Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Ecoliberal escriba una noticia?

El Tratado de Versalles, 100 años después

20/07/2019 08:00 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

image

imageEl 28 de junio de 2019 es el centenario del Tratado de Versalles. El famoso tratado, firmado por Alemania el 28 de junio de 1919, fue el más importante de los tratados de paz que pusieron fin a la Primera Guerra Mundial. Aunque cada nación derrotada firmó su propio tratado, todo el acuerdo se llama a menudo el Tratado de Versalles. La guerra y el acuerdo de paz causaron un siglo de estatismo y guerra. En el centenario del tratado de Versalles, conviene volver a evaluar sus consecuencias y sus lecciones para el futuro.

Alemania

A principios de enero de 1919, delegados de Gran Bretaña, Francia, Italia y Estados Unidos se reunieron en París. Inicialmente, el plan de los Aliados era celebrar una conferencia preliminar entre ellos para decidir las condiciones de paz que ofrecer a Alemania. Después de la breve conferencia preliminar, el plan era invitar a Alemania a una conferencia de paz a gran escala para negociar las condiciones.

A medida que los Aliados se peleaban entre sí, la conferencia preliminar se fue convirtiendo gradualmente en una conferencia a gran escala. Los alemanes no fueron convocados a París hasta principios de mayo. Y cuando finalmente llegaron, nunca se les permitió negociar los términos del tratado. Así pues, el Tratado de Versalles fue un tratado dictado, no un tratado negociado.

Era injusto que los Aliados dictaran las condiciones del tratado a Alemania. Esto violó los precedentes establecidos después de que los franceses perdieran las guerras napoleónicas y la guerra franco-prusiana. La ruptura de estos precedentes estaba destinada a generar desprecio por el tratado en Alemania. Las diversas cláusulas militares, de reparación y territoriales añadieron combustible al incendio.

Las cláusulas militares del tratado desarmaron a Alemania. Pero el desarme alemán debía formar parte del desarme general europeo patrocinado por la Sociedad de Naciones. Mientras que los alemanes fueron desarmados por el tratado, los Aliados no cumplieron su promesa de desarmarse. Esto fue injusto, y la promesa incumplida de los Aliados enfureció a la opinión pública alemana.

Las reparaciones alemanas recibieron demasiada atención después de la guerra. Esto se debió en gran parte a John Maynard Keynes y a su influyente libro Las consecuencias económicas de la paz. Todo el análisis de Keynes sobre el problema de las reparaciones fue fatalmente defectuoso, ya que se basaba en una teoría mercantilista llamada el problema de la transferencia. La ciencia económica muestra que el problema de las transferencias no existe.1 El análisis mercantilista de Keynes del problema de las reparaciones incitó a los alemanes, y desde entonces ha engañado a economistas e historiadores.

Los historiadores económicos han reconocido cada vez más que las reparaciones impuestas a Alemania no eran tan onerosas como Keynes insistía.2 Sin embargo, había una característica del acuerdo que era ciertamente imprudente e injusta: los Aliados no fijaron la cantidad de reparaciones en el tratado. Los alemanes fueron obligados a firmar un cheque en blanco, lo que les permitió quejarse de que habían sido condenados a trabajos de esclavos indefinidos. Keynes estuvo a cargo de preparar la posición del Tesoro Británico sobre las reparaciones, y fue su trágica idea no fijar el monto de las reparaciones en el tratado.3

La sección de reparaciones del tratado incluía el Artículo 231 ? la infame cláusula de culpabilidad de guerra. El artículo 231 exigía que Alemania aceptara la responsabilidad de iniciar la guerra. Esta cláusula era injusta, porque Alemania no era la única responsable de la guerra. Todas las grandes potencias europeas comparten la culpa. Curiosamente, Keynes y John Foster Dulles fueron los principales ponentes de opinión del Artículo 231.4

Una consecuencia desafortunada del libro de Keynes fue desviar la atención de los problemas territoriales del tratado. Como sugiere el título de su libro, las críticas de Keynes al tratado eran enteramente económicas; nunca criticó las cláusulas territoriales. Los problemas realmente significativos del acuerdo de paz fueron las cláusulas territoriales imperialistas.

Antes de la conferencia, los líderes aliados aseguraron al mundo que la paz se basaría en el principio de la autodeterminación nacional. Sus acciones demostraron lo contrario. En la conferencia, los Aliados dividieron el mundo y crearon nuevos pero insostenibles estados-nación con la coerción del Estado.

