeña sonrisa, como diciendo “que bien la pase”.

El musculoso: camina y camina. Sólo le interesa que lo miren

Bien ahora, saque sus propias conclusiones. Seguramente, más de un espécimen como los aquí descritos usted se habrá encontrado. ¡Suerte la próxima vez¡


Sobre esta noticia

Autor:
Ragoz (80 noticias)
Visitas:
13825
Tipo:
Opinión
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.