Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Marcela Toso escriba una noticia?

Trastornos de ansiedad, sumados a la depresión, potenciarían riesgo de infarto

04/06/2010 13:44 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Ansiedad promueve infarto tras siete años de padecerla. Depresión y enfermedad cardíaca.Motivos que producen infarto. El infarto pasó del 25 al 43%.Vinculan ansiedad con depresión.Explicación fisiológica de la depresión. Influencia del estado depresivo en el sistema inmunológico

TRASTORNOS DE ANSIEDAD, SUMADOS A LA DEPRESIÓN, POTENCIARÍAN RIESGO DE SUFRIR UN INFARTO

Un nuevo estudio reveló que los veteranos de guerra con trastornos de ansiedad tendrían un alto riesgo de sufrir un infarto. Esta circunstancia, de acuerdo a las evaluaciones realizadas, se extiende y afecta al resto de la población.

· Ansiedad promueve infarto tras siete años de padecerla

Tras analizar las historias clínicas de 97.000 veteranos estadounidenses, los autores hallaron que los que tenían algún trastorno de este tipo eran más propensos a un infarto en los siguientes siete años, en lugar de quienes no atravesaban por esos problemas de salud mental.

Las conclusiones, publicadas en American Heart Journal, surgen de pruebas sobre la relación entre la salud mental y cardíaca.

Depresión y enfermedad cardíaca

Varios estudios hallaron que la depresión clínica aumenta el riesgo de desarrollar enfermedad cardíaca, pero pocos se habían concentrado en los trastornos de ansiedad.

Dado que muchas personas (más allá de los veteranos de guerra) padecen depresión, se desconocía si la ansiedad también se asocia con la salud cardíaca.

Motivos que producen infarto

Los autores observaron cuáles son los trastornos proclives a un infarto, sumados a la depresión.

  • Estrés postraumático (TEPT) resultado de una experiencia aterradora –de daño físico real o de amenaza de daño físico- experimentada por el paciente o un allegado. Luego de estos episodios, las personas se asustan con facilidad, se sienten emocionalmente embotados, pierden el interés en actividades que antes disfrutaban y presentan irritabilidad o agresividad.

  • Pánico: consistente en crisis recurrentes, inesperadas, espontáneas y que no se relacionan con ninguna circunstancia en particular, sin un factor externo que las desencadene. Es miedo al miedo.

  • Ansiedad generalizada, una aprehensión sin una causa aparente. Es patológica si no existe una amenaza inmediata a la seguridad o el bienestar, aunque la amenaza se sufra como algo real. El paciente quiere escapar de una situación rápidamente. El corazón late con velocidad, el cuerpo suda y siente “mariposas” en el estómago.

El estudio reveló una asociación entre la ansiedad y el infarto, pero no una relación causa y efecto con mínimas diferencias absolutas en la tasa de infarto entre los participantes con y sin trastornos.

Más del 5 por ciento con infartos y ansiedad

Por ejemplo, el 5, 2 por ciento de los pacientes con ansiedad generalizada sufrió un infarto durante los siete años del estudio, comparado con el 4, 9 por ciento sin el desorden.

La tasa de infarto entre los participantes con otros trastornos (TEPT), pánico y trastorno obsesivo compulsivo) fue de alrededor del 5 por ciento.

Sumadas otras afecciones, el infarto pasó del 25 al 43%

Pero, al considerar otros factores de riesgo del infarto como la edad, el tabaquismo, el consumo de alcohol, la diabetes y la presión y colesterol altos, las personas con trastornos de ansiedad fueron de un 25 a un 43 por ciento más propensas a sufrir un infarto que aquellas sin esos problemas.

Vinculan ansiedad con depresión

En cuanto a por qué la ansiedad clínica estaría involucrada con el infarto, el equipo del doctor Jeffrey F. Scherrer, del Centro Médico de Asuntos Veteranos de St. Louis, lo atribuyó a los síntomas de la depresión.

Como en estudios previos, el equipo encontró que los depresivos corren más riesgo de sufrir un infarto que aquellos sin ansiedad, mientras que esta última resultó más débil a la hora de definir la afección cardiaca.

Eso, para el equipo, sugirió que la depresión sería parcialmente responsable de de los trastornos de ansiedad y el consecuente infarto.

Explicación fisiológica de la depresión

Los expertos sospechan que la enfermedad afectaría el riesgo de infarto a través de efectos fisiológicos. La literatura publicada indica, por ejemplo, que la depresión potencia la actividad de las plaquetas, las células que promueven la coagulación sanguínea.

Influencia del estado depresivo en el sistema inmunológico

La depresión influiría también en el sistema inmunológico o los sistemas nerviosos simpático y parasimpático, que regulan la respuesta cardíaca al estrés cotidiano.

Además, dañaría la salud cardíaca indirectamente. Los depresivos, por ejemplo, serían menos propensas a hacer ejercicio o comer saludablemente, o a seguir tratamientos para reducir los factores de riesgo cardíaco, como la hipertensión.

FUENTE: American Heart Journal,


Sobre esta noticia

Autor:
Marcela Toso (3015 noticias)
Visitas:
3785
Tipo:
Nota de prensa
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.