El Tratado de Paz de Versalles significaba que Alemania perdería el 13% de su territorio y el 10% de su población. En Occidente, Alemania perdió Alsace-Loraine frente a Francia. A los habitantes de Alsacia-Loraine nunca se les permitió decidir por sí mismos si querían volver a Francia. La violación por parte de los Aliados del principio de autodeterminación nacional en Alsacia-Loraina amargaba a los alemanes.

En el este, los líderes aliados dividieron imperialmente Alemania (junto con Rusia y Austria-Hungría) para recrear Polonia, un país que había dejado de existir en 1795. Para resucitar Polonia, a millones de alemanes, lituanos, bielorrusos y ucranianos se les negó el derecho a la autodeterminación. Además, el Presidente Wilson había prometido a la renacida Polonia el acceso al mar, por lo que los Aliados crearon el Corredor Polaco. El corredor polaco separaba Prusia Oriental de Alemania y contenía la ciudad alemana de Danzig. El Corredor Polaco significaba que Polonia era odiada en Alemania.

Los aliados crearon la nueva nación de Checoslovaquia dividiendo a Alemania y al destrozado Imperio Austro-Húngaro. A los eslovacos, polacos, ucranianos y húngaros de la nueva Checoslovaquia se les negó el derecho a la autodeterminación. Este fue también el caso de tres millones de alemanes en los Sudetes. En Alemania, Checoslovaquia fue un recordatorio constante de la mala fe de los Aliados en la cuestión de la autodeterminación.

Por último, el Tratado de Versalles prohibió la unificación de Alemania y Austria. Esta prohibición viola el derecho de los austriacos a la autodeterminación nacional. Las cláusulas territoriales relativas a Alsacia-Loraina, Polonia, Checoslovaquia y Austria significan que el derecho a la libre determinación ha sido injustamente negado a millones de alemanes y otros europeos.

Cualquier persona interesada en la preservación y proliferación de la humanidad debe despreciar a Adolf Hitler y su vil régimen nazi. Pero hay que preguntarse: ¿cómo podría un lunático como Hitler llegar al poder en Alemania? La respuesta es la Primera Guerra Mundial y el Tratado de Versalles. La población alemana pensaba que el tratado era injusto y quería que alguien se opusiera a él. El tratado creó la plataforma para el ascenso de Hitler al poder. Por esta razón, el Tratado de Versalles debe considerarse una de las principales causas de la Segunda Guerra Mundial.

Italia

Italia era la potencia más débil al estallar la Gran Guerra. Aunque Italia tenía un tratado de defensa con Alemania y Austria-Hungría antes de la guerra, estas naciones no habían sido atacadas. Esto significaba que Italia no estaba obligada a entrar en la guerra por parte de las Potencias Centrales. En cambio, Italia se mantuvo neutral y buscó territorio de forma oportunista.

Las Potencias Centrales ofrecieron a Italia territorio, pero Italia quería un trozo de territorio austrohúngaro llamado Tirol del Sur. Esto daría a Italia una frontera defendible en los Alpes. Por razones obvias, los austro-húngaros se negaron a prometer su propio territorio a Italia. Los Aliados, por el contrario, se alegraron de prometer a Italia este territorio. El 26 de abril de 1915, Gran Bretaña, Francia y Rusia firmaron el Tratado imperialista de Londres con Italia. Con este acuerdo, Italia obtendría el Tirol del Sur, el Litoral Austriaco y Dalmacia del Norte cuando los Aliados ganaran la guerra.

En la conferencia de paz, el presidente Wilson se negó a defender el Tratado de Londres. Esto enfureció a los italianos. A los italianos se les concedió el Tirol del Sur, y esto empujó la frontera italiana hasta los Alpes. Pero los Aliados rompieron sus promesas sobre el Litoral Austriaco y Dalmacia del Norte. Más bien, los Aliados dieron este territorio a la nueva nación de Yugoslavia.

El fracaso de los Aliados a la hora de defender el Tratado de Londres hizo que muchos italianos se sintieran engañados. La victoria aliada se conoció como la «Victoria Mutilada» en Italia. Las promesas incumplidas de los Aliados a los italianos en la Conferencia de Paz de París lanzaron al poder a Benito Mussolini y a su régimen fascista en 1922.

Asia

La Conferencia de Paz de París tuvo un impacto significativo en Asia. Antes de la guerra, las potencias occidentales ejercían el control imperialista sobre la mayor parte de Asia. Gran Bretaña controlaba la India, Pakistán, Bangladesh y Myanmar, junto con Hong Kong y Singapur. Francia controlaba Vietnam, Camboya y Laos. Rusia tomó territorio en el norte de China; los Países Bajos tenían Indonesia; los Estados Unidos controlaban las Filipinas.

