Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Elcafedelhistoriador escriba una noticia?

Tribalismo y propaganda

16/02/2011 21:39 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Os traigo estas interesantísimas letras. No tienen desperdicio. Hablan sobre la condición humana, y sobre lo maleables que podemos llegar a ser, con dos ejemplos concretos: uno de la Gran Guerra y otro sobre el Pacífico en la SGM. La conexión con el anterior tema que posteé (el de la masacre de Amritsar) es visible.

Pues bien:

TRIBALISMO

La hostilidad tribal puede desarrollarse rápidamente. Sólo un mes después del estallido de la Primera Guerra Mundial, Robert Bridges, el poeta oficial, escribía a The Times:

Desde su comienzo, el significado de esta guerra ha cambiado considerablemente en un aspecto, y espero que nuestro pueblo advierta que es primordialmente una guerra santa. Es, sin duda, una guerra entre Cristo y el Diablo [...] Nunca hubo en el mundo nada que valiera más la pena exterminar y las naciones civilizadas tienen la sencilla obligación de unirse para devolverlo a sus fronteras y alló exterminarlo.

Los acontecimientos que se sucedieron a partir de 1914 nos han dejado cierta inquietud respecto de la palabra "exterminio". ¿Abogaba el poeta oficial tan sólo por el exterminio de una abstracción, la agresión alemana? ¿O instaba a exterminar a los soldados que formaban el ejército alemán? La confusión moral contribuyó al mantenimiento del apoyo público mientras los ejércitos rivales, presos en la trampa, se mataban recíprocamente.

La misma perturbadora observación encontramos en otra propaganda de la PGM. Con ocasión de una campaña para encerrar a los alemanes que había en Gran Bretaña, se tituló "Limpieza a fondo" a una caricatura que representaba a Gran Bretaña como un ama de casa con una escoba barriendo montones de pequeñas figuras marcadas como "alemanes". Una señal de carretera indicaba: "A los campos de concentración" Mientras barría, la señora Gran Bretaña decía: "Había que hacerlo, de modo que antes o después tenía que ocuparme de esto para liberarnos de microbios peligrosos".

Dentro de la misma campaña, dijo Horatio Bottomley: "Hago un llamamiento a una vendetta, una vendetta contra todo alemán que haya en Gran Bretaña, "naturalizado" o no... No se puede "naturalizar" un aborto contra natura, una monstruosidad infernal. Pero sí se la puede exterminar". Instó a que se obligara a los alemanes naturalizados a usar un distintivo y a que no se les permitiera salir después de la puesta de sol. Había que excluir de las escuelas a sus hijos. Ya demás apoyaba este tratamiento a los alemanes con fantasías que alentaban a desposeerlos de toda dignidad protectora. Después de la guerra, "si por casualidad descubre usted en un restaurante que el camarero que le sirve es alemán, arrójele la sopa a su asquerosa cara; si descubre que está sentado junto a un oficinista alemán, vuélquele el tintero sobre su asquerosa cabeza".

A pesar de la histeria, hay personas que mantienen viva la dignidad humana. En New College, Oxford, se exhibieron bajo el encabezamiento "Por la Patria" las listas de sus miembros muertos en la guerra. Tres de los soldados alemanes que murieron en 1914 habían estado en el College. En 1915, un visitante norteamericano escribió al Morning Post para expresar su disgusto ante el hecho de que en la lista figuraran los tres alemanes. Warden Spooner respondió que "los alemanes no habían cometido ningún acto ignominioso al luchar por su país" y que uno de ellos había muerto "mientras transportaba a un camarada herido". Spooner sugirió que "mantener un espíritu de odio contra los que han pasado a otro mundo no nos hace mejores patriotas ni mejores hombres" (Más tarde, el tutor de Filosofía H.W.B.Joseph convenció al College de que erigiera un monumento en memoria "de los hombres de este College que, llegados de tierra extraña, se incorporaron a la herencia de este lugar, y que, tras su regreso, lucharon por sus respectivos países en la Guerra (1914-1918)". Pero estas excepciones en el ambiente de tribalismo eran muy raras.

La Segunda Guerra Mundial distó mucho de ser un mero conflicto tribal, pero, sobre todo en la Guerra del Pacífico, las actitudes en el frente interno fueron enormemente tribales y a veces incluso racistas.

Del lado japonés, había quienes sostenían la creencia en su superioridad racial. Un año antes de la guerra, el político Nakajima Chikuhei dijo que en el mundo había razas superiores y razas inferiores u que la raza superior tenía el deber sagrado de iluminar a las inferiores (parece un discurso plenamente europeo. Puesto que los japoneses eran descendientes racialmente puros de los dioses, eran también "la única raza superior del mundo".

