Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Marcela Toso escriba una noticia?

Tratamiento y cuidado para pacientes con diabetes Tipo 1

05/09/2009 15:07 1 Comentarios Lectura: ( palabras)

Los pacientes con Diabetes tipo 1 es una enfermedad que no tiene cura y los pacientes que sufren de la misma necesitan ciertos cuidados especiales.

TRATAMIENTO Y CUIDADO PARA LOS PACIENTESCON DIABETES TIPO 1 La diabetes es una enfermedad para toda la vida y aún no existe una cura. La que se denomina tipo 1 es la que se conoce como diabetes juvenil o diabetes insulinodependiente. En estos casos las células del páncreas producen poca o ninguna insulina.

La glucosa, sin suficiente insulina, se acumula en el torrente sanguíneo, en lugar de penetrar en las células. El cuerpo es incapaz de utilizar la glucosa como energía, pese a los altos niveles en el torrente sanguíneo, lo que ocasiona que aumente el apetito.

Los altos niveles de glucemia causan aumento de la micción (la vejiga se vacía de orina cuando está llena) y esto lleva a que se presente sed excesiva. En cuestión de 5 a 10 años, las células beta del páncreas productoras de insulina quedan destruidas y el cuerpo ya no puede producirla.

La diabetes tipo 1 puede ocurrir a cualquier edad; sin embargo, se diagnostica en muchos pacientes después de los 20 años. Se desconoce la causa exacta. La genética, los virus y los problemas autoinmunitarios pueden jugar un papel decisivo.

Los síntomas son: dolor abdominal, ausencia de la menstruación, fatiga, aumento de la sed y la micción, naúseas, vómitos, pérdida de peso y aún cuando aumenta el apetito.

La diabetes se diagnostica midiendo el nivel de glucemia en ayunas si es superior a 126 mg/dL y, en dos ocasiones; también en ayunas si se sospecha una glucemia mayor a 200mg/dL. También se prueba la tolerancia a la glucosa, determinándose la existencia de diabetes cuando ésta es superior a 200 mg/dL

Por otra parte, se realiza el examen de cetonas que son producidas por la descomposición de la grasa y el músculo, y son dañinas en niveles altos. El examen se hace empleando una muestra de orina y se practica cuando la glucemia supera a 240 mg/dl y en los siguientes casos: neumonía, ataque cardíaco o accidente cerebrovascular, naúseas o vómito y durante el embarazo:

Las personas con diabetes tipo 1 deben acudir al médico cada 3 a 6 meses para su control.

Actividad física

El ejercicio regular ayuda a controlar la cantidad de glucemia, al igual que quemar el exceso de calorías y de grasa para lograr un peso adecuado.

Aquellas personas con diabetes tipo 1 deben tomar precauciones especiales y consultar a su médico durante y después de cualquier ejercicio o actividad física intensa.

Utilizar un calzado correcto, controlar la glucemia antes y después del ejercicio, llevar un alimento con carbohidrato de acción rápida por si baja la glucemia, beber líquidos sin azúcar, son las indicaciones para que el ejercicio resulte saludable.

Cuidado de los pies

La diabetes causa daños a los vasos sanguíneos y a los nervios, lo cual puede reducir la capacidad de sentir lesiones o la presión en los pies, al extremo de que se presente una infección grave.

Además, la enfermedad afecta el sistema inmunitario del organismo, disminuyendo la capacidad para combatir la infección.

Las infecciones pequeñas es factible que progresen con inmediatez hasta provocar la muerte de la piel y otros tejidos, lo que puede hacer necesaria la amputación.

Tratamiento de los niveles bajos de glucemia

El nivel bajo de glucemia, conocido como hipoglucemia, es posible que se presente por demasiada insulina, demasiado ejercicio o muy poco alimento. La hipoglucemia se puede desarrollar con rapidez y los síntomas aparecen particularmente cuando el nivel de azúcar cae por debajo de 70. Los síntomas son: dolor de cabeza, hambre, nerviosismo, temblor, sudoración y debilidad.

En tal situación hay que comer algo sin azúcar: jugo de frutas, una taza de leche descremada o una gaseosa normal. Si los síntomas no desaparecen en 15 minutos, hay que consumir azúcar porque no hace daño.

Si los síntomas empeoran (confusión, crisis epilépticas o pérdida del conocimiento), al paciente se le debe aplicar una inyección de glucagón.

Niveles altos de cetonas

Cuando no hay suficiente insulina para movilizar la glucosa a las células, ésta se puede acumular en la sangre. El cuerpo busca entonces otras formas de energía y utiliza la grasa como fuente de combustible. A medida que las grasas se descomponen, unos ácidos llamados cetonas se acumulan en la sangre y en la orina. Las cetonas, en niveles altos, son tóxicas. Esta afección se conoce como cetoacidosis.

Se verifica con una prueba de orina, cada 4 a 6 horas, en cualquier momento que una persona diabética esté registrando un nivel de glucemia por encima de 240. Los síntomas son: boca reseca, micción frecuente o vómito, sed anormal.

Los signos de advertencia de que la cetoacidosis está empeorando podrían ser: respiración rápida y profunda, resequedad en la piel y en la boca, rubicundez en la piel, aliento con olor a frutas, náuseas o vómitos y dolor estomacal.

Lo importante es que frente a cualquier eventualidad, se requiera la atención del servicio de urgencias del hospital más cercano o la obra social de pertenencia.

Fuente: Asociación Diabéticos de Madrid, España


Sobre esta noticia

Autor:
Marcela Toso (3015 noticias)
Visitas:
10283
Tipo:
Nota de prensa
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

×
¿Desea borrar este comentario?
Borrar
0
+ -
Responder

Usuario anónimo (20/02/2010)

ola me parese bien la infomacion pero quisiera q me dieran los cuidados para el geriatrico con diabetes mellitus