China y Japón eran los únicos países asiáticos independientes realmente significativos antes de la guerra. Pero China estaba a punto de perder su independencia. Los británicos, franceses, alemanes y rusos ejercieron el control del territorio en China a través de concesiones. Pero Japón era la mayor amenaza de China. Antes de la guerra, Japón ya había tomado Taiwán y Corea de China, y controlaban Manchuria. La Primera Guerra Mundial detuvo la expansión europea en China, pero esto dejó a Japón sin control para arrebatar más territorio chino.

Japón entró en la guerra del lado de los Aliados. Antes de la guerra, Alemania tenía el control de las islas del Pacífico, y Japón las tomó durante la guerra. Alemania había controlado un territorio en China llamado Shandong, y Japón se apoderó de estas concesiones alemanas. Los japoneses hicieron acuerdos imperialistas secretos con Gran Bretaña durante la guerra que les permitirían conservar las islas alemanas del Pacífico y Shandong.

Los japoneses tenían dos exigencias en la Conferencia de Paz de París. Primero, querían que los Aliados mantuvieran sus acuerdos secretos de guerra en Shandong y en las islas alemanas del Pacífico. Segundo, querían una cláusula de igualdad racial. En otras palabras, los japoneses deseaban una cláusula en el tratado de paz que estableciera que los europeos y los asiáticos son de igual calidad racial.

Al igual que los japoneses, los chinos se unieron a la guerra del lado de los aliados. Los chinos creían que contribuir al esfuerzo bélico impediría que los europeos y japoneses se expandieran en China después de la guerra. China tuvo una demanda importante en la Conferencia de Paz de París: Shandong. Este territorio tenía una gran población china, y era culturalmente importante porque era el lugar de nacimiento de Confucio. Pero los británicos habían prometido Shandong a los japoneses. Los aliados se encontraron en un dilema sobre Shandong.

Según el principio de la autodeterminación nacional, los chinos tienen el derecho a reclamar Shandong. Lamentablemente, el principio del imperialismo prevalece sobre el principio de la autodeterminación nacional. Los pacificadores mantuvieron su acuerdo imperialista en tiempos de guerra y concedieron Shandong a los japoneses en lugar de a los chinos.

¿Por qué conceder Shandong a los japoneses? Los Aliados sintieron que tenían dos opciones: 1) cumplir con la demanda japonesa de una cláusula de igualdad racial, o 2) rechazar la cláusula de igualdad racial, pero apaciguar a los japoneses con Shandong. Los pacificadores, especialmente Wilson, no pudieron superar sus inclinaciones racistas, y rechazaron la demanda japonesa de una cláusula de igualdad racial.

Los japoneses recibieron Shandong, pero estaban desilusionados con el tratado. La negativa de los Aliados a incluir la cláusula de igualdad racial hizo que los japoneses perdieran la fe en Occidente. El tratado creó el militarismo japonés y puso a Japón en el camino de la guerra con los Estados Unidos.

Increíblemente, las ramificaciones en China fueron igual de desastrosas. La decisión de los pacificadores sobre Shandong desencadenó protestas en Pekín el 4 de mayo de 1919. Estas protestas se convirtieron en el Movimiento del 4 de Mayo, y nació el movimiento comunista chino. Setenta y cinco millones de chinos murieron como resultado del régimen comunista de Mao Zedong. Eventualmente, el comunismo se extendería a Corea y Vietnam, resultando en la Guerra de Corea, la Guerra de Vietnam, y la tensión en curso entre Corea del Norte y Occidente.

Medio Oriente

Los problemas geopolíticos en Medio Oriente durante el último siglo tienen sus raíces en la Primera Guerra Mundial y en la Conferencia de Paz de París. Antes de la guerra, los británicos controlaban Egipto, los franceses Argelia y Túnez, e Italia controlaba Libia. Por el contrario, el Imperio Otomano controlaba el Irak moderno, Siria, Líbano, Israel, Jordania y Arabia Saudita.

Al principio de la guerra, las potencias aliadas hicieron acuerdos imperialistas secretos para dividir el Imperio Otomano. Por su parte, los rusos exigieron la expansión de su territorio hasta Constantinopla. Esta era una cuestión delicada para los británicos, ya que daría a Rusia influencia en las aguas del Mediterráneo alrededor del Canal de Suez. La India era la joya de la corona del Imperio Británico, y Gran Bretaña transportó sus tropas a la India a través del canal. En resumen, el Canal de Suez fue esencial para el control imperial británico sobre la India.

