Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Emiro Vera Suárez escriba una noticia?

Trump, envuelve la economía globalizada y va a un segundo mandato

22
- +
05/02/2020 00:28 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Los socialdemócratas por su actitud en el Medio Oriente y el doble juego hacia América Latina, perdieron la oportunidad de gobernar a USA y 4 Estados Andinos por la militarización y desvío izquierdista

La receta proteccionista que orquesta el presidente Donald Trump bajo la bandera de “América primero” está hecha de unos ingredientes que, mezclados, resultan explosivos: nacionalismo, reformas radicales, brotes de racismo, mayor gasto público en tiempos de alto déficit fiscal, menos impuestos a empresas, restricciones al comercio, desregulación financiera, y todo un tono populista interno y más desafiante ante el mundo.

 

En suma, en tiempos de la globalización efectiva, su plan no atiende las lógicas de la economía y el manejo juicioso de las ya golpeadas finanzas públicas, que, hasta ahora, eran banderas republicanas. De paso, añade más incertidumbre y volatilidad a los mercados frente a lo que ya varios analistas comienzan a llamar como el “nuevo desorden mundial”.

 

 

“El mercado ya superó el primer miedo de tener a Trump como gobernante, pues se demostró que no puede hacer todo lo que quiere su visión nacionalista, pero la expectativa continúa con lo que pueda hacer, ya no de la noche a la mañana”, señaló Camilo Rojas, director de Estrategia de Inversión de la firma Credicorp Capital.  Los reflectores apuntan ahora a lo que ocurra en tribunales con un segundo polémico decreto que, más suavizado que el inicial, ordena cerrar temporalmente fronteras a emigrantes y refugiados de Irán, Libia, Somalia, Sudán, Siria y Yemen. Excluyendo de la lista a Irak, Trump lo firmó el 6 de marzo pasado con la justificación de proteger a los Estados Unidos del terrorismo. Más allá de la indignación que genera la orden ejecutiva entre los demócratas y defensores de derechos civiles, esto restó interés a unas declaraciones que, el mismo día, anticiparon cómo se profundizará el modelo proteccionista de Trump.

 

A juicio del director del Consejo Nacional de Comercio de la Casa Blanca, Peter Navarro, el déficit comercial, es decir, la diferencia entre lo que importa y exporta Estados Unidos, sumó al cierre del año pasado los 502 mil millones de dólares. En esas condiciones, aseveró que se trata de un tema “de seguridad nacional” y se debe evitar que “el capital extranjero se haga al control de amplias franjas de la economía estadounidense”. Para él, más que incrementar barreras arancelarias a las importaciones con un nuevo impuesto fronterizo, como ha dicho Trump, “la meta es forzar a que otros países reduzcan las suyas”.

 

Con ese endurecimiento de la política comercial, la salida de los Estados Unidos del Tratado Transpacífico de Cooperación Económica (TPP), con 11 países de esa parte del mundo y sin China, o renegociar el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (Tlcan), con Canadá y México, pasan a ser solo hechos anecdóticos. Que ya se firmó, por cierto.

 

Lo que hay de fondo, advirtió Theodore Richard Breton, profesor del Departamento de Economía de EAFIT, es la posibilidad de que haya un efecto bumerán en la población estadounidense de menos ingresos, esa clase obrera en que Trump halló respaldo electoral, luego de tres décadas de ver cómo sus ingresos no aumentaron, al tiempo que los empresarios concentraron fortunas y los más educados mejoraron su calidad de vida. 

“La política de Trump de echar más inmigrantes va en contra del esfuerzo de los últimos años de aumentar el crecimiento de la economía, porque no solo se pierde mano de obra barata, sobre todo en la producción agrícola, sino que habrá menos demanda de bienes y las empresas invierten cuando hay más demanda, no solo porque bajan los impuestos. El modelo de Trump es un acto fallido”,  aseguró Breton, doctor en Economía, quien sigue atento hasta dónde los republicanos están dispuestos a acompañar el plan económico del mandatario estadounidense. 

Por ahora se prevé que el Congreso solo discutiría a finales de este año una reforma tributaria planteada por la Casa Blanca para repatriar inversiones de grandes empresas y aplicar un impuesto a las exportaciones. En el caso de aprobarse y si aumenta la inversión, efectivamente se pueden crear más empleos. Pero también el retorno de dólares encarece esta moneda frente a otras, y las exportaciones estadounidenses pierden competitividad y, por ende, vienen recortes de personal en las industrias. 

En contraste, si la idea de Trump era frenar las importaciones mexicanas, la devaluación del peso de ese país frente al dólar abarata la producción. Con sus anuncios de construir un muro y cerrar fronteras al país manito, ya logró una depreciación histórica​ de la moneda mexicana. No en vano, aumentaron 9, 7 por ciento las exportaciones de vehículos en febrero pasado, según un reporte de la Asociación Mexicana de la Industria Automotriz (Amia).  Al final, el plan de Trump, paradójicamente, fortalece a adversarios económicos y geopolíticos como China. “El gigante asiático maneja la chequera que financia a los Estados Unidos, como uno de los mayores tenedores de bonos del Tesoro. Por eso, Trump no puede desatar una guerra comercial, aunque amenace con poner aranceles de 45 por ciento a los productos chinos”, consideró Javier Díaz Molina, presidente de Analdex, gremio de exportadores colombianos.

