Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Detective Salvaje escriba una noticia?

Tren del infierno

17/06/2010 17:27 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Este modesto film de Andrei Konchalovsky cumple 25 años, convertido en la mejor pieza de la extinta productora Cannon Films

Para muchos críticos, durante los años 80 se realizó el peor cine que se recuerda, especialmente en el llamado cine comercial, que se vio sujeto a los vaivenes de los modos de producción, y a una ausencia de continuidad narrativa respecto a décadas anteriores. En estas circunstancias, los productores Yoram Globus y Menahem Golan fundan una pequeña productora independiente llamada Cannon Films, planteada como una fábrica de films de serie B y de bajo coste, cuyo título más emblemático sería este Tren del infierno a partir de un guión original de Akira Kurosawa. Para ello contarían con el realizador ruso Andrei Konchalovsky, en cuyo currículum figuraban diversas colaboraciones con Andrei Tarkovsky y un par de films con bastante eco en la Unión Soviética.

Dejando de lado los entresijos de la producción, Tren del infierno puede observarse hoy en día como una curiosidad que muchos querrían poder emular, sobre todo por su falta de pretensiones (que se agradece) y por una capacidad encomiable en la búsqueda de ritmo narrativo, obviando el estilo ampuloso propio de su década y plasmando una fijeza y un savoir faire en el montaje de las escenas de acción que recibiría una nominación a los Oscar de 1985. En cierto sentido, el film contiene todos los ingredientes para llevar lejos el sentido metafórico de la historia, con aspectos como la libertad o la redención, una redención que surge a través del sacrificio y la autoimmolación, y que mantiene una coherencia interna que no chirría en ningún momento, que fluye como ese tren sin control por los parajes nevados de Alaska.

Podríamos hablar de la sugerente interpretación de Jon Voight, en ese papel de convicto al que dota de alma y fuerza; pero nos quedaremos ahí, porque lo que engrandece este pequeño film es que rezuma humanidad, que evoca nuestra pequeñez e inmediatez, dejando que la fuerza de la naturaleza tome cuerpo y se plasme como un personaje más. Viendo Tren del infierno (sobre todo si lo hacemos sin los prejuicios de nuestra época altamente tecnificada) podemos evocar los cuentos de antaño, en los que el hombre lucha por su libertad y por su perdón, sin perder por ello la necesidad de la acción, de aquello que convierte el cine en una imagen del acto llevado a cabo, del entretenimiento al fin y al cabo, un entretenimiento que en nada está reñido con la poética, ni con el lirismo que nos permiten las alegorías.

Lo que engrandece este pequeño film es que rezuma humanidad, que evoca nuestra pequeñez e inmediatez

En todo caso, pasado un cuarto de siglo desde su estreno, el film es capaz de introducir interesantes reflexiones sobre la humanidad o la maldad, sobre la bondad y el compañerismo, haciéndolo desde una tribuna modesta: la de una producción de serie B sin más pretensión que la de hacer pasar un buen rato. Y eso, en el fondo, es algo grande.


Sobre esta noticia

Autor:
Detective Salvaje (61 noticias)
Visitas:
2492
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.