Los británicos estarían de acuerdo con la demanda rusa de Constantinopla, pero sólo si a Gran Bretaña se le garantizara cierto territorio alrededor del Canal de Suez. Este territorio incluía el actual Egipto, Israel, Jordania y el sur de Irak. El control británico de estos territorios crearía una burbuja alrededor del Canal de Suez y aseguraría así la ruta británica a la India.

El Acuerdo Sykes-Picot del 3 de enero de 1916 fue un tratado secreto entre Gran Bretaña y Francia para dividir el Medio Oriente después de la guerra. Francia obtendría el territorio de la Siria moderna, el Líbano y el norte de Irak, mientras que Gran Bretaña obtendría el territorio de Egipto, Israel, Jordania y el sur de Irak. Más tarde, los rusos e italianos aprobaron el tratado.

Desafortunadamente, los británicos hicieron promesas a los árabes dentro del Imperio Otomano que eran incompatibles con Sykes-Picot. Los británicos y franceses controlaban territorio en la India y el norte de África que contenía un gran número de musulmanes. Los británicos y los franceses estaban aterrorizados de que el sultán turco incitara a los musulmanes a rebelarse dentro de sus imperios. Estaban desesperados por sacar a los otomanos de la guerra para evitar un levantamiento islámico.

Las campañas militares británicas contra los otomanos fueron desastrosas. Como resultado, los británicos idearon un plan para desestabilizar el Imperio Otomano desde dentro. El plan era que los árabes se rebelaran contra los turcos. Los británicos prometieron a Hussein, el Sharif de La Meca, que sería el rey de un estado árabe unificado e independiente después de la guerra si se rebelaba contra los turcos. Hussein estuvo de acuerdo. Su hijo Faisal, asesorado por Lawrence de Arabia, dirigió la revuelta árabe contra los turcos. La revuelta árabe jugó un papel importante en el colapso del Imperio Otomano.

En la conferencia de paz, los británicos rompieron su promesa de establecer un Estado árabe unificado e independiente. En su lugar, crearon un puñado de nuevas naciones en Medio Oriente que estarían dominadas por Gran Bretaña y Francia. En 1921, los franceses crearon el Reino de Siria. Los británicos convencieron a los franceses para que Faisal se convirtiera en el gobernante de Siria, pero él no tenía independencia. Fue exiliado por los franceses en julio de 1920. Los franceses crearon el estado del Líbano en 1920 y transfirieron territorio de Siria al Líbano. Este acto de imperialismo sigue irritando a los sirios hoy en día.

El acuerdo imperialista Sykes-Picot condujo a la creación de Irak. Según Sykes-Picot, los británicos conquistarían Bagdad y Basora, mientras que los franceses conquistarían Mosul en el norte. Los británicos se dieron cuenta de la importancia del petróleo mucho antes que los franceses, y los británicos sospecharon que había petróleo en Mosul. En 1918, los británicos convencieron a los franceses para que renunciaran a su pretensión de Mosul. De esta manera, los británicos tomaron el control de todo el territorio que ahora es Irak. Los británicos formaron el Reino de Irak en 1921, y Faisal fue nombrado rey.

La promesa británica de un Estado árabe independiente era incompatible con Sykes-Picot. Pero las promesas británicas a los judíos europeos complicaron aún más la situación en la región. El 2 de noviembre de 1917, el gobierno británico emitió la Declaración Balfour, una declaración pública de apoyo a una patria para el pueblo judío en Palestina. La Rusia zarista era el gran poder antisemita antes de la guerra, y esto hizo que muchos judíos se resistieran a apoyar a los aliados. Los ingleses creían que la Declaración Balfour fomentaría el apoyo judío a los Aliados y debilitaría el apoyo judío a las Potencias Centrales.

Sykes-Picot le dio el control británico de Palestina. En 1921, los británicos separaron a Jordania de Palestina e hicieron rey al hijo de Hussein, Abdullah. Sin embargo, la creación de Jordania enfureció tanto a los judíos como a los árabes. Por un lado, los judíos pensaban que la Declaración Balfour les concedía todo el territorio de Palestina. Así, ellos vieron la creación de Jordán como una promesa rota. Por otro lado, los árabes en Palestina se rebelaron contra la idea de una patria judía en su territorio. Desde entonces ha habido tensión entre los judíos y los musulmanes de la región.

Los tratados de guerra y paz dieron lugar a la creación de nuevos e insostenibles Estados nacionales en Medio Oriente. Para aquellos que viven en el Medio Oriente, incluso los nombres de Irak, Siria, Líbano, Jordania, Israel, etc., son recordatorios constantes de que Gran Bretaña y Francia traicionaron a los árabes. Al final, el imperialismo británico y francés en Medio Oriente causó un siglo de agitación en la región.