Más sobre

Cuando llegó la guerra, llegaron también los estereotipos racistas de los norteamericanos y de los británicos. Un novelista japonés dijo que "estaba ansioso por golpear hasta hacer pomada a esos norteamericanos bestias e insensibles". Una publicación describía al "bestial" enemigo como demonios, diablos, malvados, monstruos y como "salvajes peludos y de nariz retorcida". Otro instaba a la exterminación: "¡Golpead y matad a estos animales que han perdido su naturaleza humana! Esa es la gran misión que el Cielo ha encomendado a la raza yamato por la paz eterna del mundo!" Otra revista, refiriéndose a los norteamericanos, decía que "cuantos más sea los que se mande al infierno, más limpio estará el mundo".

El racismo no era sólo japonés. En Estados Unidos, a los japoneses los llamaban "vientres amarillos", "bastardos amarillos" o "monos amarillos". El almirante Halsey, de la Armada norteamericana, dijo que estaba impaciente por ir a comer más "carne de mono". En Gran Bretaña, Sir Alexander Cadogan, Secretario Permanente del Foreign Office, dejó escrito en su diario que los japoneses eran "monitos bestiales". EL general australiano Sir Thomas Blamey dijo del soldado japonés que es "una bestia subhumana" y "cruce de ser humano y de simio".

Había formas aun peores de deshumanización. Sir Thomas Blamey dijo lo siguiente: "tenemos que exterminar a esa peste". El periodista Earnie Pyle dijo a su vez: "aquí me he dado cuenta enseguida de que a los japoneses se les despreciaba como a algo subhumano y repulsivo, más o menos lo que algunas personas sienten respecto de las cucarachas o los ratones". Describió a unos prisioneros japoneses: "Luchaban, reían y charlaban como seres humanos normales. Y sin embargo me daban repugnancia y después de verlos tenía el deseo de darme un baño mental". Las pegatinas de los coches mostraban ratas con rostros de japoneses. The Nation oponía la muerte viril del soldado norteamericano típico a la manera en que morían los soldados japoneses, como ratas arrinconadas. Los lanzallamas que se usaban para atacar las posiciones japonesas se anunciaban en el New York Times con la imagen de un ataque y la leyenda : "Limpieza de un nido de ratas".

La lealtad tribal que la guerra evoca puede convertirse en odio tribal. El racismo antijaponés en países aliados condujo a actitudes que en otros momentos habrían sorprendido. El comandante de un submarino norteamericano fue condecorado por una acción en la que hundió un buque japonés y en la que pasó más de una hora masacrando a los supervivientes. Un informe de la revista Time sobre otra masacre de japoneses que habían sobrevivido en botes salvavidas dio lugar a una carta de crítica moral, que se publicó. Muchas de las respuestas a esa carta afirmaban que las atrocidades japonesas justificaban la masacre. Un lector replicó que era la "matanza de inútiles serpientes de cascabel". Otro había "gozado extraordinariamente" al leer la información acerca de la matanza. Un tercero dijo que "una buena costumbre norteamericana que me gustaría ver es la de tener una piel de japonés clavada en las puertas de todas las 'letrinas' de Estados Unidos".

El racismo influyó en las actitudes relativas a la política. El almirante Halsey exigió la "eliminación prácticamente total de los japoneses como raza". El presidente de la Comisión de Personal de Guerra sugirió "el exterminio de las japoneses en su totalidad". Las encuestas sugerían que más del diez por ciento de los norteamericanos apoyaban la "aniquilación" o la "exterminación" de los japoneses como pueblo. Una encuesta de diciembre de 1945 mostraba que más de la quinta parte de los norteamericanos lamentaba que no se hubieran usado muchas bombas atómicas más antes de que Japón tuviera oportunidad de rendirse.

El racismo mutuo de la Guerra del Pacífico fue un caso extremo. Pero en la mayoría de las guerras es importante el tribalismo del frente interno. La propaganda oficial, que alimenta a la gente que a menudo está demasiado dispuesta a creer, distorsiona su juicio y debilita su capacidad de crítica. Como descubrieron Erich Maria Remarque y Robert Graves, la visión que se tiene de la guerra puede tener poca relación con su realidad. En Alemania, el frente interno era "un mundo extraño" (se refiere a palabras de Remarque), y en Inglaterra "hablaba una lengua extranjera" (ídem con R.Graves). La versión oficial de los acontecimientos crea la solidaridad tribal y la disposición mental a practicarla. En el frente interno el tribalismo y la creencia se combinan para sostener la trampa de la guerra.

--

Extracto del libro de Jonathan Glover "Humanidad e inhumanidad. Una historia moral del siglo XX" Madrid, Cátedra, 2001 (en el capítulo 20. El frente Interno).

El tema fue posteado en el foro 1y2gm (ver aquí) donde ha generado una interesante discusión.

Saludos


Sobre esta noticia

Autor:
Elcafedelhistoriador (71 noticias)
Fuente:
elcafedelhistoriador.blogspot.com
Visitas:
3288
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.