Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que mimesacojea.com escriba una noticia?

Trenes

01/07/2010 14:02 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Las tragedias sacan lo mejor del ser humano. En las películas.

El accidente de Castelldefels ha servido para, al menos, tres cosas. Una, para que 20minutos.es se vea obligado a cambiar su política de comentarios después de las barbaridades xenófobas y racistas que el personal anónimo desparramó bajo la noticia. Dos, para que varios sociólogos y psicólogos se pregunten porqué tantos testigos del accidente se limitaron a grabar con sus teléfonos en vez de auxiliar a los heridos. Y tres, para descubrir que la corrección política ha vuelto casi inviable culpar a las víctimas aunque todos los indicios así lo indiquen.

Afirman los psicólogos que grabar una tragedia sin tomar parte es una nueva forma de afrontar un shock, algo así como un YouTube Hit Sindrome. Es la primera vez en la historia de la humanidad que un mecanismo de defensa proporciona dinero a quien lo sufre: un medio compró el video de uno de los testigos para ilustrar su portada digital con un poco de morbo pixelado. Lo mejor del ser humano con un anuncio delante. ¿Quién no disfruta viendo un anuncio de la nueva cuchilla Gillette de siete hojas mientras espera a que empiecen las vísceras desparramadas?

Y mientras Blanco, Montilla y compañía titubean que no parece haber razones que expliquen la tragedia más que la imprudencia de las víctimas, las enfervorizadas masas de anónimos rugen en Internet. Los guacanitos, dicen, son muy de matarse irresponsablemente, lo mismo en un andén que en la puerta de una discoteca. Muy de desmembrarse sin respeto alguno a los demás y llenar nuestros periódicos de sucesos que antes no teníamos.

La extrema derecha ya tiene una coartada más para ahondar en su discurso: los inmigrantes nos abollan los trenes. Vienen a nuestra querida España, esta España nuestra para lanzar sus pequeños cuerpos contra nuestra excelente red ferroviaria. Nosotros, españoles, que tanto nos jactamos de nuestra extraordinario mapa de trenes, y esos inmigrantes empeñados en dañar una imagen internacional loada incluso por el Premio Nobel de la Paz y Comandante en Jefe Barack Obama. Y son nuestras fuerzas de seguridad y nuestros servicios sociales quienes, con el dinero de los auténticos españoles, los aquínacidos, tienen que recoger los pedazos de ciudadanos no comunitarios esparcidos por las vías. Indignante.

A medida que España pierde derechos sociales y garantías democráticas con un gobierno franquicia de la globalización, a medida que los trabajadores menos cualificados esperan una oferta laboral en guetos cada vez más alejados del centro, los planteamientos filofascistas van perdiendo complejos en foros, webs y cadenas de televisión digital terrestre. Ya no basta con criminalizar el aborto y enterrar la memoria histórica. Estamos en crisis económica, sistémica y de valores, hay que ponerse las pilas del odio por el bien del Mercado y la Idiosincrasia Patria. El run run xenófobo suelta lastre en la red y no tardará en calar en el discurso político, como ya está haciendo en buena parte de Europa.

Las víctimas de Castelldefels murieron en adoquines de camino a la playa. La metáfora es obvia pero obsoleta en tiempos de cuchillas de afeitar con siete hojas. Por fin podrás besar a tu amante sin dejarle raspones rojos, ¿a qué esperas para comprarla?


Sobre esta noticia

Autor:
mimesacojea.com (469 noticias)
Fuente:
mimesacojea.com
Visitas:
3566
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Creative Commons License
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.