Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Marcela Toso escriba una noticia?

Tricofagia: ingestión compulsiva de cabello

21/02/2010 22:40 2 Comentarios Lectura: ( palabras)

Trastorno psicosomático.Cerebelo e imposibilidad de detener conductas impulsivas. Los pacientes niegan el hábito. Diagnóstico.Síntomas físicos. Tratamiento.Psicoterapia y fármacos. Afrontar el trastorno a tiempo en la adolescencia

TRICOFAGIA: INGESTIÓN COMPULSIVA DE CABELLO

Es un trastorno psicosomático relacionado con la ingestión compulsiva de pelo. Se presenta generalmente en la niñez, en particular en adolescentes.

Sus primeras manifestaciones acontecen aproximadamente desde los 6 años pero su instalación como hábito, según los especialistas, ocurre alrededor de los 13, siendo su incidencia de un 4% en la población total.

La constatación en la vida adulta se vincula a psicopatías, manías o depresión profunda.

Se acompaña habitualmente de tricolomanía, proceso en el que el individuo se arranca los pelos no solo de la cabeza sino también de pestañas, cejas e incluso vello púbico.

Cerebelo e imposibilidad de detener conductas impulsivas

Si bien en los niños puede corresponder a situaciones de estrés, pérdida de algún familiar o separación de los padres, existen estudios que remiten a un origen vinculado con el cerebelo que coordina las secuencias motoras.

De este modo, algunos especialistas lo relacionarían con las dificultades para detener las conductas impulsivas que reúnen los pacientes.

Este sustento es aún débil. La mayoría de los profesionales involucran su etiología con la asociación de la biología propia del trastorno y el contexto en que las personas se desenvuelven.

Los pacientes niegan el hábito

Los pacientes suelen negar el hábito y por lo general no es vivido en forma física como algo doloroso; mencionan a menudo sensación de alivio o gratificación luego de retorcer, arrancar y digerir el pelo.

Con frecuencia el lugar más visible del trastorno es aquel donde la mano muestra mayor dominio o fuerza, aunque los individuos pueden utilizar sus dientes cuando la cantidad de cabello es importante, al igual que emplean elementos cortantes: pinzas, hojas de bisturí, entre otros.

Diagnóstico

Es variado. En primer lugar, la tricolomanía -por la modificación del aspecto físico- se torna visible. Aparecen superficies o “lunares” donde el cabello es escaso o ha sido arrancado a escasos centímetros de su crecimiento.

En forma simultánea, el paciente puede sufrir anorexia (desorden alimentario que lleva a no alimentarse), tensión muscular, calvicie con cicatrices, síndrome del túnel carpiano por tracción (cuando el nervio mediano, que abarca desde el antebrazo hasta la mano, se presiona o se atrapa a nivel de la muñeca), e infecciones en el lugar de corte.

Síntomas físicos

Las personas que ingieren su propio pelo suelen reunir malestar general, plenitud gástrica, náuseas y vómitos.

Si El comportamiento es grave y, ante condiciones de dismotilidad gástrica (alteraciones en la mucosa o déficit de sustancias) que metabolizan y despiden el pelo que han ingerido, se constituye un cuerpo denominado tricobezoar que se localiza en el estómago, toma parte del intestino y produce una seria obstrucción del tracto.

Los hallazgos no digeribles de masas de pelo pueden verificarse a través de la revisión de heces, ecografías, ultrasonografías o radiologías con contraste.

En los casos en que surge obstrucción, la resección quirúrgica está indicada. La misma debe ser seguida de dieta que proteja el área gastrointestinal, medicación antiácida y psicoterapia.

Tratamiento

El abordaje farmacológico no es aconsejable como enfoque único. En primer lugar se debe considerar el análisis del contexto del individuo y su probable desencadenante. Un examen nutricional y el estudio de las creencias del grupo familiar también son importantes.

Las técnicas que suelen elegirse por su mayor aceptabilidad y gratificación inmediatas son las relacionadas con la disminución de stress: gimnasia aeróbica, natación, hipnosis, yoga; esto es, aquellas que permiten ejercicios respiratorios que disminuyen la ansiedad y relajan los músculos.

Se agregan terapias conductuales individuales o grupales que promueven la remisión del hábito adquirido, mediante el control de impulsos o estímulos. Por ejemplo el empleo del tiempo para que el paciente mantenga las manos ocupadas en labores.

En los adolescentes esto suele requerir un verdadero entrenamiento. El apoyo y constatación de testimonios de otras personas que padecen igual trastorno suele ser efectivo, por este motivo las terapias grupales han comenzado a crecer y abarcan la situación en forma integral.

Psicoterapia y fármacos

La psicoterapia es el abordaje de mayor incidencia con resultados positivos. Implica la toma de conciencia de un hábito que suele hacerse en forma mecánica y la modificación paulatina de los sentimientos o patrones de conducta que lo desencadenan.

Respecto al tratamiento farmacológico, el mismo difiere con la edad. Durante el periodo preescolar se prescribe: paroxetina, fluoxetina o clomipamina. En niños en edad escolar: haloperidol y risperidona.

En adultos se utilizan los bloqueantes recaptadores de serotonina tales como clomipramina, venlafaxina, sertralina y fluoxetina como los más efectivos.

El inicio de la toma es gradual, requiere vigilancia médica ambulatoria y se debe esperar entre 4 a 6 semanas para verificar algún progreso o beneficio.

Los inhibidores de recaptación de serotonina son los más escogidos pues actúan en trastornos compulsivos. En la elección se tienen en cuenta la aceptación y tolerancia del individuo al fármaco seleccionado.

Afrontar el trastorno a tiempo en la adolescencia

Es importante comprender que estas “conductas repetitivas centradas en el cuerpo” como las describe Bohne (2002) sean confrontadas a tiempo, sobre todo en la etapa de la adolescencia, ya que cuando se adquiere una conducta obsesiva, el hábito conduce a la cronicidad y su reversión es más difícil.

Por todos los aspectos mencionados, las terapias o abordajes no deben ser aislados. Los enfoques tienen que ser sistémicos, considerando factores biológicos, sociológicos y psicológicos, lo cual implica la colaboración indispensable del grupo familiar para evaluar su participación en los tratamientos a seguir, interferir en su instalación y evitar sus consecuencias.

Fuente: Prof. Farm Silvia Chort Universidad de San Luis, España


Sobre esta noticia

Autor:
Marcela Toso (3015 noticias)
Visitas:
35800
Tipo:
Nota de prensa
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Etiquetas

Comentarios

×
¿Desea borrar este comentario?
Borrar
0
+ -
Responder

CATALINA (25/02/2010)

IO TENGO ESA ENFERMEDEAD DESDE HACE AÑOS II QIERO QUE ALGUIEN ME AYUDE TENGO MUCHA ANSIEDAD HACE AÑO Y MEDIO ME OPERARON Y NO KIERO QUE VUELVA A PASAR LO MISMO QUE PUEDO TOMAR ????? PARA LA ANSIEDAD

0
+ -
Responder

pao (03/02/2013)

Yo empeze a arrancarme y comerme los cabellos a los 11 años. Deje de hacerlo cuatro años consecutivos, pero en mi segundo embarazo empeze nuevamente Ahora voy a terapia semanal con una psiquiatra. Es importante sacar los sentimientos de miedo, culpabilidad, fustracion o angustia. Uso un gorro y una pelota antistress, escribo un protocolo, etc.