Las ofensas de líderes de izquierda en su manejo oratorio quebranta la unidad progresista

 

El profesor Breton añadió que China es el más beneficiado con un dólar caro, pues aumentan sus activos en esa moneda, aunque abiertamente el discurso del líder del gigante comunista, Xi Jinping, sea otro como adalid del libre mercado, algo impensado en otro tiempo: “si China piensa que Trump se está excediendo, será muy fácil decir que deja de comprar aviones a Boeing y se va con Airbus. Entonces, veríamos medidas específicas de retorsión puntuales en productos que le duelen a los Estados Unidos”. 

 

Así que las ideas de cierre de la economía en el reinado de Trump las terminan, tarde o temprano, pagando los ciudadanos de ese país y, de paso, la vulnerabilidad de otros países emergentes, cuya salud económica depende de los flujos de capitales en la divisa estadounidense y las decisiones de la FED. 

 

Un dólar más fuerte devalúa monedas locales, lo que encarece la deuda externa. Para el caso colombiano ya es del 40, 9 por ciento del PIB, y solo la pública es de 24, 6 por ciento, a octubre pasado, según el Banco de la República. Cabe anotar que solo para este año está presupuestado 51, 52 billones de pesos para el servicio de la deuda del Gobierno. 

 

También una depreciación del peso frente al dólar impulsa la competitividad de las exportaciones colombianas, aunque también encarece las materias primas, maquinaria e insumos que no se producen en el país. “Lo importante es aprovechar la tasa de cambio, no solo para exportar más bienes, sino diversificar mercados, pero el mercado internacional no está fácil y aún tenemos un alto costo en logística, por ejemplo”, reconoció el presidente de Analdex. La única economía que presenta altibajos es la venezolana porque desea parecerse a Cuba, el gran problema es que las carencias son muy fuertes y, es el momento de hacer giros políticos.

En esa condición, si el mandatario republicano cumple, así sea parcialmente sus promesas arancelarias, obligaría a un reacomodo de los flujos de producción y del libre comercio por parte de los principales socios comerciales de Estados Unidos. Así lo advirtió un informe de mediados de febrero de Fitch Ratings, una de las tres principales calificadoras internacionales de riesgo crediticio al señalar que Trump es “un riesgo” para la economía global: “habría una reducción de los flujos de capitales, provocando cambios en políticas de mercado y haría que el mundo crezca menos”, concluyó el informe. 

 

No es gratuito que China ya promueva entre vecinos asiáticos y grandes exportadores a los Estados Unidos, como India y Malasia, un reemplazo para el fallado TPP con la llamada Asociación Integral Económica Regional (RCEP, por su sigla en inglés).  También el gobierno mexicano tiene entre sus prioridades buscar acuerdos con países como Brasil o Argentina para diversificar sus exportaciones, que en un 80 por ciento van actualmente a Estados Unidos. Esto impulsa la posibilidad de que se afiancen relaciones económicas entre la Alianza del Pacífico (México,  Colombia, Perú y Chile) y los fundadores de Mercosur (Argentina, Brasil, Paraguay y Uruguay). De igual manera, las posturas proteccionistas de Trump promueven un mayor comercio multilateral entre América Latina y la Unión Europea, con lo que se pueden descongelar negociaciones bilaterales de un tratado de libre comercio (TLC) entre Mercosur y el bloque del Viejo Continente que se ha intentado desde 1999.

“Estamos plenamente comprometidos con la integración regional, pero queremos proyectar esa plataforma al mundo", dijo a finales de febrero de 2017, en París, Daniel Raimondi, subsecretario de Argentina para la Integración Económica Latinoamericana y Mercosur. Sin embargo, en la zona euro hay co​rrientes nacionalistas en Francia y Alemania que pueden dificultar el ambiente político para nuevos acuerdos, alimentados por el antecedente del Brexit, con que salió el Reino Unido de la Unión Europea. De esta forma, queda por esperar qué tanto el Congreso y los tribunales estadounidenses, así como la Organización Mundial del Comercio (OMC), dejan reinar las ideas unilaterales de un Trump que desde su primer discurso en la Casa Blanca dejó claro su talante: “la protección nos llevará a una mayor prosperidad y fortaleza”.​​

* Escrito por Emiro Vera Suárez, Profesor en Ciencias Políticas. Orientador Escolar y Filósofo. Especialista en Semántica del Lenguaje jurídico. Escritor. Miembro activo de la Asociación de Escritores del Estado Carabobo. AESCA. Trabajo en los diarios Espectador, Tribuna Popular de Puerto Cabello, y La Calle como coordinador de cultura. ex columnista del Aragüeño

 

 

 

 

 

 


Sobre esta noticia

Autor:
Emiro Vera Suárez (1361 noticias)
Visitas:
575
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Etiquetas

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.