Una lección para el futuro

La Primera Guerra Mundial y la Conferencia de Paz de París llevaron al nazismo en Alemania, al fascismo en Italia, al militarismo en Japón, al extremismo en Medio Oriente y al comunismo en Rusia, China, Corea y Vietnam. ¿Qué hay que aprender de la guerra y del acuerdo de paz? He aquí la lección más importante: la economía de libre mercado es la única forma de lograr una paz mundial duradera.

La guerra fue causada por la intervención imperialista de Europa en el comercio exterior. En las décadas anteriores a la guerra, hubo un impulso masivo de las potencias europeas para expandir sus imperios. Esto puso a las potencias europeas en un rumbo de colisión. ¿Por qué la expansión imperial? Las potencias europeas no permitieron a otras potencias comerciar libremente en sus imperios. Por esta razón, las potencias europeas consideraban que la expansión imperial era la única manera de conseguir nuevos mercados para sus mercancías. El rechazo por parte de Europa del principio de libre comercio fue la causa fundamental de la Primera Guerra Mundial.

Los pacificadores de la Conferencia de Paz de París no pudieron establecer una paz duradera, porque se negaron a renunciar al sistema imperialista que causó la guerra en primer lugar. Durante la guerra, los británicos y los franceses hicieron acuerdos imperialistas para dividir el mundo después de la guerra. En la conferencia de paz, utilizaron los tratados de paz para consagrar el imperialismo británico y francés. Los aliados usaron el tratado para fortificar sus imperios, y el resultado fue un siglo de guerra.

La intervención del Estado en la economía de libre mercado es la causa fundamental de todas las guerras modernas. La intervención del Estado en la economía nacional hace imposible que los productores nacionales compitan con los productores extranjeros. Para nivelar el campo de juego, el gobierno debe promulgar medidas proteccionistas para proteger a los productores nacionales de la competencia extranjera. Cualquier Estado que intervenga en la economía nacional debe inevitablemente abrazar el proteccionismo. Y el proteccionismo conduce al conflicto y a la guerra.

El libre comercio entre las naciones es necesario para mantener la paz mundial. Pero el libre comercio entre naciones es imposible si las naciones intervienen internamente. El libre comercio exterior requiere el libre comercio interior. El camino hacia una paz mundial duradera comienza con la economía de libre mercado en casa. La gran lección de la Primera Guerra Mundial y del Tratado de Versalles es la siguiente: la economía de libre mercado en el país y en el extranjero es la única manera de establecer una paz duradera entre las naciones.

Fuente.

1.Como escribe Ludwig von Mises, «There is no such thing as a «transfer» problem». Omnipotent Government (Indianapolis: Liberty Fund, [1944] 2011), pág. 241. Incluso Robert Skidelsky, el mayor defensor vivo de Keynes, tuvo que admitir: «Si nos atenemos a la teoría pura de la materia, Keynes estaba equivocado». John Maynard Keynes: Economist as Savior (Nueva York: Viking, 1992[1994]) p. 311. Para una crítica de Las consecuencias económicas de la paz, véase «Keynes and the First World War», E.W. Fuller y R.C. Whitten, Libertarian Papers (vol. 9, no. 1, 2017), disponible en: http://libertarianpapers.org/fuller-whitten-keynes-first-world-war/

2.Richard Davenport-Hines escribe: «Los historiadores económicos ahora tienden a creer... que Alemania podría haber pagado las reparaciones estipuladas, que no eran tan irracionales como Keynes afirmaba». Universal Man (Nueva York: Basic Books, 2015), pág. 119. Véase también Mises, Omnipotent Government (Indianapolis: Liberty Fund, [1944] 2011), págs. 236-41.

3.Charles Hession escribe, «cuando la conferencia se empantanó en la cantidad de reparaciones que se exigían a la nación derrotada, fue su sugerencia que la suma exacta se dejara sin determinar». John Maynard Keynes (Nueva York: Macmillan, 1984), pág. 147. Para más información, véase https://www.mises.org.es/2019/04/keynes-y-el-infame-articulo-231-del-tratado-de-versalles/

4.Según Donald Moggridge, «Los principales autores de la cláusula fueron Keynes y John Foster Dulles». Maynard Keynes: An Economist's Biography (Nueva York: Routledge, 1992), págs. 308, 331, 346. Para más información, véase https://www.mises.org.es/2019/04/keynes-y-el-infame-articulo-231-del-tratado-de-versalles/


Sobre esta noticia

Autor:
Ecoliberal (1795 noticias)
Fuente:
miseshispano.org
Visitas:
959
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Creative Commons License
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.