Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que José Jimenez escriba una noticia?

Truda Rosenberg, Historias sobre el Holocausto

09/10/2009 09:57 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Truda Rosenberg

Truda rosenberg, Unmasqued, historias de sus experiencias durante el Holocausto (Foto: Benita Baker)

Truda rosenberg, Unmasqued, historias de sus experiencias durante el Holocausto (Foto: Benita Baker)

Por Lucía Aragón

Su nombre es Gertruda Rosenberg, es judía, este hecho por sí mismo la hubiera llevado hasta la muerte en un campo de exterminio nazi. Ella aún escucha las voces que hace 68 años le dijeron que saltara. Viajaba en un tren para ganado a Belzec, donde medio millón de judíos fueron sacrificados. Dos hombres que se encontraban en el vagón del tren, donde estaba Truda, se ofrecieron a ayudarla a escapar por una pequeña abertura de la puerta. Gertruda Osterman, como se llamaba entonces, miró a las dos tías que la acompañaban.

"Salta, hija", le dijo una de las tías.

Truda saltó y sobrevivió, todos los demás miembros de su familia fueron asesinados durante el Holocausto, o la Shoah, el término hebreo que ella prefiere.

Truda ahora tiene 87 años y es uno de los psicólogos más prominentes de Ottawa. Publicó recientemente su libro de memorias titulado Unmasked (Sin máscara en español). Libro de tan sólo 94 páginas, con las historias que se relacionan con Rosenberg durante la guerra. No son un recuento completo porque ella quiere que el lector reflexione sobre cuestiones más importantes como el bien y el mal, en lugar de centrarse en los dilemas de la joven polaca. Truda tenía 19 años cuando los nazis invadieron su hogar en Polonia.

Muchas personas se arriesgaron a ayudarla después de que saltara del tren. Incluye a una campesina polaca sordomuda, un famoso poeta, Zbigniew Jasinski, en Varsovia y una peluquera que ayudó a Rosenberg a cambiar su apariencia para parecer menos judía y asumir una nueva identidad, era conocida como Zofía Wolanowska, una polaca cristiana.

Sin embargo, terminó siendo una trabajadora esclava de los nazis, pero un cristiano esclavo tenía mejor trato que un preso judío. Sobrevivió. La identidad falsa todavía duró algunos años más después de la guerra, incluso después de que se trasladara a Inglaterra y se convirtiera en enfermera.

El antisemitismo no terminó con la guerra, en una parte culminante del libro nos cuenta que tomaba una taza de té con sus colegas de un hospital inglés en 1951:

"¡Qué pena que Hitler no matara a todos los judíos!", dijo uno de sus compañeros de trabajo.

¿Por qué? preguntó Truda.

"Bueno" el otro contestó, "Son un montón de pesados. Son doctores y abogados pero ¿cuándo han visto un enfermero judío?"

Truda se quedó callada por un momento, luego contestó "Estás viendo a uno".

E invitó al grupo a su cuarto:

"Nos detuvimos en la puerta donde decía mi nombre- Zofía Wolanowska", escribe Rosenberg. "Tomé la tarjeta por debajo le di vuelta y escribí- ¡Gertruda Osterman!"

A partir de ese día, Truda recuperó su identidad, se quitó la máscara y no la ha vuelto a usar desde entonces. En ese mismo año, ella emigró a Vancouver. En 1958, se trasladó a Ottawa para obtener un doctorado en Psicología. Después enseñó psicología en la Universidad de Haifa, en Israel, regresó a Ottawa para abrir una clínica privada de Psicología, mantiene su oficina y la práctica de Psicóloga y aún viaja al extranjero como profesor.

Una anécdota desgarradora le sucedió un día después de saltar del tren. Se encontró con un niño, de 5 o 6 años, en el camino. Los padres del niño seguramente lo habían arrojado del tren que iba al campo de exterminio.

"Señora, por favor, señora, llévame contigo", dijo el niño: "Tengo algo de dinero".

Truda no se llevó al niño, lo entregó a unos campesinos polacos.

"¿Adónde lo hubiera llevado?, escribe Rosenberg en Unmasked. "Hasta hoy día, miro a los ojos de todo hombre que haya sobrevivido a la Shoah con la esperanza de que el niño sea uno de ellos. Tal vez yo hubiera podido hacerme cargo de él...la memoria es dolorosa y será así mientras viva."

Nunca se supo la suerte de este muchacho.

Truda se casó con Imrich Yitzhac Rosenberg.


Sobre esta noticia

Autor:
José Jimenez (238 noticias)
Fuente:
deorienteaoccidente.wordpress.com
Visitas:
5613
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.