Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Emiro Vera Suárez escriba una noticia?

Trump, ralentizará economía china, es tarde ya, protocolizan los acuerdos

25/12/2019 01:51 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Minimizada confrontación mecanizada del comercio chino-EEUU, se potencian las economías, Venezuela asume el tránsito neoliberal con el Petro. Desaparece el bolívar, como moneda cambiaría

Aventis

Si los responsables de la formulación de políticas de una economía de mercado emergente expresaron su preocupación por los posibles efectos de un comercio más abierto en algunos de sus trabajadores, los economistas se apresuraron a asegurarles que cualquier problema local se vería compensado por los beneficios a largo plazo. Todo lo que tenían que hacer era redistribuir las ganancias del comercio a los grupos que quedaban atrás. Esto resultaría ser más fácil decirlo que hacerlo. Sin embargo, en estas democracias nacientes, las protestas de los que se quedaron atrás se consideraron un coste aceptable, dados los beneficios generales, y fueron fácilmente contenidas. De hecho, las economías de mercado emergentes se volvieron tan buenas en capitalizar las nuevas tecnologías y el transporte y las comunicaciones de menor costo que lograron hacerse cargo de grandes sectores de la industria manufacturera de los países industrializados.

Una vez más, el comercio afectaba de manera desigual a los trabajadores, pero ahora los de baja cualificación en los países desarrollados -especialmente en las ciudades pequeñas- eran los más afectados por la disrupción mientras que los más cualificados del sector de los servicios urbanos eran los que prosperaban.

A diferencia de los mercados emergentes, donde la democracia aún no había echado raíces profundas, el descontento entre una cohorte creciente de trabajadores de estos países no podía ser ignorado. Los responsables de la formulación de políticas de las economías avanzadas reaccionaron de dos maneras ante la hostilidad contra el comercio global. En primer lugar, trataron de imponer sus normas laborales y ambientales a otros países a través de acuerdos comerciales y financieros. En segundo lugar, presionaron a favor de una aplicación mucho más estricta de la propiedad intelectual (PI), gran parte de la cual es patrimonio de empresas occidentales.

El poder de EEUU provenía de su control sobre los votos en las instituciones multilaterales, tanto directamente como a través de su influencia sobre los países del G7. También tenía una enorme fuerza económica. Sin embargo, es importante destacar que la mayoría de los países confiaba en que EEUU no abusarían de su poder para promover sus intereses nacionales, al menos no excesivamente. Y Washington tenía pocas razones para traicionar esa confianza. Ningún país se acercó a su productividad económica, mientras que su único rival militar, la URSS, estaba en gran medida fuera del sistema comercial mundial.

La expansión del comercio y la inversión basados en normas abrió nuevos mercados lucrativos para las empresas estadounidenses. Y como podía permitirse el lujo de ser magnánimo, EEUU concedió a algunos países acceso a sus mercados sin exigir el mismo nivel de acceso a los suyos.

Mientras tanto, las instituciones, especialmente el Fondo Monetario Internacional, ayudaron a los países que más lo necesitaban, siempre y cuando siguieran las reglas.

Ninguno de los enfoques fue particularmente eficaz para frenar la pérdida de puestos de trabajo, pero se necesitaría algo mucho más grande para alterar el viejo orden: el ascenso de China. Al igual que Japón y los tigres de Asia oriental, China creció gracias a las exportaciones de manufacturas. Pero, a diferencia de esos países, ahora amenaza con competir directamente con Occidente, tanto en servicios como en tecnologías de vanguardia.

Venezuela, sumida en hiperinflaciíon

Resistiendo la presión exterior, China ha adoptado normas laborales y ambientales y ha expropiado la PI de acuerdo con sus propias necesidades. Ahora está lo suficientemente cerca de la frontera tecnológica en áreas como la robótica y la inteligencia artificial como para que sus propios científicos puedan cerrar la brecha en caso de que se le niegue el acceso a los insumos que ahora importa. Lo más alarmante para el mundo desarrollado es que el floreciente sector tecnológico de China está mejorando su capacidad militar. Y, a diferencia de la URSS, China está integrada en el comercio mundial.

. Los consumidores, al cambiar sus exigencias, insisten en que las casas de moda se distingan por su hechura impecable y un diseño único, con detalles distintivos, pero a la vez sutiles. Ésta es una gran noticia para los amantes de la moda. Ahora hay que esperar que las casas de alta costura y las marcas de lujo sobrevivan reinventándose o, simplemente, presenciar el surgimiento de ideas más ingeniosas en algunas de nuestras casas de moda favoritas.

Durante gran parte del siglo pasado, EEUU gestionó y protegió el sistema de comercio basado en normas que creó al final de la Segunda Guerra Mundial. Ese sistema requiere una ruptura fundamental con el entorno de preguerra caracterizado por la sospecha mutua entre potencias competidoras. EEUU instó a todos a ver que el crecimiento y el desarrollo de un país podría beneficiar a todos a través del aumento del comercio y la inversión.

Bajo este nuevo paradigma, se promulgaron reglas para restringir el comportamiento egoísta y las amenazas coercitivas de los económicamente poderosos. EEUU servía como un líder benévolo, administrando de vez en cuando un golpe en los nudillos a aquellos que actuaban de mala fe.

Otro día, otro ataque al comercio. ¿Por qué cada disputa -ya sea sobre propiedad intelectual (PI), inmigración, daños ambientales o reparaciones de guerra- ahora produce nuevas amenazas para el comercio?

EEUU podría llegar a ralentizar el crecimiento de China, pero no será capaz de detenerlo

 

 

* Escrito por Emiro Vera Suárez, Profesor en Ciencias Políticas. Orientador Escolar y Filósofo. Especialista en Semántica del Lenguaje jurídico. Escritor. Miembro activo de la Asociación de Escritores del Estado Carabobo. AESCA. Trabajo en los diarios Espectador, Tribuna Popular de Puerto Cabello, y La Calle como coordinador de cultura. ex columnista del Aragüeño

Urge, acuerdos empresariales venezolanos con el exterior

 

 

 

 

 


Sobre esta noticia

Autor:
Emiro Vera Suárez (1479 noticias)
Visitas:
3506
Tipo:
Entrevista
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Etiquetas
Lugares

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.